CsHistorica Tu historia, nuestro compromiso

Bienvenidos a CsHistorica

13/01/2008 Los comentarios están cerrados

Bienvenidos a CsHistorica, esta página contiene todo tipo de información sobre las civilizaciónes mas conocidas del mundo antiguo. Ademas información sobre la economía, sociedad y política de las civilizaciones modernas en las que estamos viviendo.

A su derecha encontrara todas las categorías en la que están publicadas las “entradas” (publicaciones), lo único que tiene que hacer es hacer “click” en la categoría en la que necesita información; a continuación elija la “entrada”, por ejemplo, Política de roma (en Civilización Romana, Organización social de grecia (en Civilización Griega), Patrimonios de la Humanidad (en Sociedad), etc. También, si quieren saber sobre nosotros o contactarnos, diríjase debajo de la cabecera.

En ese momento ya estas listo para disfrutar de la distinta información que nosotros le brindamos.

Gracias por elegir CsHistorica…

Administradores del blog: Ivan Preuss y Martin Simbeni.

 

Aqui les dejo para descargar informacion sobre algunas de las civilizaciones en un archivo de texto y un video:

Descargar

Categorías:Bienvenidos

Imperio Colonial Britanico

Desde la perspectiva actual, se hace difícil valorar la importancia del Imperio Británico sin caer en una exageración. La civilización de nuestros días da por sentado sobre la base de no pocos valores que nacieron o tomaron vida en el seno de este gran imperio, o fase de hegemonía inglesa en el mundo. Sin embargo, sobrevalorar esa aportación equivaldría a minimizar injustamente la herencia acumulada en la Historia y supondría enfocar el futuro con una visión estancada, como si lo conseguido fuera el óptimo que deseara alcanzar la Humanidad.

La situación en el contexto general de la Historia ayuda a realizar este ejercicio aplicado a cualquier periodo. En el ejemplo que aquí nos ocupa, hay que tener en cuenta dos cuestiones concretas: una, que esa hegemonía se realiza dentro de un marco más amplio, la civilización cristiana occidental, de la que es deudora y sin la cual no puede explicarse; otra, que en ese contexto fue pionero en aportaciones sustanciales que contribuyeron notablemente a la transformación del mundo civilizado, en Occidente y en otras partes, porque fueron en sí mismas agentes de civilización..

General inglés del Imperio, de la época.

I

COLONIALISMO E IMPERIALISMO:

CONCEPTO Y CAUSAS

1. Concepto de Imperialismo y Colonialismo.

El concepto de Imperialismo y Colonialismo no tiene una fácil definición y resulta obvia su identificación en muchos casos. El sentido histórico del término colonización tiene una gran amplitud designando cualquier forma de dominio político, económico o cultural en épocas distintas de la Historia. Puede designar tanto a la colonización griega del siglo VIII a.c., como a la colonización española o portuguesa del siglo XVI. Algunos historiadores consideran, además, que el término colonialismo implica una relación de dominio directo entre la metrópoli y las colonias.

Por su parte, el término Imperialismo haría referencia, en principio, a la configuración de estructuras, fundamentalmente políticas, de carácter supranacional. Su versión moderna se acuñó en 1840 y encierra una acepción más restringida convirtiéndose en uno de los términos más oscuros de la Ciencia Política. A fines del siglo XIX comienza a dársele su acepción actual gracias a las obras del americano Ch. A. Conant y al inglés J. A. Hobson, e indicaría cualquier forma de sujección. El uso del término denotaba la mayor importancia de los móviles económicos en la expansión colonial iniciada a fines del siglo XIX.

La historiografía marxista retomaría el término, especialmente cuando Lenin extrajo las últimas consecuencias de la teoría de la acumulación capitalista y denunció al Imperialismo como “estadio supremo del Capitalismo”, ante la necesidad ineludible de invertir en los territorios de Ultramar los capitales excedentes de las potencias occidentales.

Así, pues, desde fines del siglo XIX el Colonialismo e Imperialismo adquieren un significado especial. La política imperialista que practican los países europeos sigue en gran parte las fórmulas coloniales clásicas (dominio político directo hasta la Segunda Guerra Mundial) y buscan objetivos típicamente mercantilistas: búsqueda de mercados, explotación de materias primas, etc. Todo ello, junto a objetivos económicos nuevos: exportación de capitales y unas fórmulas de dominación más sutiles y típicamente actuales, como fue el caso del Imperialismo Norteamericano.

2. Causas y teorías de la expansión colonial.

Pocos temas han sido tan debatidos como el de los orígenes de la expansión imperialista en el siglo XIX. Básicamente, sus teorías explicativas se dividen en dos grandes grupos: las que defienden la supremacía absoluta de los factores económicos y aquellas que sostienen, en cambio, el predominio de razones de tipo político o ideológico. El debate todavía no ha concluido en la actualidad, aunque se tiende a descartar una explicación exclusivamente unitaria de la expansión imperialista.

2.1. Interpretaciones económicas del Imperialismo.

1- Búsqueda de mercados: La competencia por la obtención de mercados para los excedentes de producción es el factor decisivo de la expansión imperialista, según la teoría de Charles A. Julien. El punto de partida sería la crisis de 1873, y el período deflacionista subsiguiente; acentuado por el viraje proteccionista iniciado por la mayor parte de países industrializados, excepto en Gran Bretaña. En realidad existe un paralelismo entre expansión colonial y proteccionismo. Por el contrario, el mantenimiento de la política librecambista británica también se explica en parte por la expansión imperialista, tras el cierre de los mercados europeos a los productos británicos tras la oleada proteccionista.

2- Obtención de materias primas: La búsqueda de materias primas no suscitaba, al menos en los orígenes de la expansión colonial, el mismo interés. Sólo en algunos casos constituyeron un estímulo importante.

3- Inversión de capitales: La relación entre inversión de capitales y expansión imperialista fue formulada por Lenin en su obra “Imperialismo, fase superior del capitalismo” (1917). Según la explicación marxista, cuando el capitalismo alcanza el estado “monopolístico”, las oligarquías financieras utilizan la colonización como instrumento para la inversión de capitales. Su finalidad no sería obtener mercados o materias primas, sino también y sobretodo, territorios donde exportar capitales y mantener un alto grado de rentabilidad de éstos en un momento en que la tendencia deflacionista de los precios en los países industrializados había significado una sensible disminución de los beneficios del capitalismo financiero. La inversión de capital se orientaba en los países colonizados o de economía dependiente hacia sectores que requerían escasa dotación técnica y mano de obra no cualificada (minería, plantaciones agrícolas, etc..), frecuentemente en forma de contratos de préstamo, de manera que se obligaba al país deudor a invertir ese capital en las compras de bienes de equipo o mercancías en el país acreedor. Como consecuencia, conforme se establecían mayores lazos financieros, mayor era el grado de dependencia.

4- Factores demográficos y sociales: Junto a la búsqueda de mercados e inversión de sus capitales, considerados tradicionalmente como los factores esenciales de la expansión colonial, aparecen otros de raíz socioeconómica. Algunos historiadores han resaltado la incidencia de la presión demográfica europea en la expansión colonial. Hasta 1914, más de treinta millones de europeos emigraron a ultramar. Aunque hay que tener en cuenta que la emigración se dirigió preferentemente hacia Estados Unidos y que si exceptuamos el caso británico, el colonialismo fue impulsado por países sin excedente demográfico.

Además, el colonialismo tuvo efectos beneficiosos desde el punto de vista social: contribuyó a paliar las fases de recesión económica y el paro; atenuando considerablemente las tensiones sociales. Por otro lado, el aumento del nivel de renta del proletariado provocó una disminución de la plusvalía de los capitales e incitaba la inversión de capital en las colonias, donde los niveles salariales eran mucho menores.

2.2. Interpretaciones políticas e ideológicas.

Las explicaciones económicas del Imperialismo fueron criticadas en el periodo de entreguerras y de manera más decidida tras la Segunda Guerra Mundial. La interpretación política del Imperialismo fue defendida por William Langer en su obra “The diplomacy of Imperialism” y más tarde por Winslow y el francés Raymond Aron. Para estos historiadores, la gloria, el poder y el prestigio fueron los fundamentos del colonialismo. Los factores económicos serían argumentos utilizados por los defensores de la expansión colonial para conseguir que la opinión pública aceptase los sacrificios económicos que comportaban las colonias. Las colonias serían, para esta corriente historiográfica, una carga más que un negocio. El estudio clásico de J. A. Hobson pretendió demostrar que las colonias inglesas no eran rentables. Aunque su análisis fue debatido posteriormente, sostuvo acertadamente que el capital excedentario se debía únicamente a que el sistema social europeo negaba a la masa popular una capacidad de consumo suficiente para estimular la economía industrial. Así, las crisis de superproducción que fueron un estímulo para la expansión imperialista serían, al mismo tiempo, crisis de subconsumo.

Las motivaciones políticas de la expansión colonial están entremezcladas muchas veces con elementos afectivos o de psicología social. No obstante, por su ambigüedad, el nacionalismo, el prestigio o el poder son difíciles de precisar; ¿Son motivos reales o medios para disimular otras causas?

En otros casos influyen razones de tipo diplomático, como la política colonial de Bismarck en la década de 1880 de intentar trasplantar al área colonial la política de equilibrio europeo o de utilizar las colonias como bazas en beneficio del equilibrio general. Las preocupaciones geoestratégicas fueron también argumentos importantes, especialmente para el imperialismo británico, cuya empresa era el asegurarse las rutas marítimas y las zonas neurálgicas del mundo.

2.3. La ideología imperialista.

Junto a estas causas políticas, existen una serie de factores ideológicos que configuran la denominada ideología imperialista. El punto de partida sería la evolución ideológica que experimentan los países europeos en el último tercio del siglo XIX. Una corriente de conservadurismo se extiende por toda Europa. La burguesía revolucionaria, una vez cumplido el ciclo histórico de suprimir el Antiguo Régimen y establecer las bases del Estado liberal, evoluciona hacia actuaciones conservadoras cuya manifestación ideológica más significativa es el nacionalismo, con tintes más o menos xenófobos. Este nacionalismo conservador tiene una de sus manifestaciones más importantes en la denominada “mística imperialista”, que baraja argumentos como honor nacional, prestigio político, misión civilizadora o evangelizadora y agrupa a las corrientes que defienden o justifican la expansión colonial.

En Gran Bretaña está representado por el llamado “jingoísmo” que integraba tanto a políticos tories (Disraeli, Rhodes) como liberales-imperialistas (Chamberlain). El Jingoísmo era un movimiento nacionalista y racista británico y consideraba necesario el Imperio, pues la “mejor raza del mundo” puede y debe dominar a los pueblos inferiores. Este sentimiento hipernacional estaba alimentando por el acoso a la hegemonía británica que representaban Alemania y Estados Unidos. Numerosos intelectuales se sintieron atraídos por el llamado “darwinismo social”, que extrapolaba las ideas evolucionistas de Darwin a las cuestiones sociales y políticas, afirmando la existencia de naciones más capacitadas para la supervivencia. Tal vez el mejor representante de esta corriente es el escritor británico Ruyard Kipling que habla de “el deber del hombre blanco”.

En Francia, la ideología colonialista no alcanzó el mismo consenso que en Gran Bretaña, el partido colonial representaba intereses muy diversos (desde los medios financieros y el ejército hasta el funcionariado colonial). Políticos como Jules Ferry y León Gambetta fueron los máximos impulsores del colonialismo francés.

En Alemania, las ideas nacionalistas se apoyaron en la “Nachbarschatsmission” (misión de vecindad), fomentada por los medios misioneros católicos y protestantes, que consideraban la exploración y colonización como un medio para la evangelización. Sin embargo, los inicios de la política colonial alemana estuvo motivada por motivos comerciales, como lo demuestra la creación de la Deutsche Kolonialverein (Unión Colonial Alemana, 1882).

En Estados Unidos, los orígenes de la política colonialista se remontan a la doctrina Monroe: “América para los americanos” (1823), fórmula para oponerse a cualquier reconquista de Hispanoamérica por las potencias surgidas de la Restauración. A fines del siglo XIX el Corolario Olney (1895) retomaría esta doctrina al afirmar que ningún país europeo podría intervenir en el continente americano sin el consentimiento del gobierno estadounidense.

También la ideología colonial se reafirmó, por motivos religiosos o científicos. Colonialismo y misionalización guardaron estrechos vínculos, la Iglesia Católica y las confesiones protestantes extendieron su influencia a escala mundial a través de las misiones. Las Sociedades Geográficas contribuyeron también a la difusión de la ideología colonial: las expediciones para la exploración del interior del continente africano dieron una justificación moral y reforzaron el ideal europeo del universalismo, al tiempo que influyeron en la formación de una opinión pública favorable al expansionismo imperialista.

II

LAS GRANDES ÁREAS DE EXPANSIÓN EUROPEAS EN ÁFRICA Y ASIA

1. El marco histórico de la expansión colonial.

Durante la primera mitad del siglo XIX el Imperialismo colonial contó con escasos partidarios entre los gobiernos europeos o la opinión pública. El sistema mercantilista, soporte teórico del colonialismo en el Antiguo Régimen, entra en crisis con el desarrollo del liberalismo económico. Los teóricos de la escuela de Manchester (Adam Smith, David Ricardo, Jeremy Bentham) son abiertamente anticolonialistas. Las revoluciones de independencia de Estados Unidos y América Latina provocan la crisis definitiva del colonialismo clásico. Gran Bretaña, sin la existencia de países competidores, afianza su hegemonía marítima y propugna una política librecambista en donde no tienen cabida los pactos coloniales.

Sin embargo, a partir de 1870 se inició un relanzamiento del colonialismo. La crisis económica de 1873, la tendencia deflacionista de los precios durante la Gran Depresión y el retorno al proteccionismo marcan el punto de partida de la expansión imperialista. A las crisis cíclicas del capitalismo se une el desarrollo del capitalismo financiero con la multiplicación de sociedades por acciones y entidades de crédito; el tránsito de la libre competencia al capitalismo monopolístico significa, además, la formación de trusts y cártels que aspiran a repartirse el mercado mundial.

El reparto económico del mundo entre grupos monopolísticos y el reparto político entre las grandes potencias constituyeron evidentemente fenómenos distintos, pero la conexión entre ambos es innegable.

Las grandes potencias acometieron el reparto del mundo. En menos de treinta años la fiebre colonial llegó a todos los confines del mundo extraeuropeo. Gran Bretaña y Francia extendieron y consolidaron sus dominios en Asia y se lanzaron a la aventura africana. La Alemania de Bismarck patrocina el reparto de África en la Conferencia de Berlín de 1885, como una continuación de su política de alianzas en Europa. Concluido el reparto, se iniciaron las rivalidades para una redistribución en beneficio de las potencias rezagadas (especialmente Alemania). Como consecuencia las crisis imperialistas inician un periodo de tensiones conocido como “la Paz Armada”, que conduciría a la Primera Guerra Mundial.

