Archivo

Archivo para la Categoría "Civilización Romana"

Mosaico Romano

Cuando los romanos fueron conquistandos a lo largo del siglo II a. C. las regiones de Grecia y de Asia Menor, la obra de mosaico era ya común en todo el mundo de habla griega. El arte del mosaico pasó con facilidad al orbe romano comenzando así un género artístico-industrial, del que hicieron una verdadera especialidad. Se extendió de tal forma que puede decirse que no hubo casa o villa romana donde no hubiera mosaicos. Los mosaicos romanos son fáciles de descubrir para los arqueólogos y hasta el momento (año 2004) su número es muy elevado, pero presentan una gran dificultad de conservación. El lugar idóneo parece ser que está en los museos donde el cuidado, la limpieza, temperatura, humedad, etc., se hallan a su disposición, pero el problema está en el espacio que se necesitaría para almacenarlos de manera merecedora.

Los romanos construían los mosaicos con pequeñas piezas llamadas teselas, de ahí que se refiriesen a ellos también como opus tessellatum. Las teselas son piezas de forma cúbica, hechas de rocas calcáreas o material de vidrio o cerámica, muy cuidadas y elaboradas y de distintos tamaños. El artista las disponía sobre la superficie, como un puzzle, distribuyendo el color y la forma y aglomerándolas con una masa de cemento.

Los mosaicos eran para los romanos un elemento decorativo para los espacios arquitectónicos. Llegó a ser un arte tan apreciado y difundido que en el siglo III el emperador Diocleciano promulgó un decreto en el que estableció el precio que los artistas podían dar a sus obras, según los grados de calificación previa. Cuando en el año 330 el emperador Constantino trasladó la capital del Imperio romano de Oriente a Bizancio, otorgó bastantes facilidades y favoreció el éxodo a los maestros griegos y romanos fabricantes de mosaicos (llamados mosaistas). En Bizancio el arte del mosaico se unió con la tradición oriental y dio lugar a una evolución que se distinguió sobre todo por el uso muy generalizado de grandes cantidades de oro.

Al principio, cuando el arte del mosaico empezó a desarrollarse en Roma, se hacía sobre todo para decorar los techos o las paredes y pocas veces los suelos porque se tenía miedo de que no ofreciera suficiente resistencia a las pisadas. Pero más tarde, cuando este arte llegó a la perfección, descubrieron que se podía pisar sin riesgo y comenzó la moda de hacer pavimentos de lujo. Los mosaicos como pavimento eran para los romanos como puede ser una alfombra persa y de alta calidad en los tiempos modernos.

Dependiendo del tamaño de las teselas, de los dibujos y del lugar de destino del mosaico, los romanos daban un nombre diferente a este trabajo:

* Opus vermiculatum era de origen egipcio y se hacía con unas piedras muy pequeñitas. Con ellas el artista podía dibujar con bastante facilidad las curvas, las siluetas y toda clase de objetos que pudieran requerir más precisión. Se colocaban las teselas en una hilera continua que seguía las líneas del contorno y del dintorno (límite de las principales partes internas) de las figuras que se quería dibujar. El nombre viene del diminutivo latino vermiculus (de vermis -is, gusano). Lo llamaban así porque las líneas del dibujo recordaban las sinuosidades del gusano.
* Opus musivum, que se hacía para los muros. Este término empezó a emplearse a finales del siglo III.
* Opus sectile, cuyos dibujos estaban hechos con piedras más grandes y de diferentes tamaños. La técnica era recortar placas de mármol de diversos colores para componer las figuras geométricas, de animales o humanas. Era un trabajo muy parecido a la taracea. Los mejores ejemplos de este trabajo se conservan en el Palatino de Roma y proceden del Palacio Flavio.
* Opus signinum, de Signia (en la región del Lacio, en la Italia central junto al mar Tirreno). En este lugar había fábricas de tejas y en ellas se obtenía con los desechos un polvo coloreado que al mezclarlo con la cal daba un cemento rojizo muy duro e impermeable. Este producto se empleó bastante en toda Italia y en Occidente para crear los suelos y como revestimiento de piscinas (estanques para peces), cubas de salazón, aljibes, etc. A veces, para darle más consistencia se añadían a la masa guijarros y piedras machacadas.

Distinguían además entre la obra de musivum (mosaico) y la de lithostrotum (λιθoστρωτoν), literalmente “pavimento de piedra” en sentido general. Se llamaba así al pavimento de una vía o camino, de una plaza abierta o de un foro, o al del suelo de algún edificio (como el del Partenón de Roma, hecho en porfirio).

Se daba a la obra este nombre de lithostrotum cuando el material consistía en piedras naturales de formación volcánica (sílex) y mármoles de diferentes colores. Los bloques para la construcción eran poligonales.

Fuente: Wikipedia

Villa romana de Tejada en Quintanilla de la Cueza

Villa romana de Tejada en Quintanilla de la Cueza

Categorías:Civilización Romana Etiquetas:

Cerámica Romana

Cerámica romana de tradición

Cerámica romana de tradición

La cerámica romana contiene vasijas de greda o arcilla sin barnizar (así son, por ejemplo, las grandes ánforas y las tinajas o dolium para el vino y el aceite) otras barnizadas con un barniz rojo u oscuro y lustroso pero no vidriado y otras vidriadas (con barniz vitrificado) aunque raras. Tiene además objetos de plástica monumental para obras arquitectónicas como antefixas y metopas con bajorrelieves, también usadas por los griegos. Muchas piezas llevan estampilla o marca de fábrica en letras romanas mayúsculas lo cual se observa asimismo en algunos vasos de procedencia griega y con caracteres griegos. Entre la vasijas de tipo romano goza de celebridad la llamada cerámica aretina (de Arezzo) cubierta de un barniz lustroso no vitrificado de color rojo uniforme. Carece de pinturas pero tiene ornamentación en relieve (cuando la lleva) consistente en florones, ramitas, medalloncitos, pequeñas figuras humanas o de animales, orlas o grecas y diversos trazos rectilíneos, hecho todo con moldes sobre el barro fresco. Suelen ostentar estas vasijas su estampilla o marca de fábrica por lo cual y por los dibujos moldeados reciben el nombre de terra sigillata y de ellas se encuentran numerosas en los Museos ya en forma de copas o tazas, ya en la de catinos o platos, ya en la de lucernas o candilejas y de jarritos con asa.

Muy parecida a dicha cerámica y tal vez más antigua es la llamada de Aco (antigua población italiana donde se descubrió) la cual se distingue por la finura de su barro de color rojo o pajizo y por no llevar moldeadas las figuras de relieve sino aplicadas a la superficie por medio de algún frasquito que vertía el barro decorador en estado pastoso. Se supone que esta cerámica es de los últimos tiempos de la República y la aretina, del Imperio.

Semejantes e incluso idénticas ala cerámica aretina son la galo-romana de Francia y la saguntina de España ambas de fabricación colonial o regional sin que se limite la última a la región de Sagunto sino que se halla extendida en toda la Península Ibérica con el nombre de terra sigillata. Los tipos de vasijas de toda esta cerámica imitan a los de la griega en sus

Fuente: Wikipedia

Vaso de cerámica de Samos.

Vaso de cerámica de Samos.

Categorías:Civilización Romana Etiquetas:

Pintura Romana

Los orígenes de la pintura romana se confunden con los de su escultura y de tal modo se hallan en el arte helenista que aun los ejemplares que de ella se conservan, sobre todo, los mejores, se atribuyen hoy a mano griega si bien la escuela llegara por fin a romanizarse. Los procedimientos usados en esta pintura debieron ser el encausto, el temple y el fresco. Sus géneros, el decorativo de vajillas y muros y el histórico y mitológico en los cuadros murales. Y aunque los descubiertos hasta el presente ofrecen más que todo un carácter decorativo llegan a ser verdaderas composiciones pictóricas y se juzga con fundamento que hubo también otros de pintura independiente a semejanza de los actuales de tabla o de caballete. Se cultivaron con dicho carácter decorativo mural el paisaje, la caricatura, el retrato, los cuadros de costumbres, las imitaciones arquitectónicas y las combinaciones fantásticas de objetos naturales constituyendo con estas últimas el género que los artistas del Renacimiento llamaron grutesco, hallado en las antiguas Termas de Tito y que sirvió al célebre Rafael como fuente de inspiración para decorar las Logias del Vaticano. Destacó también el arte pictórico de la civilización romana en el procedimiento del mosaico, no limitado como hasta entonces, a simples decoraciones de pavimentos sino extendido a cuadros pensiles según lo revelan algunos ejemplares que se guardan en los museos y abrazando en uno y otro caso, asuntos y composiciones históricas. La miniatura sobre pergamino fue otro género que estuvo muy en boga entre los bibliófilos romanos de la época de Augusto, pero de ella no se han descubierto ni se conservan ejemplares anteriores al siglo III de nuestra era.