2. La formación del Imperio Colonial Británico.

Territorios que formaban el Imperio Británico.

A mediados del siglo XIX Gran Bretaña era la única gran potencia colonial en Europa. A pesar de su política librecambista conservaba un conjunto de dominios a escala mundial. Mantenía cinco tipos de colonias:

1- Puertos de escala, que aseguraban su domino de las rutas marítimas y conquistadas en su mayoría a españoles, franceses y holandeses (Malta, Corfú e Islas Jónicas en el Mediterráneo; Gibraltar, El Cabo, Isla Mauricio, Adén y Ceylán en la ruta hacia la India; Singapur y Hong-Kong en la ruta de China).

2- Factorías comerciales en la costa africana (Sierra Leona y Gambia).

3- Colonias de Plantación, suministradoras de productos tropicales (Antillas, Honduras y Guyana).

4- Los Dominios, eran, sin duda las principales piezas del Imperio Británico. Eran las colonias de poblamiento blanco: Canadá, Sudáfrica, Australia y Nueva Zelanda, destinadas a absorber los excedentes de población.

5- La India, la mayor colonia de explotación. La joya de la Corona.

La política colonial británica inició una profunda transformación a partir de la depresión iniciada en 1873. Las crisis de superproducción, la oleada proteccionista que cerraba los mercados europeos y la competencia alemana y norteamericana obligan a Gran Bretaña a basarse cada vez más en sus colonias. La crisis de 1882 y el declive de su hegemonía económica ante el dominio de las nuevas tecnologías industriales por Alemania y Estados Unidos acentúan esta tendencia. Las dificultades económicas se reflejaron en un sentimiento nacionalista de raíz popular, expresado a través de una prensa, decididamente colonialista. El “jingoísmo”, impulsado por las obras de Kipling en donde se exalta el valor y la misión de la raza blanca (especialmente la anglosajona), contribuyó a su consolidación.

Cuando, con su expansión en África, Gran Bretaña funda nuevas colonias de explotación, a las que añade el protectorado de Egipto y Sudán a principios del siglo XX, reunió un Imperio Colonial de 33 millones de kilómetros cuadrados y 405 millones de habitantes, el más grande y extenso que el planeta haya conocido. Sin embargo, la fuerte inversión financiera en las colonias, junto a la pérdida demográfica, y su retraso tecnológico con respecto a Alemania, se debilita su posición en Europa.

Francia fue el otro país europeo capaz de crear un imperio colonial de dimensiones mundiales, aunque desde luego no comparable al británico. Francia había perdido su antiguo imperio colonial en el siglo XVIII (Guerra de los Siete Años). En 1830, durante el reinado de Carlos X, se había iniciado una tímida penetración en Argelia, aunque los inicios de la colonización francesa en el siglo XIX se realizan durante el II Imperio dentro de la política de prestigio de Napoleón II, cuando sigue la conquista de Argelia y se incorpora Camboya mediante el tratado de Saigón de 1862, que establecía la soberanía francesa en Cochinchina. Hasta la década de 1870 Francia no tiene una política colonial de amplias perspectivas. El afán de recuperar el prestigio internacional tras la derrota en el conflicto francoprusiano de 1870-1871, y la crisis de 1873, empujaron a Francia hacia la aventura colonial. Finalizada la conquista de Argelia se inicia la de Túnez (1881) y completa el dominio de Indochina. La clave del expansionismo francés sería la conquista de las islas de Madagascar y Reunión, enclaves esenciales hacia sus colonias del Sureste asiático. La ocupación francesa de Laos amenazaba el Dominio británico de la India, y fue foco constante de disputas entre ambas potencias. La presencia del estado-tapón de Siam (Tailandia) redujo estas fricciones.

3. La colonización de África.

3. La colonización de África.


3.1 Los inicios de la colonización africana.

Antes de 1880 África era un continente casi desconocido. La ocupación europea se limitaba fundamentalmente a zonas costeras y desembocaduras de los grandes ríos africanos: Níger (que sirvió de vía de penetración para los ingleses), Senegal (para los franceses) y el Congo. La actividad de las Sociedades Geográficas y las exploraciones, especialmente de Brazza y Stanley, posibilitan el conocimiento de la cuenca del Congo como vía de acceso al interior del continente africano y estimulan la rivalidad de las potencias coloniales.

La primera zona de expansión colonial se realiza en el área mediterránea. La apertura del canal de Suez (1869) dejaba abierta la ruta hacia la India y China, y despierta la rivalidad de Francia y Gran Bretaña en el dominio del Mogreb. El papel de Italia y España en la zona va a ser de meros espectadores. La ocupación de Túnez por Francia y de Egipto por Gran Bretaña fue el resultado de un juego de intereses complejos propiciados por la decadencia del Imperio Otomano. Egipto y Túnez eran provincias del Imperio Otomano. La decadencia turca posibilita su dominio por Gran Bretaña y Francia. Gran Bretaña pretendía, con el dominio de Egipto, el control del Mediterráneo Oriental y la ruta de la India a través del Mar Rojo, para más tarde, crear un Imperio en África Oriental, desde El Cairo hasta El Cabo (“imperio vertical”). Francia, por su parte, ambicionaba el dominio de todo el Mogreb e inicia su expansión hacia Túnez. El domino de Túnez provoca el choque entre Francia e Italia, pero gracias al apoyo británico se consolida, finalmente, la conquista francesa en 1881. Túnez constituía un foco de atracción para la emigración francesa e italiana. El poblamiento italiano se hizo mucho más rápido que el francés (60.000 italianos frente a 16.000 franceses), pero la incorporación de Túnez a Italia hubiese permitido el dominio italiano del Mediterráneo central: Sicilia y Túnez podían significar una tenaza de cierre para el tráfico británico hacia el canal de Suez, motivo suficiente para que Gran Bretaña apoyase a Francia frente a las presiones italianas.

El apoyo británico a Francia en Túnez facilita su dominio de Egipto, y pone fin al conflicto franco-británico por el dominio del canal de Suez. Los orígenes de esta rivalidad se remontan a la construcción del canal, obra del ingeniero F. Lesseps con apoyo de capital francés. El endeudamiento de Egipto obligó a vender un importante paquete de acciones de la Compañía del Canal, hasta entonces monopolio franco-egipcio. Gran Bretaña aprovecha la oportunidad, y a través de la banca Rothschild, consigue el 40% de las acciones. Las dificultades financieras egipcias permitieron la creación de la “Caja de la Deuda Pública”, bajo el control franco-británico, lo que en la práctica significaba el condominio solapado de ambas potencias.

Del condominio se pasa al dominio británico tras la revuelta nacionalista y antieuropea que dirige Arabí Pachá en Alejandría (1881). Francia se inhibe y Gran Bretaña aprovecha la ocasión para ocupar militarmente Alejandría e imponer un condominio anglo-egipcio, fórmula peculiar de administración que respetaba, sólo teóricamente, la autonomía egipcia.

El fracaso en Egipto impulsará a Francia hacia la expansión en Marruecos y Norte de África. Para evitar el dominio francés del Mogreb, Gran Bretaña abogará por las pretensiones españolas para limitar el dominio francés. España pretendía ampliar su zona de influencia en Marruecos. A principios del siglo XX, la ocupación de Marruecos se convertirá en uno de los ejes principales de las llamadas “crisis imperialistas” y alimentará el clima de tensiones anterior a la Primera Guerra Mundial.

3.2. Orígenes de la colonización del África Negra.

Al igual que el dominio de África del Norte había desencadenado la rivalidad franco-británica, la colonización de Centroáfrica despierta el interés de Bélgica y Francia, y una tercera potencia en discordia, Portugal.

Los orígenes de la colonización del África Negra se remonta a los proyectos de Leopoldo II de Bélgica. Leopoldo II aprovecha su afán explorador y sus cualidades de diplomático y previsor hombre de negocios para obtener un Imperio colonial para Bélgica. Tras sucesivos y frustrados intentos de obtener Formosa (1865), Abisinia (1868), Mozambique (1869) o Filipinas (1871), fijaría su atención en África Central. Con el apoyo de las Sociedades Geográficas y tras una campaña cuidadosamente preparada, consiguió que se convocara la Conferencia Geográfica de Bruselas (1876), punto de partida de la penetración en el Congo. La actividad, supuestamente filantrópica de Leopoldo II, consiguió vencer los recelos de las potencias europeas. Al mismo tiempo, las exploraciones de Stanley por el curso superior del río Congo (1874-1877) confirmaron que el río era la gran vía de penetración del interior de África. La alianza entre el explorador y el soberano belga se plasmó en la creación de la Asociación Internacional del Congo (1879), empresa con el doble objetivo de explorar y obtener los recursos de la región del Congo.

Paralelamente, Francia había apoyado la expedición del explorador italiano Brazza en el margen derecho del río Congo, en donde había conseguido un acuerdo con el rey congoleño Makoko. El gobierno francés, para desquitarse de la pérdida de influencia en Egipto ratifica el Tratado Brazza-Makoko, y establece un protectorado sobre la orilla derecha del Congo. A su vez, Portugal, que había ocupado el territorio de Cabinda, en la desembocadura , reivindica la soberanía sobre las dos orillas.

En 1861, los ingleses se adueñaron del puerto nigeriano de Lagos e iniciaron el comercio con el interior del país. En 1885, la Conferencia de Berlín reconoció el territorio de Nigeria como zona de influencia británica, lo que permitió que, en 1914, se constituyera el Protectorado y la colonia británica de Nigeria. Por otra parte, Sierra Leona, fuente importante para el comercio de esclavos, se convirtió en colonia británica en 1808 y en 1896 pasó a ser Protectorado.

3.3 La Conferencia de Berlín de 1885: el “Scramble” de Africa

(1885-1898).

Para resolver el conflicto creado sobre la soberanía del Congo, Bismarck, que hasta entonces no se había interesado por el tema colonial, convoca una conferencia en Berlín, cuyos objetivos eran los siguientes:

a) Mantener la política de equilibrio europeo. El sistema de alianzas creado por la diplomacia de Bismarck con el objetivo de mantener la paz en Europa podría derrumbarse por las tensiones generadas en la expansión colonial. Se trataba, pues, de transferir el sistema de Bismarck a las colonias y que Alemania asumiese el mismo papel mediador que había realizado en el orden internacional.

b) Creación de un Imperio Colonial para Alemania. La falta de un imperio colonial era una traba importante para el desarrollo económico alemán; el cierre de los mercados europeos con el retorno al proteccionismo creaba dificultades y ahogaba el ritmo de crecimiento industrial. La posibilidad de obtener mercados potenciales sería, por tanto, un factor a considerar en la tardía incorporación de Alemania a la carrera imperialista.

La Conferencia de Berlín de 1885 reunió a representantes de 12 naciones europeas, además de una representación de Estados Unidos y Turquía para abordar el problema del Congo y establecer las líneas directrices del reparto de África, alejando de momento el riesgo de un conflicto militar de raíz imperialista. Los principios básicos establecidos en la conferencia fueron los siguientes:

- Reconocimiento de la Asociación Internacional Africana, como Estado Libre del Congo bajo la soberanía de Leopoldo II. El parlamento belga le autorizó a gobernar a título personal, aunque más tarde, se integraría en Bélgica. De esta manera el Valle del Congo con todos sus recursos potenciales se confería a una potencia de segundo orden; evitando de esta manera el enfrentamiento directo de franceses, ingleses y alemanes.

- Libertad de navegación por los ríos Níger y Congo, excluyendo su monopolio por ninguna potencia y facilitando el acceso y explotación del interior del continente.

El punto más importante radicó en el reconocimiento de que el control de la costa no implicaba una ocupación efectiva del territorio. Hasta entonces había prevalecido la doctrina que establecía que la ocupación de la costa legalizaba la del interior, sin que fuera necesaria su ocupación inmediata. Esta doctrina desató una carrera colonial desde las zonas costeras al interior, con el fin de controlar la mayor parte de territorios posibles.

Así, prescindiendo de supuestos geográficos, históricos o jurídicos se legalizaba la ocupación efectiva de los territorios africanos. El carácter de la colonización se modificó: el imperialismo militar venció al imperialismo geográfico o económico. Las adquisiciones se multiplicaron y en 1890 África se encontraba totalmente repartida.

En los años siguientes a la Conferencia de Berlín se firman una serie de tratados que permiten efectuar lo que el periódico inglés “The Times” definió como el Scramble de África (el “revoltijo” de África). Gran Bretaña amplió sus dominios en el África Oriental (Uganda, Rhodesia, Bechuanalandia) y occidental (Nigeria); la explotación colonial se realizó primero a través de grandes compañías comerciales, y posteriormente, por el dominio directo de la metrópoli.

En la Conferencia de Berlín, Alemania obtuvo un imperio colonial: Togo, África del Sudoeste (Namibia) y el África Oriental Alemana (Tanzania). En África Oriental el expansionismo británico y alemán chocaron; por ello, ambos países tuvieron que suscribir el tratado de Heligoland (1890) que delimitó sus respectivas áreas de influencia. Así, el proyecto de Cecil Rhodes de crear un inmenso dominio en todo el África Oriental desde El Cairo a El Cabo (“imperio vertical”), unido por ferrocarril y líneas telegráficas, queda imposibilitado por la colonia alemana de Tanzania.

Francia consolida su dominio sobre la orilla derecha del Congo y con el Senegal forma el África Occidental Francesa. Fracasa, sin embargo, el proyecto de formar un Imperio “horizontal”, uniendo el Atlántico con el Indico a través de Sudán. Es precisamente en Sudán donde se produce la más importante crisis colonial de fines del siglo XIX: el incidente de Fachoda (1898). Un ejército francés, dirigido por el general Marchand, avanza hacia el Sudán, al tiempo que un ejército británico, dirigido por Kitchener, desde Egipto. Ambos se encuentran en Fachoda. El ejército francés llega primero, pero su inferioridad militar le obliga a retirarse. El incidente de Fachoda generó un nuevo foco de conflicto franco-británico hasta la firma de la Entente Cordiale (1904), en virtud de la cual Francia reconocía el dominio británico en Egipto y Sudán a cambio de actuar libremente en Marruecos.

El antagonismo franco-británico y los deseos impotentes de España e Italia bloquearon durante quince años la ocupación de Marruecos. Tras la creación de la Entente Cordiale, en 1904, se posibilitó la formación de los protectorados francés y español en Marruecos (Conferencia de Algeciras de 1906). La intervención alemana en el Mogreb (crisis marroquíes de 1905 y 1911), sería un nuevo factor de crisis en el contexto de tensiones imperialistas que anteceden a la Primera Guerra Mundial.

La Conferencia de Berlín también posibilitó el acceso al reparto de África a otras potencias europeas. Portugal reafirmaría su dominio en Angola y Mozambique, además de conservar el territorio de Cabinda en la desembocadura del Congo. España obtendría el protectorado del Río de Oro (Sahara Español) y Río Muni (Guinea). Italia consigue las colonias de Eritrea y Somalia (1890), pero sufre un brusco descalabro en sus intentos de conquista de Abisinia: derrota de Adua frente a los abisinios (1896).