Los principales monumentos de pintura greco-romana que hoy existen se han extraído de las ruinas de Herculano, Pompeya, Stabia, el Palatino de Roma y de las necrópolis de El-Fayun, en Egipto, además de los mosaicos descubiertos en numerosas ciudades que fueron romanas. El Museo de Nápoles, centro principal de estudio para el arte romano, conserva más de mil fragmentos de pintura al fresco, arrancados de los muros de Herculano y Pompeya. Entre los más famosos cuadros murales de este arte greco-romano se cuentan

* el de las bodas aldobrandinas (Museo Vaticano)
* el de Paris juzgando a las tres Diosas
* el de Io libertada por Hermes
* el de Ceres en su trono (de Pompeya, hoy en el Museo de Nápoles)

Entre los mosaicos, el de la Batalla de Isso, en el referido museo napolitano con otros muchos. En cuanto a miniaturas, las más célebres y de las más antiguas de sabor pagano son

* los fragmentos de una Ilíada del siglo III en la Biblioteca Ambrosiana de Milán
* las cincuenta viñetas de Virgilio de la biblioteca Vaticana que datan del siglo IV al V.

Romanizada la pintura griega, tomó un carácter propio según puede verse en las decoraciones murales de Pompeya que constituyen el llamado estilo pompeyano. Se distingue éste por la delicadeza, gracia y fantasía del dibujo, sobre todo, en vegetales estilizados, por la viveza del colorido por el realismo y la voluptuosidad en las figuras y por cierto contraste de colores y luces tal que aproxima el estilo al de la escuela impresionista moderna. Todo ello, aunque no sale del género decorativo, refleja el espíritu de una sociedad bulliciosa, elegante, frívola y voluptuosa.

La cerámica hispano-romana carece de figuras pintadas y sólo las presenta en relieve y sin color distinto del fondo como puede observarse en los llamados barros saguntinos.

Floreció en España el cultivo del mosaico durante la dominación de Roma al estilo de la metrópoli y de ello son testimonio fehaciente los magníficos ejemplares que se guardan en el Museo Nacional y en los de Tarragona, Barcelona, Gerona, Pamplona, Lugo, Córdoba y Sevilla cuyas composiciones son de asuntos mitológicos y motivos geométricos. Pero fuera de estas labores artísticas apenas se conservan otras de género pictórico en la Península correspondientes a la época y al estilo romano sino fragmentos decorativos murales, hallados en Cartagena con otros de Tarragona de estilo más o menos pompeyano y las decoraciones de la necrópolis romana de Carmona entre las cuales figura un banquete funerario.

Fuente: Wikipedia

Fresco hallado en Pompeya

Fresco hallado en Pompeya

Mosaico hallado en una villa en Palencia (España)

Mosaico hallado en una villa en Palencia (España)

Categorías:Civilización Romana Etiquetas:

Escultura Romana

La escultura en la Antigua Roma, lo mismo que la arquitectura, es original en el espíritu de su finalidad, pero en ella pesan mucho las aportaciones formales etruscas y griegas (helenísticas), siendo de hecho buena parte de la producción escultórica romana copia de originales griegos.

Se conservan muchas esculturas romanas, hechas preferentemente en mármol y en menor medida en bronce u otros materiales (marfil, etcétera), si bien parte de ella está dañada, con partes rotas. Son frecuentes el retrato y el relieve histórico narrativo, en los que los romanos fueron grandes creadores. Hay también muchas esculturas de emperadores romanos.

Historia

La escultura romana clásica comenzó con el saqueo de Siracusa en el 212 a. C. durante la Segunda Guerra Púnica con Cartago. Siracusa, un rico puesto avanzado de la civilización griega en la isla de Sicilia, fue minuciosamente saqueado y la mayoría de sus magníficas esculturas helenísticas fueron llevadas a Roma, donde reemplazaron a las antiguas de estilo tradicional etrusco. Los romanos admiraban el estilo helenístico, y finalmente talleres de todo el mundo griego (especialmente de Asia Menor) proveyeron las estatuas sin las que ninguna villa patricia estaba completa.

Los artistas griegos se establecieron en Roma después de que Grecia fuera conquistada en el 146 a. C., y muchos de ellos empezaron a producir copias de esculturas griegas, que eran populares en Roma. Esta escuela helenística reprodujo los modelos de Praxíteles, de Lisipo y obras clásicas del siglo V a. C. En esta escuela «Neoática de Roma» destacó entre otros el escultor Pasiteles, originario de la Magna Grecia, aunque convertido en ciudadano romano. Fue famosa la recopilación que hizo en un catálogo de las esculturas más famosas del mundo. Como escultor se le atribuyen un Júpiter en oro y marfil y numerosas obras en bronce.

Los retratos de esta época republicana, influidos por la plástica etrusca, son de un penetrante realismo y dureza expresiva, aunque no exentos de un cierto idealismo, destacando en este sentido los retratos de los emperadores Augusto (que le retrataban como un hombre joven, a pesar de que era mayor) y Pompeyo.

Durante la época del emperador Trajano, el arte de las provincias orientales del imperio empezó a tener más influencia en la escultura romana.

Uno de los últimos ejemplos de la escultura romana a escala monumental es el friso del Arco de Constantino.

Relieves

El relieve consistía en esculpir formas tridimensionales poco profundas sobre superficies planas. Se usaban en trabajos arquitectónicos como columnas, arcos y templos. Un ejemplo de este tipo de escultura sería el Ara Pacis (‘Altar de la Paz’), construido en torno a 13–9 a. C. El Ara Pacis era un monumento a la Pax Romana (‘Paz Romana’), 200 años de paz y prosperidad propiciados por el emperador Augusto.

Otro ejemplo de escultura en relieve sería la Columna de Trajano, fechada en torno a 106–133 y adornada con escenas de las batallas de Trajano en una espiral continua que gira sobre la columna, así como la Columna de Marco Aurelio, modelada a partir de la anterior.


Esculturas independientes

Entendiendo como tales las que no formaban parte de una construcción, como estatuas y similares, fueron destruidas en su mayoría durante la invasión bárbara o la reconstrucción cristiana. El mármol fue quemado para obtener cal y el bronce fundido para otros propósitos (por ejemplo, munición). Un ejemplo excepcional de una pieza que se ha conservado es la estatua ecuestre de Marco Aurelio, fechada sobre 161–180. La leyenda cuenta que la imponente conducta del emperador libró a la pieza de la destrucción. Aunque realmente se libró de la destrucción a manos de los cristianos porque lo confundieron con el emperador Constantino que fue quién convirtiéndose al cristianismo, impuso esta religión como la oficial del Imperio. Las estatuas solían situarse comúnmente en los templos, los baños públicos o el foro de la ciudad (el centro social y comercial de la misma).

Retratos

Los retratos esculpidos solían ser bustos de romanos famosos. Los sujetos de estas esculturas incluían varios patricios y especialmente emperadores, múltiples copias de la cuales circulaban por todo el imperio. La retratos esculpidos romanos personificaban las virtudes cívicas y sentaron las bases para los retratos públicos europeos y americanos modernos. Un ejemplo muy conocido es el busto del emperador Constantino el Grande.

Estatua de Trajano,                                                                   emperador romano del 98 al 117 a. C.

Relieve de la Columna de Trajano

Fuente: Wikipedia

Categorías:Civilización Romana Etiquetas:

Arquitectura de la antigua Roma

El espíritu práctico del pueblo se impone en las obras arquitectónicas, en las que se funden los sistemas arquitrabados griegos con las soluciones en arco y bóveda. Interesa hacer obras útiles, conforme a principios que conocemos fundamentalmente a través del texto de Vitrubio, lo que contribuye a la uniformidad de los modelos arquitectónicos en cualquier lugar del mundo romanizado.

Esta arquitectura, por otra parte, ha de responder al espíritu de grandiosidad, orden y permanencia que rige la gobernación política. Foto: Anfiteatro Flávio o Coliseum Romano, año72 a.c. La arquitectura de la antigua Roma y su imperio que en su periodo de máximo apogeo se extendió desde las islas Británicas hasta el mar Caspio.

El Arte Romano más primitivo comenzó con el derrocamiento de los reyes etruscos y el establecimiento de la república el año 509 a.C. Se considera que el final del arte romano, y por consiguiente el inicio del arte medieval, llegó con la conversión del emperador Constantino al cristianismo y con el traslado de la capital del imperio desde Roma a Constantinopla en el año 330. Sin embargo, el estilo romano e incluso sus temáticas romanas paganas continuaron representándose durante siglos, a menudo bajo la impronta cristiana. El arte romano se divide tradicionalmente en dos periodos: el arte de la Roma republicana y el de la Roma imperial (desde el año 27 a.C. en adelante), con subdivisiones correspondientes a los emperadores más importantes o a las diferentes dinastías. En la época de la república, el término romano se aplica prácticamente al arte realizado en la ciudad de Roma, que conserva la huella de su pasado etrusco. Poco a poco, el arte se liberó de su herencia etrusca, gracias a la expansión a través de Italia y el Mediterráneo y a medida que los romanos asimilaron otras culturas como la griega.

Durante los dos últimos siglos antes del nacimiento de Cristo surgió una manera típicamente romana de construir edificios, realizar esculturas y pintar. Sin embargo, debido a la extraordinaria extensión geográfica del Imperio romano y a sus diversos pobladores, el arte y la arquitectura romanas fueron siempre eclécticas y se caracterizaron por emplear distintos estilos atribuibles a los gustos regionales y a las preferencias de sus mecenas. El arte romano no es sólo el arte de los emperadores, senadores y patricios, sino también el de todos los habitantes del vasto imperio romano, incluyendo a la clase media de los hombres de negocios, los libertos o plebeyos, esclavos y legionarios de Italia y sus provincias. Curiosamente, a pesar de que subsisten una gran cantidad de ejemplos escultóricos, pictóricos, arquitectónicos y decorativos, conocemos pocos nombres de sus artistas y arquitectos. En general los monumentos romanos se realizaron para glorificar a sus mecenas más que para expresar la sensibilidad artística de sus creadores.