3.4. La Guerra de los Bóers (1898-1902) y el dominio británico de Sudáfrica.

La zona meridional del continente africano también fue escenario de conflictos. La ocupación británica fue muy temprana. Antes del inicio de la expansión colonial contaba con la colonia de El Cabo en la ruta hacia la India (colonia obtenida en el Congreso de Viena de 1815). Los ingleses desplazaron a los bóers (que eran descendientes de antiguos colonos holandeses asentados en África del Sur desde el siglo XVII), hacia el norte del río Orange configurándose dos áreas bien delimitadas: República bóer de Transvaal y el Estado Libre de Orange y colonias británicas de El Cabo y Natal. Sin embargo, en 1886 se descubren importantes yacimientos de oro y diamantes en Transvaal, provocando una avalancha de aventureros ingleses. Poco después, la Compañía Británica de Sudáfrica, controlada por Cecil Rhodes, obtiene en 1890 los derechos de explotación de todas las minas, desde Rhodesia a El Cabo. Además, las colonias bóers dificultaban la construcción del ferrocarril que pretendía construir Rhodes entre El Cabo y El Cairo.

Todas estas circunstancias, especialmente la riqueza minera de Transvaal, explican el inicio de la guerra contra los bóers en 1898. La excusa británica fue el carácter discriminatorio del régimen bóer. Se necesitaban catorce años de residencia para obtener derechos políticos. Fueron insuficientes las reformas políticas del presidente bóer Kruger para impedir la guerra. A pesar de la tenaz resistencia de los colonos bóers, las tropas de Kitchener ocuparon Orange y Transvaal. Finalmente, en el Tratado de Vereenigning (1902) fueron incorporadas al Imperio británico.

4. La colonización de Asia.

La colonización del continente asiático presenta similitudes y diferencias con respecto al reparto de África. En ambos casos los inicios de la colonización fueron similares: establecimiento de factorías comerciales, sobre todo, por Gran Bretaña, que ya en el siglo XVIII inició la penetración en la India por medio de la East Indian Company, o en China, durante la primera mitad del siglo XIX donde las actividades de los comerciantes británicos provocaron la primera de las Guerras del Opio (1839-1842). La apertura del canal de Suez en 1869 abrió la ruta directa hacia Extremo Oriente. Luego, la colonización se propulsó, al igual que en África, a partir de la crisis de 1873: aunque no se dieron unos acuerdos generales similares a los de la Conferencia de Berlín.

Pero, a diferencia de la colonización de África, intervienen potencias no europeas, debido a su situación geográfica: Rusia y Japón; e incluso Estados Unidos actuó en el área del Pacífico, Filipinas y China. Asimismo, a diferencia de la colonización africana, las potencias occidentales no persiguieron en muchos casos el control efectivo del territorio, sino más bien un control financiero y económico (lo que algunos historiadores han denominado semicolonización), siendo el sistema de Protectorado la forma de administración colonial más difundida. Así, las dos modalidades de colonización más difundidas fueron: la distribución en áreas de influencia comercial, sobre todo en China y la obtención de contratos de arrendamiento (concesiones) para explotar minas u otras fuentes de riqueza.

4.1. La hegemonía británica en el Indico.

La intervención en Asia Central la protagonizan Gran Bretaña y Rusia. La principal zona de disputa fue Persia. Los rusos pensaban en construir el ferrocarril transiberiano y tener salida al mar a través del Golfo Pérsico. El acuerdo rusobritánico de 1907 permitió su reparto en dos zonas de influencia, aunque se mantuvo nominalmente la independencia de Persia.

Afganistán aparece como un estado-tapón contra la hipotética expansión rusa hacia la India. Los acuerdos de 1907 que establecieron el reparto de Persia, también permitieron la renuncia rusa a su intervención en la India. A partir de entonces Gran Bretaña mostraría un desinterés sobre Afganistán que acabaría recuperando su independencia.

Territorios que fueron parte del Imperio.

La India fue la pieza clave del imperialismo británico. Su dominio se remonta al siglo XVIII cuando la East Indian Company se encargaba de la explotación y administración del territorio (1777). Con sus 5 millones de kilómetros cuadrados y una población cercana a los 300 millones de habitantes constituía un mercado muy importante para los productos británicos. Suministraba a Gran Bretaña materias primas (especialmente algodón; aunque también era importante el té, yute y aceite). La ruina del artesanado hindú, por la imposición del pacto colonial y la competencia de los productos industriales de la metrópoli, desencadenó un movimiento nacionalista que culminó en la Revuelta de los Cipayos de 1837 (los cipayos eran tropas indígenas al servicio del Imperio Británico), en contra de la occidentalización del país. La consecuencia más importante de la revuelta fue la disolución de la East Indian Company y la incorporación de la India a la Corona (1858). Durante el siglo XVIII y principios del XIX, la India fue el lugar donde muchos de los hijos nacidos en segundo lugar en familias nobiliarias (que no heredarían el estatus familiar, y debían de elegir entre la Iglesia y el Ejército) irían como oficiales de la Armada a hacer fortuna.

Sin embargo el nacionalismo hindú resucita. En 1885 nace un partido nacionalista: el Partido del Congreso, dirigido por intelectuales hindúes formados en universidades anglosajonas y que se orientó hacia posiciones moderadas: la conversión de la India en un dominio similar a Canadá. Pero Gran Bretaña se negó sistemáticamente a conceder la autonomía a un territorio vital para la economía inglesa.

La India estuvo dirigida por un Gobernador General que dependía de la Corona y que era una especie de virrey. La mayor parte del territorio se dividía en distritos provinciales administrados por funcionarios británicos, aunque en 1869 accedieron hindúes occidentalizados. El resto del territorio se administró con varios protectorados, cuyos soberanos fueron en la medida de lo posible fieles a la Corona.

4.2. El “break up” en China.

Posesiones del Imperio Británico en Indochina.

También la búsqueda de mercados y la inversión de capitales son los principales móviles que explicaron la intervención imperialista en China. Desde el siglo XVII China estaba regida por la dinastía Ching. Era un vasto imperio en decadencia, anclado en viejas estructuras de raíz señorial en donde sólo los mandarines (funcionarios progresistas) habían introducido tímidas reformas, pero impidiendo todo tipo de occidentalización.

El comercio extranjero en China estuvo limitado hasta mediados del siglo XIX al puerto de Cantón; aunque desde décadas el contrabando británico y estadounidense había adquirido grandes proporciones, especialmente mediante la introducción de opio. Sus efectos nocivos motivación su prohibición en todo el Imperio Chino. La incautación sucesiva de cargamentos de opio fueron la causa de las Guerras del Opio. La primera Guerra del Opio (1839-1842) finalizó con la cesión a gran Bretaña de Hong Kong y la posibilidad de comerciar con cuatro puertos chinos (Tratado de Nankin, 1842). Tras sucesivos conflictos se acelera la decadencia del Imperio Chino y, con ella, la presencia de nuevas potencias coloniales: Japón y Rusia.

La derrota china contra Japón en 1895 abrió definitivamente al comercio occidental el vasto Imperio Chino. La carrera militar y diplomática fue semejante al “scramble” de África. China se mantuvo como estado independiente, aunque su economía y recursos pasaron a manos de potencias extranjeras. El dominio colonial se ejerció mediante contratos de arriendo que permitieron la explotación de los recursos chinos (carbón, hierro) y el reparto de zonas de influencia que posibilitaban las inversiones de capital y la distribución de los mercados. El llamado “Break Up” de China permitió entre 1895 y 1906 la división del Imperio Chino en cuatro zonas de influencia: Francia controla el área Sudeste; Alemania la región de Shandong; Gran Bretaña la cuenca del Yangi y Rusia el Nordeste. También Estados Unidos se benefició de esta apertura comercial.

La decadencia de China y su reparto colonial motivaron el surgimiento de corrientes nacionalistas que se oponen al dominio extranjero. Se trata, en principio, de movimientos xenófobos y de raíz tradicionalista, como la Revuelta de los Boxers (1900) que fue sofocada por un cuerpo expedicionario internacional. Al mismo tiempo aparecieron otras corrientes nacionalistas, de signo progresista y democrático, organizadas en sociedades secretas y entre las que destacaba la Unión para el Renacimiento de China, fundada en 1894 por Sun Yat Sen y reorganizada en 1911 bajo el nombre de Kuomitang. El Kuomitang organizó la Revolución de 1911 que destronó al último emperador y liquidó el dominio colonial.

III

LOS SISTEMAS DE ADMINISTRACIÓN COLONIAL.

1. El Régimen de Compañías Privilegiadas.

Incluso en la segunda mitad del siglo XIX se siguió recurriendo al sistema mercantilista de Compañías Privilegiadas vigentes ya en los siglos XVII y XVIII. Estas compañías obtenían de sus gobiernos amplias facultades para organizar la explotación y administración de una determinada colonia.

Sin embargo, a partir de la década de 1890 las compañías fueron desplazadas por la administración directa de los Estados que asumieron a través de sus propios funcionarios la administración colonial.

2. El Sistema de Administración Centralizada.

Fue utilizado básicamente por Francia y por aquellos países que imitaron el modelo colonial francés (Bélgica, España, Portugal). Se trataba de incorporar el Imperio Colonial a la estructura administrativa de la metrópoli, como provincias o departamentos. No existía una administración indígena y una élite de funcionarios europeos controlaban políticamente todo el territorio.

Fue el sistema de administración colonial más utilizado por todos los países europeos. Incluso Gran Bretaña adoptó este modelo en muchas colonias aunque a diferencia del modelo francés, no pretendió nunca una absorción por la metrópoli ni su asimilación cultural.

3. El Régimen de Protectorado.

En muchos territorios coloniales con escaso poblamiento europeo se ejerció el sistema de Protectorado, por el que se respetaba el gobierno indígena que organizaba la estructura político-administrativa. Sin embargo, debía de seguir las directrices de la política exterior marcada por la metrópoli.

El sometimiento a la potencia europea que ejercía el protectorado era, no obstante, total; aunque no interesara por diversas razones su conquista. A veces, los protectorados estaban condicionados por la presencia de fuerzas militares o promovidos por conferencias internacionales (por ejemplo la de Algeciras de 1906 que estableció los protectorados francés y español). El sistema lo utilizaron la mayoría de potencias tanto en África como, tal vez más, en Asia.

4. El “self-government” en los Dominios Británicos.

En las colonias inglesas donde existía un fuerte poblamiento blanco se instauró un “self-government” o gobierno que actuaba de forma autónoma en la política interior aunque debía de someterse a las directrices británicas en política exterior. Se permitía la instauración de un Parlamento autónomo. Estados Dominios (Sudáfrica, Nueva Zelanda, Australia y Canadá) acabaron independizándose: Estatuto de Westminster de 1931, y fueron la base de la Commonwealth Británica.

Cartel propagandístico de las grandezas del Imperio.

Fuente: monografias









Sistemas Politicos, Sociales y Economicos

Constitucionalismo

Las instituciones políticas surgidas de la Revolución Francesa instauraron un modelo de estado liberal de derecho más puro que el inglés, aunque posteriormente, a lo largo del siglo XIX, las fuerzas de la reacción conservadora consiguieron adueñarse del rumbo de la historia de Francia y moderar los planteamientos iniciales.

Poco más de un mes después de que el pueblo parisiense tomara La Bastilla, los representantes electos del tercer estado, convertidos en Asamblea Nacional, Declarationaprobaron la famosa Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano(26 de agosto de 1789), que representa la materialización de los principios teóricos elaborados por los filósofos de la Ilustración y por los fundadores del liberalismo. Los hombres “nacen y permanecen libres e iguales”; los derechos naturales e imprescindibles de los hombres son “la libertad, la seguridad y la resistencia a la opresión”; la libertad queda definida como “poder hacer todo aquello que no perjudique a los demás”. El derecho de propiedad quedó consagrado como “inviolable y sagrado”, del que nadie podía ser privado sino por necesidad pública y con la consiguiente indemnización. Se consagró el derecho de todo ciudadano a la libertad individual y a su expresión pública: “todo ciudadano podrá hablar, escribir e imprimir libremente”.

La Constitución de 1791 se sintetizó en su preámbulo de Declaración de derechos y en el resto del articulado establece las instituciones de gobierno y la coordinación entre los diversos órganos de poder. Monarquía constitucional, división de poderes, parlamento unicameral (la Asamblea Nacional) son algunas de las características de Robespierre de 1793, de corta duración estableció un régimen republicano y el sufragio universal por vez primera en la historia. Posteriormente, Francia, en 1870, adoptó definitivamente el sistema republicano.

Hoy en día no se concibe la existencia de un estado sin el soporte de una Constitución. Ésta es un sistema de normas jurídicas que pretende regular los aspectos fundamentales de la vida política de un Estado: es la “ley de leyes”, en el sentido de que todas las demás leyes y normas han de supeditarse a lo establecido en la Constitución; es decir, tendrán rango inferior.


Republicanimo

La tradición republicana se remonta a Aristóteles, que es quien (en Política VIII) establece la gran oposición entre libertad -como no dominación y como autogobierno- frente a la falta de libertad del esclavo. En la tradición republicana, libertad se opone a tiranía. Surge de la necesidad de un Estado que no sólo haga respetar la ley, sino que contribuya a minimizar o amortiguar la dominación y la dependencia. Por eso también hay republicanos que defienden la propuesta de una renta básica como un derecho constitutivo de ciudadanía. Porque para los republicanos la base de la libertad es la independencia social.

Nacionalismo

El Nacionalismo es un tema político de gran importancia que surgió también con la Revolución Francesa. El bloqueo que tenían las naciones absolutistas (con Monarquía Absoluta) en Europa, con gran apoyo de la Gran Bretaña, estaban temerosas de que las ideas radicales de Francia se extendieran. A causa de esto, se desencadenó una guerra, que desde el punto de vista de los franceses, significaba en resumidas cuentas, la supervivencia o no de los principios revolucionarios.

La Convención levantó en pocos meses un ejército de más de tres millones de hombres para defender las fronteras de Francia frente a los ataques del absolutismo. Fue una guerra popular en la que la pasión de los combatientes sólo puede explicarse como resultado de la identificación de estos cuatro componentes: pueblo-nación-revolución-Francia. Un ardor patriótico recorrió Francia y el sentimiento nacional fue extraordinariamente reforzado.

Se extendió por toda Europa el liberalismo, creando al mismo tiempo en esos países un sentimiento que dejó tras sí el toque nacionalista: nacionalismos republicanos y liberales, en unos casos, tradicionalistas y conservadores en otros, pero nacionalismo al fin y al cabo. La ideología y el sentimiento nacionalista constituyeron una idea-fuerza que generó unos movimientos de largo alcance que cambiaron las fronteras de Europa a los largo del siglo XIX hasta bien entrado el siglo XX. Los pueblos que habían alcanzado un elevado grado de conciencia nacional lucharon por su independencia, es decir, por convertirse en naciones-estado, por su soberanía nacional.