Algunas divinidades

Nombre Romano Nombre Griego o Provincial Atributos Notas
Aesculapius Aesclepius Asklepios Hombre maduro y togado, representado a veces con su ayudante Telesphorus y con un bastón con serpiente. Esculapio o Asclepio, dios de la salud, de la medicina. Hijo de Apolo y Coronis, padre de Salus o Hygieia, identificado con Imhotep en Egipto.
ApolloApollo Vejovis Febo Joven desnudo con lira, rama, arco o flechas. Apolo, hijo de Júpiter y Latona, dios del sol y de la luminosidad, de la música y de todas las artes. Protector de los rebaños. Llamado Vejovis en su representación joven.

Anna Perenna

Diosa romana muy antigua, a la que se le rendía culto en un santuario a las afueras de Roma, en la Vía Flaminia.
Aurora Eos Divinidad del amanecer representada en algunas monedas de Alejandría.

Bacchus

Líber

Dionysos Joven coronado con hiedra, portando copa de vino o racimo de uvas y a veces acompañado de pantera. Baco o Líber, dios de las vendimias y del vino, hijo de Júpiter y Semele. No muy representado en la monedas del Imperio, pero sí, en la provinciales.
Bellona

Diosa de la guerra, hermana o esposa de Marte, según diferentes opiniones. Se la solía representar con un aspecto horripilante, parecida a una de las Furias.

Ceres Demeter Mujer con velo y corona de espigas de trigo portando antorcha, espigas, arado o cornucopia. Hija de Cronos y de Cibeles, madre de Proserpina; diosa de la agricultura, de las mieses, identificada como Isis en Egipto.
Cupido Eros Niño con alas. Hijo de Venus (Afrodita), dios del amor y protector de los enamorados.
Cybele Kybele Coronada por un torreón y entronada en biga (carro) tirada por leones. Cibeles es una diosa importada de oriente (Frigia / Asia Menor) y simboliza la gran madre.
Dea Caelesis Es una diosa importada de Africa y simboliza la brillante madre.
DianaDiana Lucífera Artemis Artemisa Carcaj, arco y flechas, antorcha o media luna. Hija de Júpiter y Latona, diosa de la fertilidad, los bosques y de la caza, hermana gemela de Apolo. Llamada Diana Lucífera por ser también diosa de la luz lunar. Identificada como Bastet y Pakhet en Egipto.
Dioscuri Dioskouroi Con estrellas sobre sus cabezas, lanza en ristre y montados a caballo o pie a tierra y desnudos. Los gemelos Cástor y Pólux, hijos de Zeus y la mortal Leda, llamados los Dioscuros, eran los héroes protectores de Esparta.
Esculapio Ver Aesculapius.
Gea Ver Rhea.
Genius Genio, alegoría del alma, divinidad particular de cada hombre.
Hecate Diosa de los infiernos, del inframundo, preside los encantamientos. Importada de Grecia.
Isis Isis Corona alta, cetro o sistro (antiguo instrumento musical en forma de aro o herradura). Diosa egipcia, hermana de Osiris y madre de Horus, que llegó a ser muy popular entre los romanos.
Ianus Doble cabeza, mirando tanto al pasado como al futuro, sus símbolos son la llave y el báculo. Divinidad típicamente romana, retoño fantástico de Urano y Hecate, Jano era el dios del principio y del final; dios de las puertas (ianua en latín), su templo se abría sólo en periodos de guerra.
Iovis Zeus Ver Iuppiter.
IunoIuno Lucina Iuno Sospita / Sispita Iuno Lanuvium Iuno Moneta Hera Sentada o en pie, suele llevar pátera y cetro. A veces acompañada de un niño, un pavo real o una serpiente. Juno, hija de Saturno y Gea, hermana y esposa de Júpiter, madre de Marte y reina de los dioses; diosa de la salud y de la castidad, identificada como Sati y Mut en Egipto. Como Juno Regina formaba parte (junto con Júpiter y Minerva) de la tríada capitolina y era la madre de las musas. En su calidad de consejera y asesora, se le llamaba Juno Moneta ya que tenía un templo al lado de la Casa de la Moneda. Con el nombre de Juno Lucina, presidía los nacimientos; en su faceta de salvadora, protectora y libertadora, se le conocía como Juno Sospita (Sispita) o Juno Lanuvium (por tener un templo y un estatua en dicha ciudad).
IuppiterIupiter Zeus Alto y con barba, desnudo o semidesnudo. Con rayo y cetro. A veces sosteniendo una Victoria y otras, con un águila. En su forma de niño va acompañado de la cabra Amalthea. Hijo de Saturno y Gea/Rhea, hermano de Neptuno y Plutón. Principal divinidad romana, rey de los dioses y de los hombres, dios del cielo y de la luz (del día), que preside los fenómenos atmosféricos. Identificado con Ammon en Egipto.
Jano / Juno / Júpiter Ver Ianus / Iuno / Iuppiter.
Luna Selene Luna creciente, a veces con estrellas. Diosa de la luz lunar y de las artes mágicas, que sustituyó a Diana Lucífera.
Líber Ver Bacus.
Luperca Antigua divinidad romana, quizás la Loba que amamantó a Rómulo y Remo.
Mars Ares Lanza y escudo, frecuentemente con rama de olivo (ofreciendo la paz). Marte, hijo de Júpiter y Juno, dios de la guerra, padre de Rómulo y Remo y protector del pueblo romano,.identificado con Horus de Sebennytus en Egipto.
Men Divinidad importada del este del Imperio.
Mercurius Hermes Petaso (sombrero de alas anchas y copa baja o casco) alado, bolsa y caduceo. Mercurio, hijo de Júpiter y la ninfa Maya (una de las hijas de Atlas), mensajero de los dioses; dios de los viajeros, del comercio y la elocuencia. Identificado como Thoth y Pautnuphis en Egipto.
Minerva Athene Palas Atenea Personifica a Roma en el anverso de muchos denarios republicanos. Lanza, escudo y casco. A veces, sosteniendo una pequeña Victoria y otras, rama de olivo, lechuza o búho. Nacida adulta directamente del cerebro de Júpiter y diosa de primer rango, formaba parte (junto con Júpiter y Juno) de la tríada capitolina. Fue inicialmente diosa de los artesanos y después, diosa de la guerra y del coraje, de la razón y la sabiduría. Identificada como Neith de Sais en Egipto.
Némesis Nemesis Caduceo con serpiente y a veces, bolso, rueda o brida. Diosa de la justicia y vengadora de los crímenes.
Neptunus Poseidon Normalmente desnudo, barbudo y con delfín y tridente. A veces con “acrostolium” (decoración de la proa de un barco) o caballo de mar. Hijo de Saturno y Rhea, Neptuno fue el dios del mar y conducía una cuadriga de oro con caballos blancos.
Opis Ver Rhea.
Plutón Hades Se le representa como un varón sentado en su trono y acompañado del famoso perro de las tres cabezas, guardián del Hades, el “can Cerbero”. Hijo de Saturno y Rhea, es el dios del mundo subterráneo, el de los infiernos. También es el dios de las riquezas que se esconden en el subsuelo. Raptó a la hija de Ceres, Proserpina, para hacerla su esposa. Los romanos conocían a este dios como “Dis Pater”.
Rhea Rhea/Gea Llamada también Gea, fue una diosa griega, mujer de Saturno y madre de Júpiter y Plutón. Conocida por los romanos como Opis.
Saéculo Divinidad importada de África.
Salus Hygieia Diosa de la salud y de la medicina. Divinidad importada de Grecia, hija de Esculapio y Minerva, identificada como Hathor en Egipto.
Saturnus Cronos Se le representa como un anciano con cuchillo curvo u hoz. Saturno, hijo del Cielo (Urano) y de la Tierra (Gea). Para evitar la profecía de que uno de sus hijos lo destronaría del Olimpo, devoraba todos los que su esposa Cibeles, alumbraba. Gracias a un engaño de Cibeles se salvó Júpiter y cuando llegó a adulto, destronó a su padre y lo expulsó del Olimpo. Personifica el paso del tiempo y la abundancia.
Serapis Sarapis Varón barbado que sujeta un cetro con su mano izquierda mientras levanta la mano derecha; sobre su cabeza lleva a veces un modio (medida de trigo) y la triple cabeza del can Cerbero. Divinidad de origen egipcio, con atributos mezclados de Osiris, Apis y Horus, que tuvo gran implantación en Alexandria y a menudo se identificó con Esculapio.
Sol Helios Cabeza radiada o joven desnudo que sostiene cetro, globo o látigo; estante o en carroza. Divinidad del sol radiante, de culto muy anterior a la pléyade de dioses romanos y griegos. Dios tutelar de los agricultores, identificado frecuentemente como Apolo (como Horus y Hermanubis en Egipto). Las coronas “radiadas” que figuran en dupondios y antoninianos, son alegorías a esta divinidad.
Tres Gracias Las Charites Euphrosyna Aglaie Thalia Normalmente juntas y frecuentemente desnudas. Eurofosina, Aglalia y Talía, hijas de Zeus y la ninfa Eurinome. Representan la gracia, la belleza y la fertilidad así como la dulzura y el refinamiento. Talía es la musa de la comedia y la poesía.
Urano Urano Dios griego que personificaba la bóveda estrellada.
VenusVeneri/s Verticordia Aphrodite Desnuda o semidesnuda sosteniendo una manzana y portando cetro y a veces acompañada de Cupido. Diosa del amor y de la belleza, hija de Júpiter que nació de la espuma del mar; esposa de Vulcano y madre de Cupido y de los Amores. La Venus Verticordia (que cambia los corazones) es citada por Ovidio y es identificada como Horus en Egipto.
Vesta Hestia Pátera y cetro, antorcha, copa pequeña (simpulum) y paladión (estatua de Palas Atenea). Brillante y pura diosa de la Tierra, diosa del fuego sagrado y del hogar, protectora de la familia. El rey Nume le consagró un templo redondo, donde se guarda el fuego sagrado. Las vestales se encargaban de que dicho fuego se mantuviera siempre encendido.
Vulcanus Hephaistos Con bonete puntiagudo y herramientas de herrero (martillo y tenazas). Esposo de Venus e hijo de Júpiter y de Juno. Vulcano era el dios del fuego.
Categorías:Civilización Romana Etiquetas:

Religion de la antigua Roma

Los romanos entendían por religión la relación entre ciudadanos y dioses, en la cual los primeros buscaban el favor divino y trataban de mantener la paz con los dioses. El gran número de dioses y la cantidad ilimitada de seres divinos en la religión romana antigua respondía a la necesidad de reconocer la acción divina en lo más cercano y cotidiano y actuar en armonía con ella. Existía un tipo de divinidades especiales para cada tipo de actividad agrícola, la ganadería, los que cuidaban a los hombres de su nacimiento hasta su muerte, en el matrimonio, etc.

La imagen de el Dios mas venerado por los Romanos, Zeús

La imagen de el Dios mas venerado por los Romanos, Zeús

En la antigua Roma, en diciembre se celebraba la Saturnalia, en honor al reinado del dios Saturno sobre Roma en la Edad de Oro. En esa edad, la tierra en Roma producía abundantemente y no había guerras ni discordia.

Durante la Saturnalia se celebraban fiestas durante una semana entera, con comilonas y abundante bebida. A lo largo de esa semana se invertía el orden social: los amos servían a los esclavos, los esclavos se convertían en amos y desempeñaban altos cargos del estado.

Era tradicional intercambiarse regalos hechos en plata, aunque casi cualquier cosa podía servir de regalo para la ocasión.

La fiesta también era una celebración del fin de las tinieblas y el comienzo de un nuevo año. Aquí puedes ver un fragmento de las palabras que la sacerdotisa pronunciaba para el rito de la Saturnalia:

“Esta es la noche del solsticio, la noche más larga del año. Ahora las tinieblas triunfan y aún así todavía queda un poco de luz. La respiración de la naturaleza está suspendida, todo espera, todo duerme. El Rey Oscuro vive en cada pequeña luz. Nosotros esperamos al alba cuando la Gran Madre dará nuevamente a luz al sol, con la promesa de una nueva primavera. Así es el movimiento eterno, donde el tiempo nunca se detiene, en un círculo que lo envuelve todo. Giramos la rueda para sujetar la luz. Llamamos al sol del vientre de la noche. Así sea.”

Finalmente, a lo largo de la Edad Media, esa fiesta se fue alargando en el tiempo hasta convertirse en lo que hoy en día conocemos como Carnavales.

Rutas de viaje de la antigua Roma

Rutas terrestres

Incluso antes de la república, la monarquía romana estuvo involucrada en comercio regular a través del río Tíber. Antes de que las Guerras Púnicas cambiase totalmente la naturaleza del comercio en el mediterráneo, la república romana mantenía importantes intercambios comerciales con Cartago, entrando en varios acuerdos comerciales y políticos además del mero mercadeo al por menor. El Imperio Romano negoció con China mediante la Ruta de la Seda.

Rutas marítimas

La arqueología marítima y los antiguos manuscritos de la antigüedad clásica muestran evidencias de extensas flotas comerciales romanas. Los restos más importantes de este comercio es la infraestructura como puertos, rompeolas, almacenes y faros conservada Civitavecchia, Ostia, Portus, Leptis Magna, Caesarea Palaestina y otros enclaves portuarios. En la propia Roma el monte Testaccio es un tributo a la magnitud de este comercio. Como con la mayoría de la tecnología romana, los buques marítimos romanos no mostraron mejora importante alguna sobre las naves griegas de los siglos anteriores, aunque el recubrimiento de plomo de los cascos como protección parece haber sido más frecuente. Los romanos usaron barcos de vela de caso redondo. La contínua protección «policíaca» del Mediterránea durante varios siglos fue uno de los factores principales del éxito del comercio romano, dado que las calzadas romanas fueron construidas más para los pies o los cascos de los caballos que para las ruedas, y no podían soportar el transporte comercial de bienes a largas distancias. Las naves romanas usadas habrían sido presa fácil para los piratas de no ser por las flotas de galeras liburnias y trirremes de la armada romana.

Las materias primas, como el grano y los materiales de construcción se negociaban solamente por las rutas marítimas, puesto que el coste del transporte por mar era 60 veces menos que por tierra. Los alimentos y productos básicos como cereales para hacer pan y los rollos de papiro para la fabricación de libros fueron importadas del Egipto ptolemaico a Italia de forma continua.

Categorías:Civilización Romana Etiquetas:

Comercio en la antigua Roma

El comercio romano fue el motor que condujo a la economía de finales de la República y principios del Imperio. Modas y tendencias de la historiografía y cultura popular han tendido a no ocuparse de la base económica del imperio en favor de lingua franca que fue el latín y las hazañas de las legiones. Tanto la lengua como las legiones fueron apoyadas por el comercio, siendo al mismo tiempo parte de su espina dorsal. Los romanos eran hombres de negocios y la longevidad de su imperio se debió a su comercio.

Aunque en teoría los miembros del Senado y sus familias tenían prohibido dedicarse al comercio, los miembros de la orden ecuestre sí lo estuvieron, a pesar de sus aristocrátivos valores que hacían énfasis en pasatiempos militares y actividades recreativos. Los plebeyos y libres tenían tiendas o atendían puestos en los mercados mientras grandes cantidades de esclavos hacían casi todo el trabajo duro. Los propios esclavos eran además objeto de transacciones comerciales, y dada su alta proporción en la sociedad (comparada con la Grecia Antigua) y la realidad de las fugas, las guerras serviles y las sublevaciones menores, dieron un toque distintivo al comercio romano.

La intrincada, compleja y extensa contabilidad del comercio romano fue efectuada con la ayuda de tableros contables y ábacos romanos. Éstos, que usaban números romanos, estaban especialmente ideados para las cuentas en monedas y unidades romanas.

Republica Romana

República Romana
Bandera 509 a. C. — 27 a. C.
Ubicación de República Romana

Expansión de la República

Capital Roma
Idioma oficial Latin
Otros idiomas Púnico, Griego.
Religión Religión romana
Gobierno República
Jefe de Estado
• 2 Consules
• —- —-
• Cuerpo legislativo Senado Romano
Período histórico Edad del Hierro
• Establecido 509 a. C.
• Disolución 27 a. C.

La República Romana fue un estado de la antigüedad (509 a. C. – 27 a. C.) que englobaba la ciudad de Roma y sus territorios. Contaba un sistema de gobierno democrático regido y perpetuado por la aristocracia. Durante esta etapa de su historia, Roma experimentó un extraordinario crecimiento territorial, cultural y económico.

En el siglo V a. C. consolidó su poder en el centro de Italia y en los siglos IV y III a. C. se impuso como potencia dominante de la península Itálica sometiendo a los demás pueblos de la región y enfrentándose a las ciudades griegas del sur. En la segunda mitad del siglo III a. C. proyectó su poder fuera de Italia, lo que le llevó a una serie de enfrentamientos con las otras grandes potencia del Mediterráneo, en los que derrotó a Cartago y Macedonia, anexionándose sus territorios.

En los años siguientes, siendo ya la mayor potencia del Mediterráneo, expandió su poder sobre las polis griegas; el reino de Pérgamo fue incorporado a la República y en el siglo I a. C. conquistó las costas de Oriente Próximo, entonces en poder del Imperio Seléucida y piratas.

Durante el periodo que abarca el final del siglo II a. C. y el siglo I a. C., Roma experimentó grandes cambios políticos, provocados por una crisis consecuencia de un sistema acostumbrado a dirigir sólo a los romanos y no adecuado para controlar un gran imperio. En este tiempo se intensificó la competencia por las magistraturas entre la aristocracia romana, creando irreconciliables fracturas políticas que sacudirían a la República con tres grandes guerras civiles; estas guerras terminarían destruyendo la República, y desembocando en una nueva etapa de la historia de Roma: el Imperio Romano.

República temprana

Antes de la llegada de la República, Roma era una monarquía de carácter electivo. El séptimo y último rey de Roma, Tarquinio el Soberbio, utilizó la violencia, el asesinato y el terror para mantener el control sobre Roma como ningún rey anterior los había utilizado, derogando incluso muchas reformas constitucionales que habían establecido sus predecesores.

Tarquinio abolió y destruyó todos los santuarios y altares sabinos de la Roca Tarpeya, enfureciendo de esta forma al pueblo romano. El punto crucial de su tiránico reinado sucedió cuando permitió que su hijo, Sexto, violara a Lucrecia, una patricia romana. Un pariente de Lucrecia, Lucio Junio Bruto, convocó al Senado, que decidió la expulsión de Tarquinio en el año 510 a. C.