Federalismo

Poco antes de la Revolución Francesa tuvo lugar la lucha de los colonos de Nueva Inglaterra contra el dominio colonial inglés. Como es sabido, la guerra de la independencia finalizó victoriosamente y los Estados Unidos de América quedaron constituidos como nación indepdndiente. La Revolución americana se realizó bajo el impulso de los hechos, no fue precedida, como en Francia, de una larga maduración ideológica ni fue el producto de doctrinas originales. Sin embargo, dio un sistema político que, si bien mantiene las coordenadas esenciales del estado liberal, contiene innovaciones interesantes.

El dominio británico sobre América del Norte estaba constituido por 13 colonias. Tras la declaración de independencia (4 de julio de 1776), los trece nuevos estados no desearon inicialmente integrarse en una unidad política superior. Se consideraban independientes con respecto a la antigua metrópoli e independientes unos de otros. En 1787 se adoptó una Constitución Federal (1787).

El federalismo es el sistema político basado en la distribución territorial del poder opuesto al centralismo. Frente al modelo francés de estado unitario, surgió un modelo norteamericano de estado federal. En los estados federales, el gobierno y las instituciones centrales de poder coexisten con las instituciones políticas de los estados federados (que, según los países, pueden denominarse también regiones, landers, nacionalidades). Éstos poseerán sus propias asambleas legislativas y sus propios gobiernos. Las competencias y atribuciones del quehacer público vendrán distribuidas entre los órganos centrales del estado y los distintos estados federados.

Por regla genera, al estado federal o central se le reservan asuntos exteriores (incluido comercio exterior), defensa y política económica general (dado que cualquier país federal constituye un mercado unificado en el contexto de un determinado modelo socio-económico). Las instituciones políticas centrales se adaptarán también a este esquema; así, el Parlamento adoptará el sistema bicameral, pero con un contenido y unas raíces distintas de los parlamentos bicamerales de la vieja Europa. La Cámara baja (Cámara de representantes en Estados Unidos) estará formada por representantes de los estados, los mismos para cada estado, independientemente del número de habitantes del mismo. Será la “representación” de los estados y se ocupará fundamentalmente de las cuestiones que atañen a las federaciones.

La constitución federal norteamericana influyó en diversos estados de América Latina (México, Venezuela, Brasil, Argentina) y posteriormente el sistema federal ha sido adoptado por numerosos países de todo el mundo, especialmente por aquellos estados en cuyo seno conviven diversas nacionalidades (es el caso de la India y lo fue de la dividida Yugoslavia y de la desaparecida U.R.S.S., etc.)

Socialismo

Socialismo es el término general que se da a las doctrinas (y a los sistemas políticos que se inspiran en ellas) que sostienen las necesidad de eliminar la propiedad privada de los medios de producción para lograr una sociedad sin clases.

Marxismo

Es una corriente de pensamiento económico que se basa en los principios de Karl Marx, quien sostuvo que la ganancia empresarial (plusvalía) se generaba cuando los capitalistas explotaban a los trabajadores: Los capitalistas pagaban solamente el valor de reposición de la fuerza de trabajo y obtenían un valor de uso muy superior por el empleo de esa fuerza. Es decir, pagan al trabajador para que éste tenga los bienes y servicios que necesita para vivir y reproducirse y ellos se enriquecen obteniendo más plusvalía.

Marx asumió que el obrero (proletario) sería siempre pagado con salarios de subsistencia y que el capitalista tendría cada vez más ingresos, por lo que previó una separación en clases que dividiría la sociedad en “dos grandes campos enemigos”. Según Marx, esto terminaría en una revolución social que impondría la propiedad colectiva de los medios producción y posteriormente el socialismo.

Las teorías de Marx han sido fuertemente criticadas y rebatidas por el amplio desarrollo de la ciencia económica surgido a partir de su muerte y no son seguidas más que por una muy pequeña fracción de los economistas modernos.

Comunismo

El comunismo como sistema real fue consecuencia del pensamiento de Marx y de la acción política de Lenin, quien encabezó el primer estado socialista: la U.R.S.S. (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) que se suponía, llegaría al comunismo.

Todo inició con los pensamientos socialistas de Marx: los medios de producción propiedad social y dictadura de los obreros. Con el triunfo de la Revolución Rusa en 1917, Lenin expropió fábricas y hace explotaciones agrícolas y de todo tipo de empresas, existía un control del Estado basado en soviets (que eran los obreros soberanos). Poco apoco los soviets pierden autonomía y se crea una dictadura unipersonal, esto llevó a la U.R.S.S. a un régimen autoritario y dictatorial. Posteriormente, Stalin coloca toda la agricultura bajo control del Estado e inaugura un régimen totalitarista.Comunismo

Con el comunismo en la U.R.S.S. se tuvieron algunos logros en materia de armamentos, infraestructura e industria pesada, pero el saldo final fue realmente magro. Colas para adquirir productos de primera necesidad de mala calidad, desabastecimiento constante, mercado negro y un ínfimo nivel de vida fueron típicos de la U.R.S.S. y de otros países donde se estableció el sistema. Finalmente, en 1989, el sistema cayó por el peso de sus propias ineficiencias sin haber liberado jamás el combate decisivo para el cual tanto tiempo se había preparado. De allí en adelante casi todas las naciones que fueron comunistas están empeñadas en construir regímenes democráticos y economías de mercado (capitalistas).


Lenismo

Se considera la versión más extrema del marxismo, que inspirada por Lenin, logró hacerse con el poder en Rusia en 1917. Se caracterizó por estar en contra del imperialismo, al que consideraba una nueva fase del capitalismo por lo que propugnó las luchas de “liberación nacional”. Sus partidarios, agrupados en partidos comunistas que formaron la Tercera Internacional, se organizaron de un modo vertical y jerárquico, muy disciplinado, influyendo con sus métodos a partidos de inspiración ideológica muy diferente, al punto de que puede hablarse de un modelo lenista de partido político ext4ndi por muy diferentes naciones y corrientes políticas.

Totalitarismo

El totalitarismo, en sus formas clásicas -el régimen de Hitler y el régimen ruso durante la vida de Stalin- fue una dominación instituida a partir de una interpretación delirante de la realidad y que utilizaba como medios la movilización social y el terror masivo. Puede entenderse como la forma de dominación total específica de la sociedad moderna. Sólo aparece cuando las fuerzas sociales son ahogadas y sometidas a la opacidad. Representa un proyecto de unificación, de fusión de la sociedad con el estado, un intento de dominio sin límites y sin derechos. Después de la muerte de Stalin, en el régimen de la URSS, el ” totalitarismo clásico o delirante” dio paso a un ” totalitarismo débil” o “tardío” que se conformaba con mantener su dominio social y político pero que había renunciado al control completo.

Capitalismo

Sistema económico donde el capital está en manos de propietarios privados. La carga ideológica del concepto y su uso poco riguroso impiden considerarlo, en propiedad, como un término científico; es recomendable, por lo tanto, emplear el término economía de mercado para hacer referencia a las sociedades modernas corrientemente llamadas capitalistas. sistema social donde el capital está en manos de personas privadas y donde el trabajo se lleva a cabo no como un deber de costumbre o bajo coacción, sino por la recompensa material que recibe el trabajador: el salario.piramide_de-capitalismo
El capitalismo también se diferencia del socialismo, pues admite la conveniencia y la necesidad de la propiedad privada. Cuando la competencia es amplia y el Estado se reserva el monopolio de un vasto conjunto de empresas, o cuando los precios están regulados políticamente, suele hablarse de un sistema mixto, o de una economía mixta; cuando el nivel de intervención estatal es amplio y no existe un sector privado de real envergadura es frecuente que las decisiones políticas y económicas se entremezclen, del mismo modo en que confluyen los grupos políticos y empresariales: en ese caso se habla, generalmente, de un sistema mercantilista, utilizando este término por la semejanza con los sistemas que existían en Europa durante el auge de esa corriente de pensamiento.
Puede decirse, sin exagerar, que la ciencia económica surge con la maduración de las sociedades capitalistas: su campo es el análisis del mercado, de la competencia, de la firma, de la asignación de recursos y de muchos otros objetos de estudio que no tenían una existencia generalizada en sociedades anteriores.

Feudalismo

Se denomina feudalismo a la organización social, política y económica basada en el feudo que predominó en la Europa occidental entre los siglos IX y XV. Se trataba de propiedades de terrenos cultivados principalmente por siervos, parte de cuya producción debía ser entregada en concepto de “censo” (arriendo) al amo de las tierras, en la mayoría de los casos un pequeño noble (señor) nominalmente leal a un rey.

Fuente: eumed

Categorías:Sociedad Etiquetas: , , ,

Patrimonios de la Humanidad

¿Que es un Patrimonio de la Humanidad?

Un lugar declarado Patrimonio de la Humanidad, es un sitio específico (sea bosque, montaña, lago, cueva, desierto, edificación, complejo, ciudad u obra inmaterial) que ha sido nominado y confirmado para su inclusión en la lista mantenida por el Programa Patrimonio de la Humanidad, administrado por el Comité del Patrimonio de la Humanidad de la Unesco compuesto por 21 estados miembros que son elegidos por la Asamblea General de Estados Miembros por un período determinado.[1] Se le denomina también Patrimonio Mundial. El objetivo del programa es catalogar, preservar y dar a conocer sitios de importancia cultural o natural excepcional para la herencia común de la humanidad. Bajo ciertas condiciones, los sitios mencionados pueden obtener financiación para su conservación del Fondo para la conservación del Patrimonio de la Humanidad. Fue fundado por la Convención para la cooperación internacional en la protección de la herencia cultural y natural de la humanidad, que posteriormente fue adoptado por la conferencia general de la UNESCO el 16 de noviembre de 1972. Desde entonces, 184 países han ratificado la convención. La primera ciudad catalogada como “Patrimonio Cultural de la Humanidad” fue Quito en 1978, conjuntamente con la ciudad polaca de Cracovia.

¿Que es la UNESCO?

Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura, es un organismo especializado de las Naciones Unidas. Se fundó el 16 de noviembre de 1945 con el objetivo de contribuir a la paz y a la seguridad en el mundo mediante la educación, la ciencia, la cultura y las comunicaciones. Tiene su sede en París y su Director General es Koichiro Matsuura, de nacionalidad japonesa.

Se dedica a orientar a los pueblos en una gestión más eficaz de su propio desarrollo a través de los recursos naturales y los valores culturales, con la finalidad de obtener el mayor precio posible de la modernización, sin que por ello se pierdan la identidad y la diversidad cultural, la alfabetización, etc.

En la educación, este organismo asigna prioridad al logro de la educación elemental adaptada a las necesidades actuales. Colabora con la formación de docentes, planificadores familiares y vivienda, administradores educacionales y alienta la construcción de escuelas y la dotación de equipo necesario para su funcionamiento.

UNESCO
UNESCO

Las actividades culturales buscan la salvaguarda del patrimonio cultural mediante el estímulo de la creación y la creatividad y la preservación de las entidades culturales y tradiciones orales, así como a promoción de los libros y la lectura.

En materia de información, la Unesco promociona la libre circulación de ideas por medios audiovisuales, fomenta la libertad de prensa y la independencia, el pluralismo y la diversidad de los medios de información, vía el Programa Internacional para la Promoción de la Comunicación.

¿Cual fue el origen de los Patrimonios de la Humanidad?

En 1959, el gobierno egipcio decidió construir la presa de Asuán, lo que generaría la inundación del valle en el que se encontraban tesoros de enorme valor arqueológico como los templos de Abu Simbel. Entonces la UNESCO lanzó una campaña internacional de protección, a pesar de las apelaciones de los gobiernos de Egipto y Sudán. Los templos de Abu Simbel y de File fueron levantados, movidos a un sitio más alto y rejuntados pieza por pieza

Sitio nº 86: Menfis y su necrópolis, incluyendo las pirámides de Giza.
Sitio nº 86: Menfis y su necrópolis, incluyendo las pirámides de Giza.

El coste del proyecto fue de aproximadamente 80 millones de dólares estadounidenses, de los cuales casi la mitad fue obtenida de 50 países. Se consideró ampliamente un éxito, y llevó al desarrollo de nuevas campañas de protección, como la de salvar Venecia y su laguna, las ruinas de Mohenjo-Daro en Pakistán o el templo Borobudur en Indonesia. La UNESCO inició así, junto con el Consejo Internacional de Monumentos y Sitios, una convención para proteger el patrimonio cultural común de la humanidad.

El "Gran Teatro" en La Habana Vieja, zona declarada en 1986.
El “Gran Teatro” en La Habana Vieja, zona declarada en 1986.

Los Estados Unidos iniciaron la idea de combinar conservación cultural con conservación natural. En una conferencia de la Casa Blanca en 1965 se pidió por una “entidad para el patrimonio de la humanidad” para preservar “las áreas naturales y sitios históricos del mundo para el presente y futuro de toda la humanidad”. En 1968 la Unión Mundial para la Conservación desarrolló propuestas similares, que fueron presentadas en 1972 en una conferencia de la ONU sobre ambiente humano en Estocolmo, Suecia.

Un sólo texto fue aprobado por todas las partes, y la “Convención para la protección del Patrimonio Cultural y Natural del Mundo” fue adoptada por la Conferencia General de la UNESCO el 16 de noviembre de 1972.

¿Cuales son los criterios para elejir un patrimonio historico?

A fines de 2004, había seis criterios en el ámbito cultural y cuatro en el ámbito natural. En 2005 esto se modificó para que sólo haya un grupo de diez criterios. Para ser incluido en el la lista de Patrimonios de la Humanidad un sitio debe tener un sobresaliente valor universal y debe satisfacer al menos uno de los siguientes criterios de selección:

Testimoniar un importante intercambio de valores humanos a lo largo de un periodo de tiempo o dentro de un área cultural del mundo, en el desarrollo de la arquitectura o tecnología, artes monumentales, urbanismo o diseño paisajístico.

Aportar un testimonio único o al menos excepcional de una tradición cultural o de una civilización existente o ya desaparecida.

Ofrecer un ejemplo eminente de un tipo de edificio, conjunto arquitectónico o tecnológico o paisaje, que ilustre una etapa significativa de la historia humana.

Ser un ejemplo eminente de una tradición de asentamiento humano, utilización del mar o de la tierra, que sea representativa de una cultura (o culturas), o de la interacción humana con el medio ambiente especialmente cuando éste se vuelva vulnerable frente al impacto de cambios irreversibles.

Estar directa o tangiblemente asociado con eventos o tradiciones vivas, con ideas, o con creencias, con trabajos artísticos y literarios de destacada significación universal. El comité considera que este criterio debe estar preferentemente acompañado de otros criterios.

Contener fenómenos naturales superlativos o áreas de excepcional belleza natural e importancia estética.

Ser uno de los ejemplos representativos de importantes etapas de la historia de la tierra, incluyendo testimonios de la vida, procesos geológicos creadores de formas geológicas o características geomórficas o fisiográficas significativas.

Ser uno de los ejemplos eminentes de procesos ecológicos y biológicos en el curso de la evolución de los ecosistemas.

Contener los hábitats naturales más representativos y más importantes para la conservación de la biodiversidad, incluyendo aquellos que contienen especies amenazadas de destacado valor universal desde el punto de vista de la ciencia y el conservacionismo.

Desde 1992 la interacción entre el hombre y el medio ambiente es reconocido como paisaje cultural.


¿Cuales son los sitios “Patrimonio de la Humanidad”?

Estos son los sitios: Patrimonio de la humanidad:

Afganistán

2002 El alminar y restos arqueológicos de Jam
2003 Paisaje cultural y Restos arqueológicos del valle de Bamiyan

Albania

1992 Butrint

Alemania
1978 Catedral de Aix la Chapelle
1981 La Residencia de Würtzburg con los jardines de la Corte y la Plaza de la Residencia
1981 Catedral de Spire
1983 Iglesia de peregrinación de Wies
1984 Castillos de Augustusburg y Falkenlust en Brühl
1985 Catedral de Santa María e Iglesia de San Miguel de Hildesheim
1986 Tréveris- Monumentos romanos, Catedral e Iglesia de Nuestra Señora
1987 Ciudad hanseática de Lübeck
1990 Palacios y parques de Potsdam y Berlín
1991 Abadía y Altenmüscher de Lorsch
1992 Minas de Rammelsberg y ciudad histórica de Goslar
1993 Monasterio de Maulbronn
1993 Ciudad de Bamberg
1994 Iglesia Colegiata, Castillo y Ciudad vieja de Quedlinburg
1994 Fábrica siderúrgica de Völklingen
1995 Sitio fosilífero de Messel
1996 El Bauhaus y sitios en Weimar y Dessau
1996 Catedral de Colonia
1996 Monumentos commemorativos a Luther en Eisleben y Wittenberg
1998 Weimar clásico
1999 La Wartburg
1999 Museumsinsel (Isla de los museos), Berlin
2000 Isla monástica de Reichenau
2000 El reino de los jardines de Dessau-Wörlitz
2001 Complejo industrial de la mina de carbón de Zollverein en Essen
2002 Sección mediana alta del Valle del Rin
2002 Centros Históricos de Stralsund y Wismar

Argelia
1980 La Kalâa de Béni-Hammad
1982 Timgad
1982 Djémila
1982 Tipasa
1982 Valle de M’Zab
1982 Tassili n’Ajjer
1992 Casbah de Argel

Argentina
1981 Los Glaciares
1984 Parque nacional de Iguazú
1999 Cueva de las Manos, Río Pinturas
1999 Península Valdés
2000 Manzana y estancias jesuíticas de Córdoba 2000 Parques naturales de Ischigualasto y Talampaya
2003 Quebrada de Humahuaca

Argentina/Brasil
1984 Misiones Jesuíticas de los Guaraníes : San Ignacio Mini, Santa Ana, Nuestra Señora de Loreto y Santa María Mayor (Argentina), ruinas de Sao Miguel das Missoes (Brasil).

Armenia
1996,2000 Monasterio de Haghpat
2000 Monasterio de Geghard y Valle Alto del Azat
2000 Catedral e iglesias de Echmiatsin y Sitio Arqueológico de Zvarnots

Australia
1981 Región de los Lagos Willandra
1981 Parque nacional Kakadu
1981 La Gran Barrera
1982 Reserva natural de Tasmania
1982 Islas de Lord Howe
1986 Bosques lluviosos de la región centro-este de Australia
1987 Parque nacional de Ulurú-Kata Tjuta
1988 Trópicos húmedos de Queensland
1991 Bahía Shark, Australia occidental
1992 Isla Fraser
1994 Sitios fosilíferos de mamíferos (Riversleigh-Naracoorte)
1997 Islas Heard y McDonald
1997 Isla Macquarie
2000 Región de las Montañas Azules
2003 Parque Nacional de Purnululu

Austria
1996 Centro histórico de la ciudad de Salzburgo
1996 Palacio y Jardines de Schönbrunn
1997 Paisaje cultural de Hallstatt-Dachstein/Salzkammergut
1998 La línea de ferrocarril de Semmering
1999 Ciudad de Graz-centro histórico
2000 Paisaje cultural de la Wachau
2001 Centro histórico de Viena

Austria / Hungría
2001 Paisaje cultural de Fertö/Neusiedlersee

Azerbaiyán
2000 Ciudad fortificada de Baku con el palacio de Shirvanshah y la Torre de la Vergen

Bangladesh
1985 Ruinas de Vihara Búdica de Paharpur
1985 Histórica Ciudad-Mezquita de Bagerhat
1997 Los Sundarbans

Belarús/Polonia
1979 Bosque de Belovezhskaya Puscha-Bialowieza
2000 Conjunto del castillo de Mir

Bélgica
1998 La Grand-Place de Bruselas
1998 Los cuatro elevadores del Canal del Centro y su entorno, La Louvière y Le Roeulx (Hainault)
1998 Beguinajes flamencos
1999 Atalayas de Flandes y Walonia
2000 Catedral de Nuestra Señora de Tournai
2000 Centro histórico de Brujas
2000 Principales viviendas del arquitecto Víctor Horta (Bruselas)
2000 Minas neolíticas de silex de Spiennes (Mons)

Belice
1996 Sistema de Reservas de la Barrera del Arrecife de Bélice

Benin
1985 Palacios reales de Abomey

Bolivia
1987 Ciudad de Potosí
1990 Misiones jesuíticas de Chiquitos
1991 Ciudad histórica de Sucre
1998 Fuerte de Samaipata
2000 Parque Nacional Noel Kempff Mercado
2000 Tiwanaku: centro espiritual y político de la cultura Tiwanaku

Botswana
2001 Tsodilo

Brasil
1980 Ciudad histórica de Ouro Preto
1982 Centro histórico de la Ciudad de Olinda
1985 Centro histórico de Salvador de Bahía
1985 Santuario del Buen Jesús de Congonhas
1986 Parque nacional Iguaçu
1987 Brasilia
1991 Parque nacional de la Sierra de Capivara
1997 Centro histórico de São Luis
1999 Centro histórico de Diamantina
1999 Bosque Atlántico – Reservas del sudeste
1999 Costa del descubrimiento – Reservas del bosque Atlántico
2000 Complejo de Conservación del Pantanal
2000, 2003 Complejo de la Conservación de la Amazonía Central
2001 Islas atlánticas brasileñas: Reservas de Fernando de Noronha y Atolón de las Rocas
2001 Áreas protegidas del Cerrado: Parques Nacionales de Chapada dos Veadeiros y Emas
2001 Centro histórico de la ciudad de Goiás

Bulgaria
1979 El Caballero de Madara
1979 Iglesia de Boyana
1979 Iglesias rupestres de Ivanovo
1979 Tumba tracia de Kazanlak
1983 Parque nacional Pirin
1983 Antigua ciudad de Nessebar
1983 Reserva natural de Srebarna
1983 Monasterio de Rila
1985 Tumba tracia de Svechtari

Camboya
1992 Angkor

Camerún
1987 Reserva de fauna de Dja

Canadá
1978 Parque nacional histórico de L’Anse aux Meadows
1978 Parque nacional Nahanni
1979 Parque provincial de los Dinosaurios
1981 Isla Anthony
1981 Sector del Precipicio de los Bisontes “Head-Smashed-In Buffalo Jump Complex”
1983 Parque nacional Wood Buffalo
1984 Parque de las montañas Rocosas canadienses
1985 Distrito histórico de Quebec
1987 Parque nacional Gros Morne
1995 Ciudad vieja de Lunenburg
1999 Parque de Miguasha

Canadá/Estados Unidos de América
1979 Tatshenshini-Alsek, Parque Nacional de Kluane, Parque Nacional y Reserva de Wrangell-St.-Elias, y Parque Nacional de la Bahía de los Glaciares
1995 Parque Internacional de la Paz Glacier-Waterton

Chile
1995 Parque nacional de Rapa Nui
2000 Iglesias de Chiloé
2003 Casco Histórico de la Ciudad Puerto de Valparaíso

China
1987 Monte Taishan
1987 Sitio del Hombre de Pekín en Zhoukoudian
1987 Mausoleo del Primer Emperador Qin
1987 La Gran Muralla
1987 Grutas de Mogao
1987 Palacio Imperial de las Dinastías Ming y Qing
1990 Monte Huangshan
1992 Región de interés panorámico e histórico de Huanglong
1992 Región de interés panorámico e histórico del Valle de Jiuzhaigou
1992 Región de interés panorámico e histórico de Wulingyuan
1994 Residencia de montañas y templos vecinos en Chengde
1994 Conjunto de antiguos edificios de la montañas de Wudang
1994, 2000, 2001 Conjunto histórico del Palacio de Potala, Lhassa
1994 Templo y cementerio de Confucio, la residencia de la familia Kong en Qufu
1996 Parque nacional de Lushan
1996 Paisaje panorámico del Monte Emei, incluyendo el paisaje panorámico del Gran Buda de Leshan
1997 Ciudad vieja de Lijiang
1997 Ciudad vieja de Ping Yao
1997, 2000 Jardines clásicos de Suzhou
1998 Palacio de verano, jardín imperial de Beijing
1998 Templo del cielo, altar imperial de sacrificio en Beijing
1999 Monte Wuyi
1999 Esculturas rupestres de Dazu
2000, 2003 Tumbas imperiales de las dinastías Ming y Qing
2000 Grutas de Longmen
2000 Antiguos poblados del sur de Anhui-Xidi y Hongcun
2000 Monte Qingcheng y sistema de irrigación de Dujiangyan
2001 Grutas de Yungang
2003 Tres ríos paralelos de las areas protegidas Yunnan

Chipre
1980 Paphos
1985, 2001 Iglesias pintadas de la región de Troodos
1998 Choirokoitia

Colombia
1984 Puerto, Fortalezas y conjunto monumental de Cartagena de Indias
1994 Parque nacional Los Katios
1995 Parque arqueológico de San Agustín
1995 Parque arqueológico nacional de Tierradentro
1995 Centro histórico de Santa Cruz de Mompox

Costa Rica
1997, 2002 Parque nacional de Isla del Coco
1999 Zona de conservación de Guanacaste

Costa Rica/Panamá
1983 Reservas de la cordillera de Talamanca / Parque Nacional La Amistad

Côte d’Ivoire
1982 Parque nacional de Taï
1983 Parque nacional de Comoé

Côte d’Ivoire/Guinea
1981 Reserva Natural Integral del Monte Nimba

Croacia
1979 Ciudad vieja de Dubrovnik
1979 Núcleo histórico de Split con el Palacio de Dioclesiano
1979, 2000 Parque nacional de Plitvice
1997 Ciudad histórica de Trogir
1997 Conjunto Episcopal de la basílica de Eufrasio en el Centro Histórico de Porec
2000 Catedral de Santiago de Sibenik

Cuba
1982 Ciudad vieja de La Habana y su sistema de Fortificaciones
1988 Trinidad y el Valle de los Ingenios
1997 Castillo de San Pedro de la Roca, Santiago de Cuba
1999 Parque nacional Desembarco del Granma
1999 Valle de Viñales
2000 Paisaje arqueológico de las primeras plantaciones de café del sudeste de Cuba
2001 Parque nacional Alejandro de Humboldt

Dinamarca
1994 Túmulos, piedras rúnicas et Iglesia de Jelling
1995 Catedral de Roskilde
2000 Castillo de Kronborg

Dominica
1997 Parque nacional de Morne Trois Pitons

Ecuador
1978, 2001 Islas Galápagos
1978 Ciudad de Quito
1983 Parque nacional Sangay
1999 Centro histórico de Santa Ana de los Ríos de Cuenca

Egipto
1979 Antigua Tebas y su necrópolis
1979 Monumentos de Nubia de Abu Simbel en Philae
1979 El Cairo islámico
1979 Menfis y su Necrópolis, la zona de las pirámides desde Gizeh hasta Dahshur
1979 Abu Mena
2002 Zona de Santa Catalina

El Salvador
1993 Sitio arqueológico de Joya de Cerén

Eslovaquia
1993 Vlkolinec
1993 Spissky Hrad y sus Monumentos culturales asociados
1993 Banská Stiavnica

Eslovenia
1986 Grutas de Skocjan

España
1984 Parque y Palacio Güell y Casa Milá en Barcelona
1984 Monasterio y Sitio del Escorial, Madrid
1984 Catedral de Burgos
1984 Alhambra, Generalife y Albaicín, Granada
1984 Centro histórico de Córdoba
1985 Monumentos de Oviedo y del reino de Asturias
1985 Cuevas de Altamira
1985 Ciudad vieja de Segovia y su Acueducto
1985 Ciudad vieja de Santiago de Compostela
1985 Ciudad vieja de Avila e iglesias extra-muros
1986, 2001  Arquitectura mudéjar de Aragón
1986 Parque nacional de Garajonay
1986 Ciudad vieja de Cáceres
1986 Ciudad histórica de Toledo
1987 Catedral, Alcázar y Archivo de Indias de Sevilla
1988 Ciudad vieja de Salamanca
1991 Monasterio de Poblet
1993 Conjunto arqueológico de Mérida
1993 El Monasterio Real de Santa María de Guadalupe
1993 El Camino de Santiago de Compostela
1994 Parque nacional de Doñana
1996 Ciudad histórica fortificada de Cuenca
1996 La Lonja de la Seda de Valencia
1997 Palau de la música catalana y hospital de San Pau, Barcelona
1997 Las Médulas
1997 Monasterios de San Millán de Yuso y de Suso
1998 Arte rupestre del Arco Mediterráneo de la Península Ibérica
1998 Universidad y recinto histórico de Alcalá de Henares
1999 Ibiza, biodiversidad y cultura
1999 San Cristóbal de La Laguna
2000 Sitio Arqueológico de Atapuerca
2000 Palmeral de Elche
2000 Iglesias románicas catalanas del valle del Boí
2000 Muralla romana de Lugo
2000 Conjunto arqueológico de Tarragona
2001 Paisaje cultural de Aranjuez
2003 Conjuntos Monumentales Renacentistas de Úbeda y Baeza

Estados Unidos de América
1978 Mesa Verde
1978 Yellowstone
1979 Independence Hall
1979 Parque nacional Everglades
1979 Parque nacional del Gran Cañón
1980 Parque nacional Redwood
1981 Parque nacional Olympic
1981 Parque nacional Mammoth Cave
1982 Sitio histórico del Estado de Cahokia Mounds
1983 Parque nacional Great Smoky Mountains
1983 Fortaleza y sitio histórico de San Juan de Puerto Rico
1984 Parque nacional Yosemite
1984 Estatua de la Libertad
1987 Parque nacional de los Volcanes de Hawai
1987 Monticello y la Universidad de Virginie a Charlottesville
1987 Parque nacional histórico de Chaco
1992 Pueblo de Taos
1995 Parque nacional de la Cuevas de Carlsbad