Inmediatamente después de la expulsión del monarca se creó un Senado permanente que decidió abolir la monarquía convirtiendo a Roma en una república en el año 509 a. C. Roma se dotó con un nuevo sistema de gobierno designando para sustituir el liderazgo de los reyes. se creó el nuevo cargo de Cónsul, asignado expresamente a dos senadores. Inicialmente, los cónsules poseían todos los poderes que antaño tenía el rey, pero compartidos con otro colega consular. Sus mandatos eran anuales, y cada cónsul podía vetar las actuaciones o decisiones de su colega.

Posteriormente los poderes de los cónsules fueron divididos, añadiendo nuevas magistraturas que acapararon distintos poderes, menores a los que originalmente poseía el monarca. Las primeras de estas nuevas magistraturas fueron las de pretor, que reunía las potestades judiciales de los cónsules, y la de censor, que poseía el poder de controlar el censo. Lucio Junio Bruto y Lucio Tarquinio Colatino, sobrino de Tarquinio y viudo de Lucrecia, se convirtieron en los primeros cónsules del nuevo gobierno de Roma.

El primer acto de Bruto como cónsul fue obligar a Colatino a renunciar bajo el pretexto de que era un Tarquinio y que Roma no sería libre hasta que todos los miembros de esta familia dejaran la ciudad. Colatino se vio presionado y se mudó al pueblo latino de Lanuvium. Posteriormente, el Senado decretó que todos los Tarquinios debían ser exiliados y el pueblo eligió como nuevo cónsul a Publius Valerius, amigo de Bruto. Aparentemente, nadie tomó medidas contra Bruto a pesar de que éste era pariente más cercano a Tarquinos que el exiliado Colatinono, aunque no portaba el nombre Tarquinio.

La República nació en el año 504 a. C. con la expulsión del monarca de Roma, después de que el poder de los etruscos se debilitara. Los primeros siglos de la República vieron la progresiva conquista de la Italia peninsular por parte de Roma. El instrumento de la conquista, la legión, estaba compuesta por ciudadanos, reclutados en tiempos de guerra. A medida que avanzó en su conquista, Roma utilizó los contingentes de las ciudades dominadas y aliadas como tropas auxiliares. Tras las Guerras Latinas, que otorgaron a la República de Roma el control de todo el territorio del Lacio, los samnitas se opusieron al creciente poder Roma y se enfrentaron a ella en tres conflictos conocidos como las Guerras Samnitas, documentadas por Tito Livio.

Roma venció sucesivamente a los pueblos del Lacio, a los etruscos, a los galos, que se habían instalado en la llanura del Po, a los samnitas y las ciudades del sur de Italia, que pese a la intervención del rey de Epiro, Pirro, fueron conquistadas por Roma entre los años 280 y 275 a. C.

República Romana media

A partir de mediados del siglo III a. C., Roma, que ya dominaba toda la Italia peninsular, inició una larguísima serie de guerras que la llevaron a dominar el mundo mediterráneo. Las Guerras Púnicas marcaron la primera etapa de esta expansión. La ciudad de Cartago, situada en la costa norteafricana, había creado un imperio marítimo que dominaba todo el Mediterráneo occidental, con colonias en Hispania, Baleares y Sicilia, de donde llegó a expulsar a los griegos.

En 264 a. C., Roma decidió ocupar las colonias cartaginesas en Sicilia. Para ello construyó una flota de guerra y tras años de batallas de distinto signo, en 241 a. C. Cartago tuvo que capitular. Roma, tras apoderarse de Sicilia, aprovechó el debilitamiento de su enemigo para ocupar Córcega y Cerdeña, y para penetrar en la Galia Cisalpina. La Segunda Guerra Púnica (218-201 a. C.) se desarrolló en Hispania, Italia, y finalmente en África. La difícil victoria final de Roma supuso la ocupación de Hispania, con sus ricos yacimientos argentíferos. Finalmente, Cartago fue derrotada totalmente, primero política (201 a. C.) y más tarde materialmente (146 a. C.). Su población fue exterminada o esclavizada y su territorio pasó a convertirse en la provincia romana de África.

En el Mediterráneo oriental, Roma se enfrentó sucesivamente a los monarcas de los estados helenos surgidos del imperio de Alejandro Magno: a los reyes macedonios Filipo V en el año 197 a. C. y Perseo en el 168 a. C. en las Guerras Macedónicas, y a Antíoco III de Siria en el año 189 a. C. en la Guerra Romano-Siria. Macedonia, Acaya y Epiro se convirtieron en provincias romanas en el año 146 a. C.. Atalo III de Pérgamo legó su reino a Roma en el año 133 a. C., una parte del cual se convirtió en la provincia romana de Asia.

Roma consolidó su dominio de la cuenca occidental del Mediterráneo con el establecimiento de numerosas colonias en la Galia Cisalpina, la definitiva conquista de Hispania (toma de Numancia, 133 a. C.) y la ocupación de la Galia del sur, que, convertida en la provincia Narbonense, permitió la unión terrestre de Hispania con Roma por la vía Domitia.

Estas conquistas comportaron una verdadera revolución económica. El botín, las indemnizaciones de guerra y los tributos pagados por las provincias, enriquecieron al estado y a los particulares. Los miembros de la clase senatorial acapararon las tierras que el estado se había reservado en las conquistas, el ager publicus, y los caballeros administraron la explotación de los bienes públicos -por eso su nombre de publicanos- en la que se entregaron a la especulación.

Pero las conquistas trastocaron también el frágil equilibrio social de la República: los esclavos, cada vez más numerosos, se rebelaron encabezados por Espartaco (73-74 a. C.), muchos pequeños campesinos italianos, arruinados, aumentaron la plebe urbana de Roma, cada vez más susceptible de manipulación demagógica, los habitantes de los territorios ocupados estaban descontentos por la explotación a la que estaban sometidos por sus gobernantes y los italianos deseaban la igualdad con los romanos.

Las instituciones creadas para administrar una ciudad no servían para el nuevo gran imperio. Al mismo tiempo, el gusto por el lujo se introdujo en las costumbres a pesar de las leyes suntuarias y el arte y la literatura se transformaron influenciados por el arte oriental, sobre todo por el arte helenístico.

La República Romana tardía (147 a. C. – 27 a. C.)

La inestabilidad social debida a los cambios en la estructura social de la República se tradujo en una época de guerras civiles que desembocaron en el fin del propio sistema político y en el Principado. Tanto Tiberio como Cayo Sempronio Graco intentaron reconstruir en vano una clase media de campesinos. La plebe de Roma apoyó a varios personajes que obtuvieron una posición privilegiada por la fuerza; como Mario, que reformó el ejército, o Sila que, tras la guerra contra los aliados italianos que se habían rebelado, otorgó a todos los italianos la ciudadanía romana y restauró durante un tiempo la autoridad del Senado.
La Curia Julia, lugar de reunión del Senado Romano, mandada edificar por César durante su dictadura, tras la destrucción de la Curia Hostilia, por los seguidores de Clodio.
La Curia Julia, lugar de reunión del Senado Romano, mandada edificar por César durante su dictadura, tras la destrucción de la Curia Hostilia, por los seguidores de Clodio.

Tras la rebelión de Sertorio en Hispania y los intentos de conjura de Catilina, lo que supuso el principio del fin de la República fue sin embargo el Primer Triunvirato, formado en el año 60 a. C. y renovado en el 55 a. C. por Julio César, Pompeyo y Craso. En cuanto a la historia militar y las conquistas, durante el siglo I a. C., Roma realizó nuevas conquistas, emprendidas por una serie de generales ambiciosos: Mario venció en la Guerra de Yugurta (105 a. C.) y rechazó a los teutones cerca de Aix-en-Provence y a los cimbrios en Vercelli (101 a. C.); Sila venció a Mitrídates, rey del Ponto, y reconquistó Grecia y Asia (88-85 a. C.); Pompeyo conquistó Siria (64 a. C.) y Judea (63 a. C.), y César conquistó la Galia (58-51 a. C.). Tras la victoria de Octaviano sobre Marco Antonio y el reino helenístico de Egipto, la República se anexionó de facto las ricas tierras de Egipto. Sin embargo, la nueva posesión no fue incluida dentro del sistema regular de gobierno de las provincias, ya que fue convertida en una propiedad personal del emperador, y como tal, legable a sus sucesores.

En el año 27 a. C. se estableció una ficción de normalidad política en Roma y el Senado le otrogó a Octaviano el título de Imperator Caesar Augustus. Octaviano aseguró su poder manteniendo un frágil equilibrio entre la apariencia republicana y la realidad de una monarquía dinástica con aspecto constitucional -lo que es conocido como el Principado- en cuanto que compartía sus funciones con el Senado, pero de hecho el poder del princeps era completo. Formalmente nunca aceptó el poder absoluto aunque de hecho lo ejerció, asegurando su poder con varios puestos importantes de la República y manteniendo el mando sobre varias legiones.

La sociedad republicana

La nueva aristocracia romana estaba formada por la antigua aristocracia patricia y los nuevos ciudadanos ricos, en oposición a la mayoría de los plebeyos y a algunos patricios empobrecidos.

Aunque en su origen, los plebeyos estaban bajo el dominio de los patricios, pero tras la caída de la monarquía, éstos obtuvieron mejoras de forma progresiva. Se creo el cargo de tribuno de la plebe y la plebe urbana, élite que se había enriquecido con el comercio, arrebató a los patricios el acceso a las magistraturas y al cargo de Máximo Pontífice y augures. Las reuniones de la plebe, los concilia plebis, fueron el origen de los comicios tribunados, válidos para legislar por plebiscitos.

En el siglo III a. C. disminuyeron las diferencias entre los patricios y jefes de los plebeyos, y se agruparon en una aristocracia dirigente, la nobilitas. Con la rápida reducción del efectivo de los patricios, el término plebe tendió desde entonces a designar a las masas populares.

Los esclavos eran considerados como un instrumento económico que podía ser vendido y comprado y que se hallaba bajo la dependencia de un dueño. Procedían mayoritariamente de pueblos sometidos por la República y, durante el siglo I a. C., se convirtieron en el estracto social más numeroso de Roma; siglo en el que protagonizaron las Guerras Serviles.

Organización social y forma de gobierno

Tras las caída de la monarquía se instauró en Roma la República (Res populica, “la ley del pueblo”), un régimen aristocrático dirigido por unas cuarenta gens; los patricios, los descendientes de las familias más antiguas de Roma ostentaron el poder. Las principales instituciones del nuevo régimen fueron el Senado, las magistraturas y los Comicios.

El Senado era uno de los pilares de la República, siendo el órgano político que exigía responsabilidades a los cónsules. Originalmente el Senado estaba constituido sólo por patricios, pero a partir de la Lex Ovinia del año 312 a. C., se permitió que los plebeyos pudieran formar parte del mismo. La auctoritas del Senado daba validez a los acuerdos tomados en las asambleas populares. El Senado también resolvía los casos de interregnum, situación que acontecía cuando moría uno de los cónsules.

La Magistratura era un cargo original de la República. La jefatura que ostentaba el rex o monarca fue sustituida por dos magistrados colegiados y temporales llamados cónsules a los que se le podía exigir responsabilidad por su tarea de gobierno. Cada magistrado podía vetar al otro, lo que se conocía como intercessio.

También durante la República se crearon las asambleas populares, llamadas Comitia Centuriata. Nacieron por necesidades militares, en íntima conexión con la expansión de la ciudad y con la llegada a Roma de un nuevo concepto de táctica militar. Mientras que en la época monárquica, el ejército estaba integrado por miembros de las gens, en la República el ejército pasó a ser un sistema plutocrático, dependiente de la riqueza de cada sujeto. Al principio sólo se estimaba la riqueza inmobiliaria, pero posteriormente se tuvo en cuenta la mobiliaria.
Véase también: Gobierno de Roma Antigua y Las nuevas magistraturas

Historia social

En la historia de la República Romana cabe distinguir tres etapas. En la primera de ellas, en el siglo V a. C., el poder era detentado por los patricios, siendo conocido como el Estado Gentilicio. Bajo este tipo de gobierno la plebe quedaba excluida del gobierno y carecía de derechos políticos. Así, en la primera etapa de la República no todos los ciudadanos tenían igualdad de derechos y deberes. El grupo aristocrático que arrebató el poder al rex -monarca- organizó el nuevo sistema en beneficio propio, abundando en esta época las luchas entre los propios patricios por el poder personal. Este confuso período dio origen a la implantación de la Dictadura y los distintos jefes militares trataron de alcanzar el poder apoyándose unas veces en la plebe y, otras, en la fuerza de las armas o en la invasión de Roma por pueblos enemigos. Otras veces, la pugna por el poder se efectuaría mediante la prórroga de los cargos políticos excepcionales -los decemviros, encargados de redactar la Ley de las XII Tablas o Lex duodecim tabularum.

Este tipo de gobierno fue la causa de una lucha de los plebeyos para conseguir derechos políticos y que duró hasta finales del siglo IV a. C., ya que los magistrados, cónsules y senadores, todos ellos patricios, no estaban dispuestos a conceder, y a su vez, las nuevas asambleas, los comicios centuriados, estaban dominadas por los terratenientes ricos, también de origen patricio.

Para obtener una igualdad con los patricios, los plebeyos se retiraron al Aventino y lograron que en el año 494 a. C. se creara el cargo de Tribuno de la plebe, en número de dos y que tenían como misión la defensa de los plebeyos. Progresivamente, los plebeyos tuvieron acceso a todas las magistraturas. La igualdad de todos ante la ley fue codificada por la ley de las Doce tablas a mediados del siglo V a. C.
El Foro Romano.
El Foro Romano.

La segunda etapa de la República abarca del siglo III al II a. C.. Hacia mediados del siglo III a. C. la actividad política seguía teniendo como marco la ciudad de Roma y sus alrededores, y sólo los ciudadanos romanos gozaban de todos los derechos políticos. Roma organizó el territorio italiano alrededor de las ciudades, estableciendo mediante tratados el estatus de cada una de ellas: colonias romanas, municipios, colonias de derecho latino y ciudades aliadas, en función de la resistencia ofrecida a su conquista.

Tras las luchas entre patricios y plebeyos, las concilia plebis se confundieron con los comicios tribunados, abiertos a los patricios; estos emitían los plebiscitos aplicables como leyes a todos los ciudadanos, elegían a los tribunos de la plebe y a los magistrados inferiores. Estas reuniones estaban controladas por los ciudadanos con poder económico; el poder se encontraba en manos de la nobleza o nobilitas -nueva clase política aparecida en el siglo III a. C. y constituida por ricos patricios y plebeyos.

Las magistraturas, jerarquizadas en el cursus honorum, eran igualmente colegiales y anuales. En la base de la escala se encontraban los cuestores, seguidos en orden ascendente por los ediles. Los pretores podían mandar ejércitos y ayudar a los dos cónsules, que presentaban las leyes a los comicios y eran comandantes en jefe.

Cada cinco años se elegían dos censores para preparar el censo de los ciudadanos. En caso de gran peligro, se podía designar un dictador por un plazo de seis meses, que ostentaba con todos los poderes. Un poco al margen del cursus, los diez tribunos de la plebe extendían sus poderes a todos los ciudadanos y presidían los comicios tribunos, a los que presentaban los proyectos.

Todos los magistrados estaban controlados por el senado, que en el siglo III a. C. era una asamblea de antiguos magistrados y dominaba tanto la política exterior como la interior. El senado velaba sobre el tesoro público o aerarium y era el guardián de la religión. Mientras que los comicios y los magistrados sólo tenían la apariencia del poder, el senado lo detentó en realidad. Este conflicto dio lugar a la división entre populares y optimates; los primeros eran partidarios de aumentar el poder de tribunos y de los comicios populares y los segundos deseaban limitar el poder de las asambleas populares romanas y aumentar el del Senado, al que consideraban mejor y más estable a la hora de buscar el bienestar de Roma. Los optimates favorecieron los nobiles -familias nobles- y se opusieron a la ascensión de los “hombres nuevos” -plebeyos, normalmente nacidos en las provincias, cuyas familias no tenían experiencia política- dentro de la política romana.

La tercera y última etapa se dio durante el siglo I a. C. y fue una época llena de crisis, dictaduras y guerras civiles que dieron paso al Principado, la primera etapa imperial de Roma.