Estonia
1997 Centro histórico ( Ciudad vieja ) de Talín

Etiopía
1978 Iglesias talladas en la roca de Lalibela
1978 Parque nacional Simen
1979 Fasil Ghebi
1980 Valle bajo del Omo
1980 Axoum
1980 Tiya
1980 Valle bajo del Aouache

Federación de Rusia
1990 Kizhi Pogost
1990 Centro histórico de San Petersburgo y conjuntos monumentales anexos
1990 El Kremlin y la Plaza Roja, Moscú
1992 Monumentos históricos de Novgorod y su entorno
1992 Conjunto histórico de las Islas Solovetsky
1992 Monumentos de Vladimir y de Souzdal
1993 Conjunto arquitectural de la Laura de la Trinidad-San-Sergio en Sergiev Posad
1994 Iglesia de la Ascención en Kolomenskoyé
1995 Bosques vírgenes de Komi
1996, 2001 Volcanes de Kamchatka
1996 Lago Baikal
1998 Montañas doradas del Altai
1999 Cáucaso del Oeste
2000 Conjunto del monasterio de Ferapontov
2000 Conjunto histórico y arquitectónico del Kremlin de Kazan
2001 Sikhote-Alin Central
2003 Ciudadela, Antigua Ciudad y Forteleza de Derbent

Federación de Rusia/ Lituania
2000 Istmo de Courlandia

Federación de Rusia/ Mongolia
2003 Cuenca de Nuur Basin

Filipinas
1993 Parque marino del Arrecife de Tubbataha
1993 Iglesias barrocas de Filipinas
1995 Arrozales en terrazas de las cordilleras de Filipinas
1999 Parque nacional del río subterráneo de Puerto Princesa
1999 Ciudad histórica de Vigan

Finlandia
1991 Fortaleza de Suomenlinna
1991 Antigua Rauma
1994 Iglesia vieja de Petäjävesi
1996 Fábrica de tratamiento de madera y de cartón de Verla
1999 Sitio funerario de la Edad del Bronce de Sammallahdenmäki

Francia
1979 Grutas decoradas del valle de Vezère
1979 Basílica y colina de Vézelay
1979 Catedral de Chartres
1979 Monte St. Michel y su bahía
1979 Palacio y parque de Versalles
1981 Abadía cistercience de Fontenay
1981 Catedral de Amiens
1981 Teatro Antiguo y su entorno, y el Arco del Triunfo de Orange
1981 Palacio y parque de Fontainebleu
1981 Monumentos romanos y románicos de Arles
1982 Salina real de Arc-et-Senan
1983 Golfos de Girolata y de Porto, reserva natural de Escándola y los Calenches de Piana en Córcega.
1983 Iglesia de St. Savin-sur-Gartempe
1983 Plazas Stanislas, de la Carrière y de Alliance en Nancy
1985 Puente de Gard
1988 Estrasburgo-Gran Isla
1991 París, orillas del Sena
1991 Catedral de Notre-Dame, antigua Abadía de St.Remi y Palacio de Tau en Reims
1992 Catedral de Bourges
1995 Centro histórico de Aviñón
1996 Le Canal du Midi
1997 Ciudad fortificada histórica de Carcasona
1998 Sitio histórico de Lyon
1998 Caminos de Santiago de Compostela en Francia
1999 Jurisdicción de Saint-Emilion
2000 Valle de la Loire entre Sully-sur-Loire y Chalonnes
2001 Provins, ciudad medieval de ferias

Francia/España
1997 Pirineos/Mont Perdu

Gambia
2003 Isla James y los lugares asociados

Georgia
1994 Catedral de Bagrati y Monasterio de Ghélati
1994 Reserva de la ciudad-museo de Mtskheta
1996 Alto Svaneti

Ghana
1979 Fuertes y castillos de Volta, de Accra y regiones del centro y oeste de Ghana
1980 Construcciones tradicionales Asante

Grecia
1986 Templo de Apolo Epicuro en Bassae
1987 Sitio arqueológico de Delfos
1987 La Acrópolis de Atenas
1988 Monte Athos
1988 Meteora
1988 Monumentos paleocristianos y bizantinos de Tesalónica
1988 Sitio arqueológico de Epidauro
1988 Ciudad medieval de Rodas
1989 Mystras
1989 Sitio arqueológico de Olympia
1990 Delos
1990 Monasterio de Dafni, Osios Loukás y Néa Moní de Quíos
1992 Pythagoreion y Heraion de Samos
1996 Sitio arqueológico de Vergina
1999 Sitios arqueológicos de Micenas y Tirinto
1999 El centro histórico (Chorá) con el monasterio de San Juan el Teólogo y la gruta de la Apocalipsis sobre la isla de Pátmos

Guatemala
1979 Antigua Guatemala
1979 Parque nacional de Tikal
1981 Parque arqueológico y ruinas de Quirigua

Haití
1982 Parque nacional histórico: Ciudadela, Sans Souci y Ramiers

Honduras
1980 Ruinas mayas de Copán
1982 Reserva de la biosfera de Río Plátano

Hungría
1987, 2002 Budapest, incluyendo las Orillas del Danubio, el Barrio del Castillo de Buda y la Avenida Andrássy
1987 Poblado Antiguo de Hollókö y sus alrededores
1996 Abadía Milenaria Benedictina de Pannonhalma y su entorno natural
1999 Parque Nacional del Hortobágy – la Puszta
2000 Necropolis paleocristiana de Pécs (Sopianae)
2002 Paisaje cultural histórico de la región Vitícola de Tokaj

Hungría/Eslovaquia
1995, 2000 Grutas del karst de Aggtelek y del karst de Eslovaquia

India
1983 Grutas de Ajanta
1983 Fuerte de Agra
1983 Taj Mahal
1983 Grutas de Ellora
1984 Templo del Sol en Konarak
1984 Conjunto de Monumentos de Mahabalipuram
1985 Parque nacional de Keoloadeo
1985 Parque nacional de Kaziranga
1985 Santuario de fauna de Manas
1986 Iglesias y conventos de Goa
1986 Conjunto de Monumentos de Hampi
1986 Fatehpur Sikri
1986 Conjunto de Monumentos de Khajuraho
1987 Parque nacional de Sundarbans
1987 Templo de Brihadisvara en Thajavur
1987 Grutas de Elefanta
1987 Conjunto de Monumentos de Pattadakal
1988 Parque nacional de Nanda Devi
1989 Monumentos budistas de Sanchi
1993 Tumba de Humayun, Delhi
1993 Qtub Minar y sus Monumentos, Delhi
1999 Línea ferroviaria himalaya de Darjeeling
2002 Conjunto de templos de Mahabodhi en Bodhgaya
2003 Abrigos rupestres de Bhimbetka

Indonesia
1991 Conjunto de Prambanan
1991 Conjunto de Borobudur
1991 Parque nacional de Komodo
1991 Parque nacional de Ujung Kulon
1996 Sitio de los primeros hombres de Sangiran
1999 Parque nacional de Lorentz

Irán (República Islámica de)
1979 Meidan Eman, Isfahán
1979 Persépolis
1979 Tchoga Zanbil
2003 Takht-e Sulaiman

Iraq
1985 Hatra
2003 Ashur (Qal’at Sherqat)

Irlanda
1993 Conjunto arqueológico del valle del Boyne
1996 Skellig Michael

Islas Salomón
1998 Rennell Este

Israel
2001 Ciudad vieja de Acre
2001 Parque nacional Masada
2003 Ciudad Blanca de Tel-Aviv – El Movimiento Moderno

Italia
1979 Arte rupestre de Val Camónica
1980 La iglesia y el Convento dominicano de Santa Maria delle Grazie con « La Ultima Cena » de Leonardo da Vinci
1982 Centro histórico de Florencia
1987 Plaza del Duomo, Pisa
1987 Venecia y su Laguna
1990 Centro histórico de San Gimignano
1993 I Sassi di Matera
1994 Ciudad de Vicenza, villas de Paladio en Veneto
1995 Centro histórico de Siena
1995 Crespi d’Adda
1995 Centro histórico de Nápoles
1995 Ferrara, ciudad del renacimiento y su delta del Po
1996 Monumentos paleocristianos de Rávena
1996 Centro histórico de Pienza
1996 Castel del Monte
1996 Los trulli de Alberobello
1997 Zona arqueológica de Agrigento
1997 Su Nuraxi de Barumini
1997 Palacio Real del siglo XVIII de Caserte con el Parque, el Acueducto de Vanvitelli y el Complejo de San Leucio
1997 Villa romana de Casale
1997 Catedral, Torre Cívica y la Gran Plaza, Modena
1997 El jardín botánico (Orto Botanico), Padua
1997 Portovenere, Cinque Terre y las Islas (Palmaria, Tino y Tinetto)
1997 La Costa Amalfitana
1997 Las residencias de la Casa Real de Savoya
1997 Zonas arqueológicas de Pompeya, Herculano y la Torre Annunziate
1998 Centro histórico de Urbino
1998 Zona arqueológica y basílica patriarcal de Aquiles
1998 Parque nacional de Cilento y del valle de Diano con los sitios arqueológicos de Paestum y Velia y la Certosa di Padula
1999 Villa Adriana
2000 Ciudad de Verona
2000 Isole Eolie (Islas Eólicas)
2000 Asís, la basílica de San Francisco y otros sitios franciscanos
2001 Villa de Este, Tivoli
2002 Las ciudades del barroco tardío en el Valle de Noto (sur-este de Sicilia)
2003 Los Sacri Monti de Piemonte y de Lombardía

Italia/Santa Sede
1980 Centro histórico de Roma, los bienes de la Santa Sede situados en la ciudad que beneficia de los derechos de extraterritorialidad y San Paolo Fuori le Mura

Jamahiriya Árabe Libia
1982 Sitio arqueológico de Leptis Magna
1982 Sitio arqueológico de Sabratha
1982 Sitio arqueológico de Cirene
1985 Sitio rupestre de Tadrart Acacus
1986 Ciudad vieja de Ghadames

Japón
1993 Monumentos budistas en el Area de Horyu-ji
1993 Himeji-jo
1993 Yakushima
1993 Shirakami-Sanchi
1994 Monumentos históricos de la antigua Kyoto (ciudades de Kyoto, Uji y Otsu)
1995 Poblados históricos de Shirakawa-go y Gokayama
1996 Santuario shinto de Itsukushima
1996 Memorial de la Paz en Hiroshima (Cúpula de Gembaku)
1998 Monumentos históricos de la antigua Nara
1999 Santuarios y templos de Nikko
2000 Sitios Gusuku y bienes asociados del reino de las Ryukyu

Jerusalén
1981 Ciudad vieja de Jerusalén y sus murallas

Jordania
1985 Qusair Amra
1985 Petra

Kazakstán
2003 El Mausoleo de Khoja Ahmad Yasawi

Kenya
1997 Parque nacional/Selva natural del Monte Kenya
1997, 2001 Parques nacionales del Lago Turkana
2001 Ciudad vieja de Lamu

Letonia
1997 Centro histórico de Riga

Libano
1984 Anjar
1984 Baalbek
1984 Biblos
1984 Tiro
1998 Ouadi Qadisha o Valle Santo y bosque de los cedros de Dios (Horsh Arz el-Rab)

Lituania
1994 Centro histórico de Vilnius

Luxemburgo
1994 Ciudad de Luxemburgo : barrios antiguos y fortificaciones

Macedonia, Ex-República Yugoslava de
1979 Región de Ohrid con sus aspectos históricos culturales y su entorno natural

Madagascar
1990 Reserva natural integral de Tsingy de Bemaraha
2001 Colina real de Ambohimanga

Malasia
2000 Parque de Kinabalu
2000 Parque Nacional de Gunung Mulu

Malawi
1984 Parque nacional Lago Malawi

Mali
1988 Tombuctú
1988 Ciudades antiguas de Djenné
1989 Precipicios de Bandiagara (País Dogón)

Malta
1980 Templos megalíticos de Malta
1980 Ciudad vieja de La Valette
1980 Hipogeo de Hal Saflieni

Marruecos
1981 Medina de Fez
1985 Medina de Marrakech
1987 Ksar de Aït-Ben-Haddou
1996 Ciudad histórica de Meknes
1997 Medina de Tétuan (Antigua Titawin)
1997 Sitio arqueológico de Volubilis
2001 Medina de Essaouira (antigua Mogador)

Mauritania
1989 Parque nacional del Banc d’Arguin
1996 Antiguos ksour de Ouadane, Chinguetti, Tichitt et Oualata

México
1987 Centro histórico de Oaxaca y zona arqueológica de Monte Albán
1987 Ciudad prehispánica de Teotihuacan
1987 Centro histórico de México y Xochimilco
1987 Ciudad prehispánica y parque nacional de Palenque
1987 Sian Ka’an
1987 Centro histórico de Puebla
1988 Centro histórico de Guanajuato y sus minas adyacentes
1988 Ciudad prehispánica de Chichén-Itzá
1991 Centro histórico de Morelia
1992 Ciudad prehispánica de El Tajín
1993 Pinturas rupestres de la Sierra de San Francisco
1993 Centro histórico de Zacatecas
1993 Santuario de ballenas de El Vizcaíno
1994 Primeros monasterios del siglo XVI, sobre las laderas del Popocatepetl
1996 Ciudad prehispánica de Uxmal
1996 Zona de monumentos históricos de Querétaro
1997 Hospicio Cabañas, Guadalajara
1998 Zona arqueológica de Paquimé, Casas Grandes
1998 Zona de monumentos históricos de Tlacotalpán
1999 Zona de monumentos arqueológicos de Xochicalco
1999 Ciudad histórica fortificada de Campeche
2002 Antigua Ciudad Maya de Calakmul, Campeche
2003 Misiones franciscanas de la Sierra Gorda de Querétaro

Mozambique
1991 Isla de Mozambique

Nepal
1979 Parque nacional de Sagarmatha
1979 Valle de Katmandú
1984 Parque nacional de Royal Chitwan
1997 Lumbini, lugar de nacimiento de Buda

Nicaragua
2000 Ruinas de León Viejo

Níger
1991 Reservas Naturales de Aïr-Ténéré
1996 Parque nacional de W de Níger

Nigeria
1999 Paisaje cultural de Sukur

Noruega
1979 Barrio de Bryggen en Bergen
1979 Iglesia de madera de Urnes
1980 Røros
1985 Pinturas rupestres de Alta

Nueva Zelanda
1990 Te Wahipounamu, zona sud este de Nueva Zelandia
1990 Parque nacional Tongariro
1998 Islas subantárticas de Nueva Zelanda

Omán
1987 Fuerte de Bahla
1988 Sitios arqueológicos de Bat, Al-Khutm et Al-Ayn
1994 Santuario del Oryx árabe
2000 La ruta del incienso