Cronológica de la República

* 509 a. C. 244 A.U.C. Exilio de Tarquinio el Soberbio. Fundación de la República Romana
* 508 a. C. 245 A.U.C. Lars Porsena ataca Roma. Defensa del puente por Horacio
* 496 a. C. 257 A.U.C. Batalla del Lago Regilo
* 494 a. C. 259 A.U.C. Los plebeyos se separan de Roma. Creación del tribunado
* 491 a. C. 262 A.U.C. Coriolano conduce un ejército contra Roma
* 474 a. C. 279 A.U.C. Los griegos derrotan a los etruscos en Cumas
* 458 a. C. 295 A.U.C. Dictadura de Cincinato
* 450 a. C. 303 A.U.C. Elaboración de las Doce Tablas
* 445 a. C. 308 A.U.C. Admisión del matrimonio entre patricios y plebeyos
* 421 a. C. 323 A.U.C. Acceso de los plebeyos a la cuestura
* 396 a. C. 357 A.U.C. Camilo toma Veyes después de diez años de asedio
* 391 a. C. 362 A.U.C. Exilio de Camilo
* 390 a. C. 363 A.U.C. Los galos derrotan a los romanos en el río Allia y toman Roma Manilo salva el Capitolio
* 384 a. C. 369 A.U.C. Ejecución de Manlio
* 367 a. C. 386 A.U.C. Las leyes Licio-Sextianas abren el consulado a los plebeyos
* 365 a. C. 388 A.U.C. Muerte de Camilo
* 354 a. C. 399 A.U.C. Se crea la Liga Latina bajo la dominación romana
* 351 a. C. 402 A.U.C. Se abre la censura a los plebeyos
* 343 a. C. 410 A.U.C. Primera Guerra Samnita
* 340 a. C. 413 A.U.C. Guerra Latina
* 338 a. C. 415 A.U.C. Filipo II de Macedonia impone su dominación a los griegos
* 334 a. C. 419 A.U.C. Los galos hacen la paz con Roma. Alejandro Magno invade Persia
* 332 a. C. 421 A.U.C. Alejandro de Epiro acude en ayuda de Tarento
* 326 a. C. 427 A.U.C. Muerte de Alejandro de Epiro. Comienza la Segunda Guerra Samnita
* 323 a. C. 430 A.U.C. Muerte de Alejandro Magno
* 321 a. C. 432 A.U.C. Los samnitas derrotan a los romanos en las Horcas Caudinas
* 318 a. C. 435 A.U.C. Nacimiento de Pirro
* 312 a. C. 441 A.U.C. Construcción de la Vía Apia
* 310 a. C. 443 A.U.C. Agatocles de Siracusa invade África
* 308 a. C. 445 A.U.C. Fabio Máximo derrota a los etruscos
* 304 a. C. 449 A.U.C. Fin de la Segunda Guerra Samnita
* 298 a. C. 455 A.U.C. Comienza la Tercera Guerra Samnita
* 295 a. C. 458 A.U.C. Fabio Máximo derrota a los galos en Sentino
* 290 a. C. 463 A.U.C. Fin de la Tercera Guerra Samnita
* 289 a. C. 464 A.U.C. Muerte de Agatocles
* 281 a. C. 472 A.U.C. Tarento llama a Pirro en su ayuda contra Roma
* 280 a. C. 473 A.U.C. Pirro derrota a los romanos en Heraclea
* 279 a. C. 474 A.U.C. Pirro derrota a los romanos en Ausculum
* 275 a. C. 478 A.U.C. Los romanos derrotan a Pirro en Benevento
* 272 a. C. 481 A.U.C. Roma toma Tarento. Muerte de Pirro en Grecia
* 270 a. C. 483 A.U.C. Roma completa la conquista de la Magna Grecia. Hierón II ocupa el trono de Siracusa.
* 269 a. C. 484 A.U.C. Cuarta Guerra Samnita
* 264 a. C. 489 A.U.C. Comienza la Primera Guerra Púnica
* 263 a. C. 490 A.U.C. Roma invade Sicilia
* 260 a. C. 493 A.U.C. Roma logra una victoria naval sobre Cartago
* 256 a. C. 497 A.U.C. Los romanos invaden África comandados por Régulo.
* 255 a. C. 498 A.U.C. Regulo es derrotado y capturado
* 248 a. C. 505 A.U.C. Amílcar Barca toma el mando del ejército cartaginés
* 247 a. C. 506 A.U.C. Nacimiento de Aníbal
* 241 a. C. 512 A.U.C. Fin de la Primera Guerra Púnica Sicilia se con vierte en provincia romana
* 236 a. C. 517 A.U.C. Amílcar Barca establece el poder cartaginés en España
* 234 a. C. 519 A.U.C. Nacimiento de Catón el Viejo
* 231 a. C. 522 A.U.C. Cerdeña y Córcega se convierten en provincia romana
* 229 a. C. 524 A.U.C. Guerra Hinca
* 228 a. C. 525 A.U.C. Muerte de Amílcar Barca
* 223 a. C. 530 A.U.C. Antíoco III sube al trono seléucida
* 222 a. C. 531 A.U.C. Flaminio derrota a los galos Roma domina toda Italia hasta los Alpes
* 221 a. C. 532 A.U.C. Aníbal toma el mando en España. Filipo V sube al trono de Macedonia
* 220 a. C. 533 A.U.C. Flaminio construye la Vía Flaminia
* 219 a. C. 534 A.U.C. Comienza la Segunda Guerra Púnica. Roma se anexa Corcira
* 218 a. C. 535 A.U.C. Aníbal atraviesa los Alpes y derrota a los romanos en Trebia
* 217 a. C. 536 A.U.C. Aníbal derrota a los romanos en el Lago Trasimeno
* 216 a. C. 537 A.U.C. Aníbal derrota a los romanos en Cannas
* 215 a. C. 538 A.U.C. Comienza la Primera Guerra Macedónica
* 212 a. C. 541 A.U.C. Marcelo conquista Siracusa
* 211 a. C. 542 A.U.C. Aníbal aparece ante las puertas de Roma
* 210 a. C. 543 A.U.C. Escipión el Viejo asume el mando en España
* 207 a. C. 546 A.U.C. Los romanos derrotan a Asdrúbal en el Lago Metauro
* 206 a. C. 547 A.U.C. Escipión derrota a los cartagineses en Hipa, en España
* 205 a. C. 548 A.U.C. Fin de la Primera Guerra Macedónica
* 202 a. C. 551 A.U.C. Escipión derrota a Aníbal en Zama, África
* 201 a. C. 552 A.U.C. Fin de la Segunda Guerra Púnica
* 200 a. C. 553 A.U.C. Inicio de la Segunda Guerra Macedónica
* 197 a. C. 556 A.U.C. Flaminio derrota a los macedonios en Cinoscéfalos. España es organizada en provincias romanas
* 196 a. C. 557 A.U.C. Fin de la Segunda Guerra Macedónica. «Liberación» de Grecia. Aníbal huye a Asia
* 192 a. C. 561 A.U.C. Se da comienzo a la Guerra Siria (con Antíoco)
* 191 a. C. 562 A.U.C. Los romanos derrotan a Antíoco en las Termopilas
* 190 a. C. 563 A.U.C. Los romanos derrotan a Antíoco en Magnesia. Primera aparición de los romanos en Asia
* 189 a. C. 564 A.U.C. Fin de la Guerra Siria
* 187 a. C. 566 A.U.C. Muerte de Antíoco III
* 184 a. C. 569 A.U.C. Catón el Viejo es elegido censor
* 183 a. C. 570 A.U.C. Muerte de Aníbal y de Escipión el Viejo
* 179 a. C. 574 A.U.C. Muerte de Filipo V
* 172 a. C. 581 A.U.C. Comienza la Tercera Guerra Macedónica
* 168 a. C. 585 A.U.C. Los romanos derrotan a los macedonios en Pidna y dan fin a la Tercera Guerra
* 167 a. C. 586 A.U.C. Los ciudadanos romanos quedan libres de impuestos directos
* 163 a. C. 590 A.U.C. Nacimiento de Tiberio Graco
* 155 a. C. 598 A.U.C. Nacimiento de Mano
* 153 a. C. 600 A.U.C. Nacimiento de Cayo Graco
* 151 a. C. 602 A.U.C. Escipión el Joven pacifica España Polibio y otros rehenes griegos son puestos en libertad
* 149 a. C. 604 A.U.C. Comienza la Tercera Guerra Cartaginesa
* 148 a. C. 605 A.U.C. Cuarta Guerra Macedónica
* 146 a. C. 607 A.U.C. Destrucción de Cartago Corinto es saqueada Macedonia es convertida en provincia romana
* 138 a. C. 615 A.U.C. Nacimiento de Sila
* 135 a. C. 618 A.U.C. Primera Guerra Servil (en Sicilia)
* 133 a. C. 620 A.U.C. Escipión derrota a tribus hispánicas en Numancia. Pérgamo es anexado y convertido enprovincia romana. Tiberio Graco es elegido tribuno
* 132 a. C. 621 A.U.C. Asesinato de Tiberio Graco
* 129 a. C. 624 A.U.C. Muerte de Escipión el Joven
* 125 a. C. 628 A.U.C. Los romanos conquistan la Galia Meridional
* 123 a. C. 630 A.U.C. Cayo Graco llega al tribunado
* 121 a. C. 632 A.U.C. Asesinato de Cayo Graco. La Galia Meridional es organizada como provincia romana. Mitrídates VI se convierte en rey del Ponto
* 115 a. C. 638 A.U.C. Nacimiento de Craso
* 113 a. C. 640 A.U.C. Los cimbrios invaden la Galia
* 111 a. C. 642 A.U.C. Comienza la Guerra de Yugurta
* 107 a. C. 646 A.U.C. Mano es elegido cónsul por primera vez
* 106 a. C. 647 A.U.C. Nacimiento de Pompeyo y de Cicerón
* 105 a. C. 648 A.U.C. Mario derrota a Yugurta
* 104 a. C. 649 A.U.C. Muerte de Yugurta
* 103 a. C. 650 A.U.C. Segunda Guerra Servil (en Sicilia). Los teutones se unen a los cimbrios.
* 102 a. C. 651 A.U.C. Mario destruye a los teutones.
* 101 a. C. 652 A.U.C. Mario destruye a los cimbrios.
* 100 a. C. 653 A.U.C. Mario se ve obligado a matar al tribuno Saturnino y pierde poder político.Nacimiento de Julio César.
* 95 a. C. 658 A.U.C. Nacimiento de Catón el Joven.
* 91 a. C. 662 A.U.C. Asesinato del tribuno Druso. Comienza la Guerra Social.
* 89 a. C. 664 A.U.C. Sila derrota a los rebeldes italianos.
* 88 a. C. 665 A.U.C. Fin de la Guerra Social. Se inicia la Primera Guerra Mitridática. Estalla la Primera Guerra Civil cuando Sila obliga a Mario a abandonar la ciudad.
* 86 a. C. 667 A.U.C. Sila saquea Atenas. Mario toma el poder en Roma, pero luego muere.
* 85 a. C. 668 A.U.C. Nacimiento de Bruto.
* 84 a. C. 669 A.U.C. Fin de la Primera Guerra de Mitrídates.
* 83 a. C. 670 A.U.C. Nacimiento de Marco Antonio.
* 82 a. C. 671 A.U.C. Sila derrota al ejército adepto a Mario en Puerta Colina.
* 81 a. C. 672 A.U.C. Sila se convierte en dictador de Roma. Segunda Guerra Mitridática.
* 79 a. C. 674 A.U.C. Sila renuncia a la dictadura.
* 78 a. C. 675 A.U.C. Muerte de Sila.
* 76 a. C. 677 A.U.C. César es capturado por los piratas.
* 74 a. C. 679 A.U.C. Bitinia y Cirene se convierten en provincias romanas. Tercera Guerra Mitridática.erres es nombrado gobernador de Sicilia.
* 73 a. C. 680 A.U.C. Lúculo derrota a Mitrídates. Espartaco dirige la Tercera Guerra Servil contra Roma.
* 72 a. C. 681 A.U.C. Pompeyo derrota a fuerzas partidarias de Mario en España.
* 71 a. C. 682 A.U.C. Craso derrota al ejército de los esclavos. Muerte de Espartaco.
* 70 a. C. 683 A.U.C. Cicerón acusa a Yerres.
* 69 a. C. 684 A.U.C. Lúculo derrota a Tigranes de Armenia. Nacimiento de Cleopatra.
* 67 a. C. 686 A.U.C. Creta se convierte en provincia romana. Pompeyo limpia de piratas el Mediterráneo.
* 66 a. C. 687 A.U.C. Lúculo es llamado a Roma y reemplazado por Pompeyo.
* 64 a. C. 689 A.U.C. Pompeyo va al Este. El Ponto, Cilicia, Siria y Judea se convierten en provincias romanas.Conspiración de Catilina.
* 63 a. C. 690 A.U.C. Cicerón es elegido cónsul y ataca a Catilina. Muerte de Mitrídates. Nacimiento de Octavio.
* 62 a. C. 691 A.U.C. Muerte de Catilina.
* 61 a. C. 692 A.U.C. Pompeyo retorna a Roma.
* 60 a. C. 693 A.U.C. Creación del Primer Triunvirato.
* 58 a. C. 695 A.U.C. Clodio llega al tribunado. Exilio de Cicerón. César da comienzo a la Guerra de las Galias.
* 55 a. C. 698 A.U.C. César invade Germania y Britania.
* 53 a. C. 700 A.U.C. Craso muere en la batalla de Carras contra los partos.
* 52 a. C. 701 A.U.C. Muerte de Clodio. Pompeyo nombrado único cónsul.
* 51 a. C. 702 A.U.C. César completa la conquista de la Galia. Pompeyo se vuelve contra él.
* 49 a. C. 704 A.U.C. César cruza el Rubicón. Comienza la Segunda Guerra Civil.
* 48 a. C. 705 A.U.C. César derrota a Pompeyo en Farsalia. Pompeyo es asesinado en Egipto. César conoce a Cleopatra.
* 47 a. C. 706 A.U.C. César derrota a Farnaces del Ponto en Zela.
* 46 a. C. 707 A.U.C. César retorna a Roma con el poder supremo. Derrota al ejército pompeyano de África en Tapso. Suicidio de Catón el Joven.
* 45 a. C. 708 A.U.C. César derrota al ejército pompeyano de España en Munda. Reforma el calendario.
* 44 a. C. 709 A.U.C. Asesinato de César por Bruto, Casio y otros.
* 43 a. C. 710 A.U.C. Comienza la Tercera Guerra Civil. Se forma el Segundo Triunvirato. Asesinato de Cicerón.
* 42 a. C. 711 A.U.C. Octavio y Marco Antonio derrotan a Bruto y Casio en Filipos. Suicidio de Bruto y Casio.
* 41 a. C. 712 A.U.C. Antonio conoce a Cleopatra.
* 38 a. C. 715 A.U.C. Ventidio derrota a los partos.
* 32 a. C. 721 A.U.C. Cuarta Guerra Civil.
* 31 a. C. 722 A.U.C. Octavio derrota a Marco Antonio y Cleopatra en Accio.
* 30 a. C. 723 A.U.C. Suicidio de Marco Antonio y Cleopatra.
* 29 a. C. 724 A.U.C. Octavio domina solo todo el orbe romano. Fin de la República Romana.
* 27 a. C. 726 A.U.C. Octavio recibe el nombre de Augusto.