Paises Bajos
1995 Schokland y sus alrededores
1996 Línea de defensa de Amsterdam
1997 Zona histórica de Willemstad, centro de la ciudad y puerto, Antillas Holandesas
1997 Red de molinos de Kinderdijk-Elshout
1998 Ir. D.F. Woudagemaal (Estación de bombeo a vapor de D.F. Wouda)
1999 Droogmakerij de Beemster (Pólder de Beemster)
2000 Rietveld Schröderhuis (Casa Rietveld Schröder)

Pakistán
1980 Ruinas arqueológicas de Mohenjo Daro
1980 Taxila
1980 Ruinas budistas de Takh-i-Bahi y Sahr-i-Bahlol
1981 Monumentos históricos de Thatta
1981 Fuerte y Jardines de Shalimar en Lahore
1997 Fuerte de Rothas

Panamá
1980 Fortificaciones de la costa caribeña de Panamá : Portobelo-San Lorenzo
1981 Parque nacional Darién
1997, 2003 Sitio arquelógico de Panamá Viejo y el Distrito Histórico de la Ciudad de Panamá

Paraguay
1993 Misiones jesuíticas de la Santísima Trinidad de Paraná y Jesús de Tavarangue

Perú
1983 Ciudad de Cuzco
1983 Santuario histórico de Machu Picchu
1985 Parque nacional Huascarán
1985 Sitio arqueológico de Chavín
1986 Zona arqueológica de Chan Chan
1987 Parque nacional de Manú
1988 Centro histórico de Lima
1990 Parque nacional del Río Abiseo
1994 Líneas y geoglifos de Nazca y de Pampas de Jumana
2000 Centro histórico de la ciudad de Arequipa

Polonia
1978 Minas de sal de Wieliczka
1978 Centro histórico de Cracovia
1979 Campo de concentración de Auschwitz
1980 Centro histórico de Varsovia
1992 Ciudad vieja de Zamosc
1997 Ciudad medieval de Torun
1997 Castillo de la Orden teutónica de Malbork
1999 Kalwaria Zebrzydowska: conjunto arquitectónico manierista y paisajístico y parque de peregrinación
2001 Iglesias de la Paz en Jawor y Swidnica
2003 Iglesias de Madera del sur de pequeña Polonia

Portugal
1983 Convento de Cristo en Tomar
1983 Zona Central del Pueblo de Angra do Heroismo en las Azores
1983 Monasterio de Batalha
1983 Monasterio de los Jerónimos y Torre de Belem, Lisboa
1986 Centro histórico de Évora
1989 Monasterio de Alcobaça
1995 Paisaje cultural de Sintra
1996 Centro histórico de Porto
1998 Sitios de arte rupestre prehistórico del valle del Côa
1999 Bosque de laurisilva de Madeira
2001 Centro histórico de Guimarães
2001 Región vitícola del Alto Duero

Reino Unido
1986 Parque de Studley Royal y ruinas de la Abadía de Fountains
1986 Stonehenge, Avebury y sitios asociados
1986 Castillos y murallas del Rey Eduardo en Gwynedd
1986 Isla de Santa Kilda
1986 Garganta de Ironbridge
1986 Calzada de los Gigantes y su costa
1986 Catedral y castillo de Durham
1987 Muro de Adriano
1987 Ciudad de Bath
1987 Palacio de Blenheim
1987 Palacio y Abadía de Westminster e Iglesia de Santa Margarita
1988 Isla de Henderson
1988 Catedral y Abadía de San Agustín e Iglesia de San Martín de Canterbury
1988 Torre de Londres
1995 Reserva de fauna salvaje de la Isla de Gough
1995 Ciudad vieja y Ciudad nueva de Edimburgo
1997 Marítimo Greenwich
1999 Corazón neolítico de las Orcadas
2000 Ciudad histórica de St. George y fortificaciones asociadas, Bermudas
2000 Paisaje industrial de Blaenavon
2001 Costa de Dorset y del este de Devon
2001 Fábricas del valle del Derwent
2001 Saltaire
2001 New Lanark
2003 Reales Jadines Botánicos de Kew

República Árabe Siria
1979 Ciudad vieja de Damasco
1980 Sitio de Palmira
1980 Ciudad vieja de Bosra
1986 Ciudad vieja de Aleppo

República Centroafricana
1988 Parque nacional del Manovo-Gounda St.Floris

República Checa
1992 Centro histórico de Cesky Krumlov
1992 Centro histórico de Telc
1992 Centro histórico de Praga
1994 Iglesia de San Juan de Nepomuceno, lugar de peregrinación en Zelena Hora
1995 Kutna Hora : Centro histórico con la iglesia de Santa Bárbara y la Catedral de Nuestra Señora de Sedlec
1996 Paisaje cultural de Lednice-Valnice
1998 Jardines y castillo de Kromeríz
1998 Reserva del pueblo histórico de Holašovice
1999 Castillo de Litomyšl
2000 Columna de la Santísima Trinidad en Olomuc
2001 Casa Tugendhat en Brno
2003 Barrio Judío y la Basílica de San Procopio de Trebic

República de Corea
1995 Gruta de Sokkuram
1995 Templo de Haeinsa Changgyong P’ango, depósitos de tablillas de la Tripitaka Coreana
1995 Santuario de Chongmyo
1997 Fortaleza de Hwasong
1997 Complejo del Palacio de Ch’angdokkung
2000 Zonas históricas de Kyongju
2000 Sitios de dólmenes de Koch´ang, Hwasun y Kanghwa

República Democrática del Congo
1979 Parque nacional Virunga
1980 Parque nacional de Kahuzi-Biega
1980 Parque nacional Garamba
1984 Parque nacional Salonga
1996 Reserva de fauna de Okapis

República Democrática Popular Lao
1995 Ciudad de Luang Prabang
2001 Vat Phou y los antiguos establecimientos asociados del paisaje cultural de Champasak

República Dominicana
1990 Ciudad colonial de Santo Domingo

República Unida de Tanzania
1979 Zona de conservación de Ngorongoro
1981 Parque nacional de Serengeti
1981 Ruinas de Kilwa Kisiwani y de Songo Mnara
1982 Reserva de caza de Selous
1987 Parque nacional del Kilimanjaro
2000 Ciudad de piedra de Zanzíbar

Rumania
1991 Delta del Danubio
1993 Monasterio de Horezu
1993 Iglesias de Moldavia
1993 Poblados de Transilvania con iglesias fortificadas
1999 Fortalezas dacias de los montes de Orastia
1999 El conjunto de iglesias de madera de Maramures
1999 Centro histórico de Sighisoara

Saint Kitts y Nevis
1999 Parque nacional de la fortaleza de Brimstone Hill

Santa Sede
1984 Ciudad del Vaticano

Senegal
1978 Isla de Gorée
1981 Parque nacional de Niokolo-Koba
1981 Parque nacional de aves de Djoudj
2000 Isla de San Luis

Seychelles
1982 Atolón de Aldabra
1983 Reserva natural del Valle de Mai

Sri Lanka
1982 Ciudad santa de Anuradhapura
1982 Ciudad antigua de Polonnaruva
1982 Ciudad vieja de Sigiriya
1988 Reserva forestal de Sinharaja
1988 Ciudad sagrada de Kandy
1988 Ciudad vieja de Galle y sus fortificaciones
1991 Templo de Oro de Dambulla

Sudáfrica
1999 Sitio de homínidos fósile


Las 7 maravillas del mundo

Las Siete Maravillas del Mundo o también llamadas Siete Maravillas del Mundo Antiguo eran un conjunto de obras arquitectónicas que los helenos, especialmente los de la época helenística, consideraban dignas de ser visitadas; por ser para ellos como monumentos a la creación y el ingenio humano.

De todas ellas sólo una, la Gran Pirámide, permanece en pie pese a las intenciones presentes y pasadas de reconstruir algunas de ellas.

Origen y problemas de la lista

La lista clásica se basa en un breve poema de Antípatro de Sidón hacia (125 adC) o Antípatro de Tesalónica (entre 20 adC y 20 ddC) en el que el poeta alaba las Siete Maravillas del Mundo. Esta lista originalmente mencionaba la Puerta de Istar en las murallas

de Babilonia en vez del faro de Alejandría. Modificaciones posteriores efectúan dicho reemplazo.

Sin embargo, se conservan referencias de otras listas anteriores realizadas por el historiador Herodoto, o el ingeniero Filó de Bizancio, aunque sus escritos no han sobrevivido, excepto como referencias.

En otros listados son los Jardines Colgantes de Babilonia los que no figuran, estado en su lugar las Murallas de la misma ciudad.

Relacionado con la lista en sí suele surgir el tema de por qué Siete y no otro número. No existe una respuesta definitiva, pero el siete era para los griegos y también para ciertas partes de su imperio un número perfecto. Siete son las veces que había que perdonar, según los hebreos y la interpretación del Antiguo Testamento, siete fueron después los pecados capitales, etc.

De la misma forma todas son construcciones humanas y que los griegos pudieran admirar . No se recoge ninguna maravilla natural ni ninguna ruina, por majestuosa que ésta fuera. En parte es por eso que se habla de una octava maravilla del mundo: la torre de Babel, el zigurat de Babilonia; pero este edificio estaba en ruinas cuando llegaron los soldados de Alejandro Magno y la lista de maravillas data de 200 años después. Pero esta posibilidad de una maravilla más ha contribuído a acuñar la frase Octava Maravilla del Mundo para denominar a toda obra humana que se adelanta a su tiempo.

Las Siete Maravillas del Mundo (de arriba a abajo y de izquierda a derecha): la Gran Pirámide de Giza, los Jardines colgantes de Babilonia, el Templo de Artemisa en Éfeso, la Estatua de Zeus en Olimpia, el Mausoleo de Halicarnaso, el Coloso de Rodas y el Faro de Alejandría.

Estas Maravillas, ordenadas según el período de su construcción, son las siguientes:

1) La Gran Pirámide de Giza. Terminada alrededor del año 2570 adC, fue utilizada como tumba o cenotafio del faraón Jufu, denominado Keops por Herodoto. Ubicada en Giza, Egipto, es la única de las siete maravillas que aún se puede contemplar.

2) Los Jardines colgantes de Babilonia. Construidos en 605 adC – 562 adC. Ubicados en la ciudad de Babilonia, actual Iraq. Perduraron hasta 126 adC, cuando la ciudad fue destruida definitivamente por los partos.

3) El templo de Artemisa o Artemision en Éfeso (actual Turquía). Construido hacia 550 adC y destruido por un incendio intencionado en 356 adC, Alejandro Magno ordenó su reconstrucción, culminada tras su muerte en el año 323 adC. Este nuevo templo, que debe ser considerado como el incluido dentro de la lista de las maravillas, fue destruido a su vez por los godos durante un saqueo en el año 262.

4)La Estatua de Zeus en Olimpia. Esculpida hacia 430 adC por Fidias. Ubicada en el interior del templo dedicado al propio Zeus en Olimpia, Grecia, desapareció entre 393, año en que el emperador Teodosio el Grande prohibió el culto pagano, y 426, en que Teodosio II ordenó la demolición de los monumentos de Olimpia.

5)El Sepulcro de Mausolo (Mausoleo) en Halicarnaso. Construido hacia 353 adC y situado en la ciudad griega de Halicarnaso, actual Bodrum (Turquía). Se mantuvo en pie a lo largo de los siglos, pero una serie de terremotos hizo que hacia 1404 ya hubiera quedado reducido a ruinas.

6)El Coloso de Rodas. Construido entre 294 adC y 282 adC. Ubicado a la entrada del puerto de la isla de Rodas, Grecia, fue derribado por un terremoto en el año 223 adC, por lo que fue la más efímera de las maravillas.

7) El Faro de Alejandría. Construido entre 285 adC y 247 adC en la isla de Pharos, en Alejandría (Egipto), para guiar a los navíos que se dirigían al puerto de la ciudad. Al igual que la tumba de Mausolo dio nombre genérico a todos los grandes monumentos funerarios que la siguieron, la torre de Faros (Pharos) hizo lo propio con las torres de señales para la navegación. El Faro perduró hasta que los terremotos de 1303 y 1323 lo redujeron a escombros; en el año 1480, sus restos fueron reutilizados en la construcción de una fortaleza cercana.

Las evidencias de su existencia

Sobre muchas de estas maravillas se conserva una breve descripción literaria, pero no su imagen real. Así del Coloso de Rodas no se sabe que forma ni qué apariencia tenía; pero se descarta, por motivos técnicos, que tuviera las piernas abiertas sobre la entrada del puerto de Rodas, como representaciones posteriores nos lo han mostrado. Sobre el Faro y el Mausoleo existen dibujos y descripciones en monedas y del Templo de Artemisa se puede suponer su diseño por otros templos contemporáneos suyos.

La existencia de los Jardines Colgantes no ha sido verificada, y el que muchos relatos griegos sobre la Babilonia conquistada por Alejandro Magno no los mencionaran hacía pensar que fueron fantasías de los soldados alejandrinos al llegar a las exuberantes riberas del Éufrates, tras haber transitado por inmensas regiones áridas y desérticas en su marcha por el Imperio Persa. Sin embargo, excavaciones arqueológicas han encontrado cimientos de una gran construcción y el sistema de riego, por lo que su existencia se tiene por probable.

De las siete maravillas sólo tres fueron destruidas por causas naturales: el Faro de Alejandría, el Coloso y el Mausoleo, por terremotos. Otra (el Artemision de Efeso) fue destruida por obra humana, y debemos suponer que otras dos también (los jardines colgantes de Babilonia reducidos a ruinas junto con la ciudad y la estatua de Zeus en Olimpia víctima del pillaje). Incluso la Gran Pirámide ha sufrido a lo largo de los siglos la sustracción de su revestimiento de blanca piedra caliza.

Nuevas maravillas del mundo

Nuevas maravillas del mundo (o Siete maravillas del mundo moderno), son aquellas que resultaron elegidas en un concurso internacional inspirado en la lista de las Siete Maravillas del Mundo Antiguo. La iniciativa partió del cineasta suizo Bernard Weber, fundador de la empresa suiza, New Open World Corporation (NOWC), organizadora del evento.


Países que albergan las Nuevas siete maravillas del mundo.

1) Chichén Itzá : Se localiza en Yucatán, México.Y su nombre significa en maya Chich’en (Orilla del pozo) maya Itzá (Brujo de agua). “En la orilla del Pozo del Brujo de agua” o bien Chichén Itzá Huasteco Ch’iich’en (en estado/apariencia de pájaro), Huasteco Itzam’ (Serpiente) Serpiente Emplumada es el nombre del que fue uno de los principales asentamientos de los mayas durante el período Posclásico en la Península de Yucatán. Se localiza al sureste de Mérida, capital del estado mexicano de Yucatán.