Categorías:Civilización Romana Etiquetas:

Imperio Romano

Imperio Romano
27 a. C.476
Bandera Escudo
Bandera Escudo
Lema nacional: Senatus Populusque Romanus (SPQR)
(latín) El Senado y el pueblo romano
Ubicación de Roma
Capital Roma (desde 44 a.C.)
41°53′N 12°29′E / 41.883, 12.483
Idioma oficial latín
Otros idiomas griego
Gobierno Monarquía
Emperador
27 a. C.-14 César Augusto
475-476 Rómulo Augústulo
Cónsul
27 a. C.-23 a. C. César Augusto
476 Basilisco
Historia
César Augusto es proclamado emperador. 27 a. C.
• Batalla de Actio 2 de septiembre, a.C.
Diocleciano divide la administración imperial entre oeste y este. 1 de mayo, 285
Constantino I declara Constantinopla nueva capital imperial. 11 de mayo, 330
Rómulo Augústulo es depuesto por Odoacro 476
Superficie
• 117 6,000,000 km2
Población
• 117 est. 88,000,000
Densidad 14,7/km²
Moneda Denario, Sestercio, Solido bizantino

El Imperio Romano fue una etapa de la civilización romana en la Antigüedad clásica caracterizada por una forma de gobierno autocrática. El nacimiento del imperio viene precedido por la expansión de su capital, Roma, que extendió su control en torno al Mar Mediterráneo. Bajo la etapa imperial los dominios de Roma siguieron aumentando, llegando a su máxima extensión durante el reinado de Trajano, abarcando desde el Océano Atlántico al oeste hasta las orillas del Mar Negro, el Mar Rojo y el Golfo Pérsico al este, y desde el desierto del Sahara al sur hasta las tierras boscosas a orillas de los ríos Rin y Danubio y la frontera con Caledonia al norte. Su superficie máxima estimada sería de unos 6,14 millones de km².

El término es la traducción de la expresión latina Imperium Romanum, que no significa otra cosa que el dominio de Roma sobre dicho territorio. Polibio fue uno de los primeros cronistas en documentar la expansión de Roma aún como República. Durante casi tres siglos antes de César Augusto, Roma había adquirido numerosos dominios en forma de provincias directamente bajo administración senatorial o bajo gestión consular, y también mediante pactos de adhesión como protectorados de estados aliados. Su principal competidora en aquella época fue la ciudad púnica de Cartago cuya expansión rivalizaba con la de Roma y por ello fue la primera gran víctima de la República. Las Guerras Púnicas obligaron a Roma a salir de sus fronteras naturales, la península Itálica, y poco a poco adquirió nuevos dominios que debía administrar, como Sicilia, Cerdeña, Córcega, Hispania, Iliria, etc.

Los dominios de Roma se hicieron tan extensos que pronto fueron difícilmente gobernables por un Senado incapaz de moverse de la capital ni de tomar decisiones con rapidez. Asimismo, un ejército creciente reveló la importancia que tenía poseer la autoridad sobre las tropas, de cara a obtener réditos políticos. Así fue como surgieron personajes ambiciosos cuyo objetivo principal fue el poder. Este fue el caso de Julio César, quien no sólo amplió los dominios de Roma conquistando la Galia, sino que desafió por vez primera la autoridad del Senado romano.

El Imperio Romano como sistema político surgió tras las guerras civiles que siguieron a la muerte de Julio César, en los momentos finales de la República romana. Él fue, de hecho, el primer hombre que se alzó como mandatario absoluto en Roma, haciéndose nombrar Dictator (dictador). Tal osadía no agradó a los miembros del Senado romano, que conspiraron contra él asesinándole durante los Idus de marzo en las mismas escalinatas del Senado, restableciendo así la república, pero su retorno sería efímero. El precedente no pasó desapercibido para el joven hijo adoptivo de César, Octavio Augusto, quien sería enviado años más tarde a combatir contra la ambiciosa alianza de Marco Antonio y Cleopatra.

A su regreso victorioso, la implantación del sistema político imperial sobre un imperio territorial que de hecho ya existía, resulta inevitable, aun manteniendo las formas republicanas. Augusto aseguró el poder imperial con importantes reformas y una unidad política y cultural (civilización grecorromana) centrada en los países mediterráneos, que mantendrían su vigencia hasta la llegada de Diocleciano, quien trató de salvar un imperio que caía hacia el abismo. Fue éste último quien, por primera vez, dividió el imperio para facilitar su gestión. El imperio se volvió a unir y a separar en diversas ocasiones siguiendo el ritmo de guerras civiles, usurpadores y repartos entre herederos al trono hasta que, a la muerte de Teodosio I el Grande, quedó definitivamente dividido.

Finalmente en 476 el hérulo Odoacro depuso al último emperador de Occidente, Rómulo Augústulo. El senado envía las insignias a Constantinopla, la capital de Oriente, formalizándose así la capitulación del imperio de Occidente. El imperio oriental proseguiría varios siglos más bajo el nombre de Imperio Bizantino, hasta que en 1453 Constantinopla cayó bajo el poder otomano.

El legado de Roma fue inmenso, tanto es así que varios fueron los intentos de restauración del imperio, al menos en su denominación. Destaca el intento de Justiniano I, por medio de sus generales Narsés y Belisario, el de Carlomagno así como el del propio Sacro Imperio Romano Germánico, pero ninguno llegó jamás a reunificar todos los territorios del Mediterráneo como una vez lograra la Roma de tiempos clásicos.

Con el colapso del Imperio de Occidente finaliza oficialmente la Edad Antigua dando inicio la Edad Media.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.