2)El Coliseo (Colosseum en latín), originalmente llamado Anfiteatro Flavio (Amphitheatrum Flavium), es un gran edificio situado en el centro de la ciudad de Roma, capital de Italia. En la antigüedad poseía un aforo para 50000 espectadores, con ochenta filas de gradas. Los que estaban cerca de la arena eran el Emperador y los senadores, y a medida que se ascendía se situaban los estratos inferiores de la sociedad. En el Coliseo tenían lugar luchas de gladiadores y espectáculos públicos. Se construyó justo al Este del Foro Romano, y las obras empezaron entre el 70 d.C. y el 72 d.C, bajo mandato del emperador Vespasiano. El anfiteatro, que era el más grande jamás construido en el Imperio Romano, se completó en el 80 dC por el emperador Tito, y fue modificado durante el reinado de Domiciano.

3)Cristo Redentor: La estatua de Cristo Redentor está situada a 709 metros sobre el nivel del mar, y se localiza en la ciudad de Río de Janeiro, en la cima del Cerro del Corcovado. Tiene una altura total de 38 m, pero 8 m pertenecen al pedestal. Fue inaugurado el 12 de octubre de 1931, después de cerca de cinco años de obras.
La construcción de un monumento religioso en la ciudad fue sugerido por primera vez en 1859, por el padre Pedro Maria Boss y la Princesa Isabel. Se retomó la idea en 1921, cuando se aproximaba la conmemoración por el centenario de la Independencia.

4)Gran muralla china : La Gran Muralla China (chino tradicional: 長城, chino simplificado: 长城, pinyin: Cháng Chéng, “Larga fortaleza” es una antigua fortificación china construida para proteger el imperio de China desde el siglo III adC de los ataques de los nómadas xiongnu de Mongolia y Manchuria. El principal propósito del muro no era impedir que fuera atravesado, sino más bien impedir que los invasores trajeran caballerías con ellos.
La muralla es extraordinariamente larga, con 7.300 km de este a oeste, desde el paso de Shanghai, cerca de Bohai (Golfo de Zhili) hasta el Paso de Jiayu (en la actual provincia de Gansu). Sin contar sus ramificaciones y construcciones secundarias, cubre 6.400 km desde la frontera con Corea al borde del río Yalu hasta el desierto de Gobi, cruzando siete provincias.

5)Machu Picchu
: Machu Picchu (del quechua machu, viejo, y picchu cima, es decir, “cima vieja” es el nombre contemporáneo que se da a una antigua llacta inca de piedra construida principalmente a mediados del siglo XV en el promontorio rocoso que une las montañas Machu Picchu y Huayna Picchu en la vertiente oriental de los Andes Centrales, al sur del Perú. Su nombre original habría sido Picchu o Picho.
Según documentos de mediados del siglo XVI, Machu Picchu habría sido una de las residencias de Pachacútec o Inca Yupanqui (el más grande emperador inca, 1438-1470). Sin embargo, algunas de sus mejores construcciones y el evidente carácter ceremonial de la principal vía de acceso a la llacta demostrarían que ésta fue usada como santuario religioso. Ambos usos: el de palacio y santuario, no habrían sido incompatibles. Algunos expertos parecen haber descartado, en cambio, un supuesto carácter militar, por lo que los populares calificativos de “fortaleza” o “ciudadela” podrían haber sido superados.

6) Petra: es un importante enclave arqueológico en Jordania, y la capital del antiguo reino nabateo. El nombre de Petra significa piedra en griego.
El sitio de Petra se localiza en un valle angosto, al este del valle de la Aravá, a unos 80 kilómetros al sur del Mar Muerto. Los restos más célebres de Petra son sin duda sus construcciones labradas en la misma roca del valle; en particular, los edificios conocidos como la Tesorería y el Templo de los leones alados.

7)Taj Mahal: El Taj Mahal (hindi : ताज महल, urdu : تاج محل) es un complejo de edificios construido entre 1631 y 1654 en la ciudad de Agra, estado de Uttar Pradesh, India, a orillas del río Yamuna, por el emperador musulmán Sha Jahan de la dinastía mogol. El imponente conjunto se erigió en honor de su esposa favorita, Arjumand Bano Begum — más conocida como Mumtaz Mahal — quien murió dando a luz a su 14º hijo, y se estima que la construcción demandó el esfuerzo de unos 20.000 obreros.
El Taj Mahal está considerado el más bello ejemplo de arquitectura mogola, estilo que combina elementos de la arquitectura islámica , persa , india e incluso turca. El monumento ha logrado especial notoriedad por el carácter romántico de su inspiración. Aunque el mausoleo cubierto por la cúpula de mármol blanco es la parte más conocida, el Taj Mahal es un conjunto de edificios integrados.

Maravilla honorífica

Maravilla honorífica, excluida de la votación, alegando ser la más antigua y la única que aún perdura de las Siete Maravillas del Mundo Antiguo. Realmente, excluida ante la gran oposición de las autoridades culturales egipcias, tales como Zahi Hawass, secretario general del Consejo Superior de Antigüedades del gobierno egipcio, que calificó a este concurso de “operación publicitaria”.

Gran Pirámide de Giza
Sistema de votaciónCualquier persona interesada en participar debió registrar un correo electrónico en el sitio web de la corporación y elegir sus favoritos. Las votaciones también fueron posibles vía SMS y a través de un número telefónico de pago. En la práctica nada impedía que una misma persona votara más de una vez, siempre y cuando lo hiciera desde un correo electrónico o SMS distinto. Se pudo votar por una sola candidata y recibir un certificado de la votación específica mediante el pago de dos dólares estadounidenses. La corporación vendió artículos de souvenir alusivos al concurso.En cada voto gratuito se eligieron siete candidatas de una larga lista que se formó inicialmente por la corporación convocante y que se incrementó a pedido de diversos países o de solicitudes masivas de votantes. En los últimos meses de la votación sólo participaron los 21 candidatos que hasta entonces habían obtenido la mayor votación.Ante las protestas del gobierno egipcio en la etapa final, se eliminó de esa lista a las Pirámides de Giza, hecho que fue hábilmente disimulado por los organizadores asignándole a ésta el estatus de Candidata Honoraria, debido a que es la única de las Siete Maravillas del Mundo Antiguo que permanece en pie.

En esta selección se admitieron estructuras creadas desde que la humanidad existe hasta el año 2000, con la condición de que estuviesen en pie en la actualidad. Los resultados fueron dados a conocer el 07.07.07, es decir, el 7 de julio de 2007 en el Estádio da Luz, en Lisboa, Portugal.

Hechos, contrastes y cifras

1. Plasmadas en un poema, las siete maravillas del mundo antiguo conocido hasta entonces, fueron seleccionadas por una sola persona, Antípatro de Sidón, hacia el año 125 adC. Existen referencias de otras listas anteriores realizadas por Herodoto o Filón de Bizancio.

2. Para elegir las Nuevas Maravillas del Mundo se efectuaron más de cien millones de votos, previo pago a la empresa organizadora, sin restringir el origen de las votaciones ni el número de votos por persona, que provinieron del mundo entero.

3. Se trata de la primera mega votación por internet, teléfono y mensajes de texto en la historia, abierta a participantes de todo el mundo.

4. Una de cada cuatro personas del planeta (alrededor de 1.600 millones de seres humanos) vio en directo el 07/07/07 el anuncio de los resultados de la votación, transmitidos desde Lisboa.

5. La ceremonia de anuncio de las nuevas maravillas fue transmitida en directo por más de 160 canales de televisión a más de 170 países.

6. Sólo una de las nuevas siete maravillas del mundo pertenece a un país “desarrollado”.

7. El mayor número de teléfonos, computadoras y acceso a internet está ubicado en los países “desarrollados”.

8. En la primera fase de la votación, más de la mitad de los países miembros de la Unesco tenían un monumento destacado compitiendo para convertirse en una de las Nuevas Maravillas del Mundo, lo que originó el apoyo político y en la práctica de los gobiernos a los que pertenecen.

9. Cinco de las Siete Nuevas Maravillas escogidas ya han sido declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, según el listado del año 2003.

10. Después de finalizada la votación por las siete nuevas maravillas del mundo, ahora se busca elegir a las nuevas maravillas de la naturaleza.

Los Finalistas

Acrópolis de Atenas, Atenas, Grecia.
Alhambra de Granada, Granada, España.
Angkor, Siem Reap, Camboya.
Castillo de Neuschwanstein, Baviera, Alemania.
Templo de Kukulcán en Chichen Itzá (Yucatán, México).
Coliseo, Roma, Italia.
Estatua de la Libertad, Nueva York, Estados Unidos.
Gran muralla china, China.
Kiyomizu-dera, Kioto, Japón
Machu Picchu, Cusco, Perú.
Moais de Isla de Pascua, Chile.
Ópera de Sydney, Sydney, Australia.
Ciudad de Petra, Jordania.
San Basilio / Kremlin, Moscú, Rusia.
Santa Sofía, Estambul, Turquía.
Stonehenge, Amesbury, Reino Unido.
Taj Mahal, Agra, India.
Tombuctú, Mali.
Torre Eiffel, París, Francia.

Otras de las propuestas fueron:

* Catedral de Aquisgrán (Alemania).
* Sagrada Familia de Barcelona (España).
* Palacio y parques de Versalles (Francia).
* Torre de Pisa (Italia).
* Teotihuacan (México).
* Mezquita-Catedral de Córdoba (España)
* Palacio Ducal de Venecia (Italia).
* Mezquita Azul de Estambul (Turquía).
* Palacio de Potala (Tíbet).
* Ciudad histórica de Sana’a (Yemen).
* Edificio Empire State (EE.UU.).
* Puente Golden Gate (EE.UU.).
* Catedral de Sal (Colombia).
* Líneas y geoglifos de Nazca y de Pampas de Jumana (Perú).
* Big Ben (Gran Bretaña).
* Catedral de Santiago de Compostela (España).

Críticas
El proyecto ha sido criticado por diferentes motivos:

* La UNESCO declaró que decidió no dar el aval a esta campaña por considerar que se trató de una campaña mediática y a título personal de Weber. Declaró que no es suficiente el valor sentimental de los monumentos para incluirla en una lista de las características que se pretende. El organismo internacional afirmó que la votación no es universal en tanto que deja fuera a millones de personas que no tienen acceso a internet, y que la lista de candidatos ha sido creada bajo criterios poco científicos y educativos. Cabe mencionar que los estatutos de la UNESCO no facultan a este organismo para designar una maravilla del mundo, aunque sí para decidir denominar a un lugar o monumento como patrimonio común de la humanidad.
* Hubo quienes pensaron que se trató de un proyecto con finalidad económica (al tener que pagar para votar por teléfono por ejemplo) aunque Bernard Weber afirmó que los beneficios de este proyecto iban a ser destinados a la restauración de monumentos.
* Otra crítica que hicieron algunos estudiosos del arte es el hecho de que las siete maravillas se elijan por votación, cuando el mérito artístico no se elige por votación y menos de personas que no tengan conocimientos artísticos.
* Otros como el director del Chichén Itzá pensaron que este tipo de iniciativas fomentan la competitividad y la discriminación.
* Algunas personas en Egipto pensaron que las Pirámides de Gizeh no tienen que competir con, por ejemplo, edificios modernos como la Ópera de Sydney e incluso algunos han acusado de “absurdo” al proyecto y también han descalificado a su promotor Bernard Weber.
* También fue criticado el hecho de que muchas personas en el mundo no podían votar al no tener internet, ni teléfono o el dinero para hacerlo.

Fuente: portalplaneta

Imperio Mongol

El Imperio mongol fue el imperio de tierras continuas más extenso de la historia. En su apogeo se extendió desde la península coreana h

Expansión del territorio mongol

Expansión del territorio mongol

asta el río Danubio.

Instituido por Gengis Kan a partir del año 1206, el imperio llegó a tener una extensión máxima de unos 36 millones de kilómetros cuadrados, incluyendo a algunas de las naciones más avanzadas y pobladas de la época, como China, Iraq, Irán y los países de Asia Central y Asia Menor.

Formación

Gengis Kan o el Gran Kan  también escrito Genghis Khan, Cingiz Jan o, en transcripción española, Genghis Khan,  fue un príncipe mongol que unificó a las tribus nómadas de esta etnia del norte de Asia, fundando el primer Imperio Mongol. Su verdadero nombre era Temüjin (que significa “el mejor acero”). Bajo su liderazgo, los mongoles comenzarían una oleada de conquistas que extendería su dominio a un vastísimo territorio ocupando desde Europa Central hasta el sur de Asia. En el marco de esta expansión, las hordas mongolas conquistarían importantes reinos de Asia, como el Imperio Jin del norte de China (1211-1216), el Imperio Tangut, el reino Kara-kitai y el Imperio de Jorezm.

Organización

Ejército mongol

El Ejército mongol fue durante los siglos XII y XIII uno de los mejores del mundo por su movilidad y estrategias, que lo hicieron temible entre sus contemporáneos. Gengis Kan y otros militares mongoles introdujeron varias innovaciones que permitieron a su ejército conquistar vastos territorios aun estando en desventaja numérica durante las batallas que enfrentaron.

El sistema militar mongol se fundamentaba en el estilo de vida nómada de los mongoles. Con el tiempo se sumaron al mismo otros elementos inventados por Gengis Kan, sus generales y sus sucesores. Por otro lado, la tecnología que los mongoles utilizaron para atacar fortificaciones fue adaptada a partir de otras culturas, y consecuentemente se integraron a las estructuras de mando expertos técnicos extranjeros.

Yasa

Gengis Kan tenía un código de leyes llamado Yasa, que reunía tradiciones del pueblo, además de sus pensamientos e inquietudes sobre cómo debía ejercerse el gobierno.[4] Bajo el mandato de Gengis Kan, todos los individuos (siempre y cuando fueran nómadas) y las religiones eran consideradas iguales por la ley mongola, mientras que eran discriminados los pueblos sedentarios, en especial los chinos. Permitía el uso de la tortura y exoneraba a los médicos del pago de impuestos.

El Yasa era escrito en rollos de papel almacenados en volúmenes que sólo podían ser vistos por el Jan o sus asesores más cercanos, aunque las reglas que contenía eran ampliamente conocidas por todos y respetadas.

Gengis Kan también creó un amplio sistema postal para enviar órdenes gubernamentales y reportes. En vista de la diversidad étnica, religiosa y tribal tanto de los civiles como de los militares en el imperio mongol, Gengis Kan insistió que toda lealtad debía dedicarse a él como Gran Jan y en nadie más. Se esperaba la obediencia de los más pobres hacia los más ricos.

Meritocracia

Gengis Kan prefería reinar a través de las aristocracias locales, aunque si éstas se le oponían no tenía reparo en eliminarlas. Sin embargo, entre los mongoles, aplicó una meritocracia: los títulos y cargos eran asignados teniendo en cuenta el valor mostrado en la batalla o la lealtad, en contraposición del antiguo sistema de herencia a través de la familia.

Religión y Libertad de culto

En el imperio mongol coexistían muchas religiones distintas con un grado limitado de libertad de culto. Con el pasar de los años Gengis Kan comenzó a desarrollar un intenso interés por las religiones que recorrían la Ruta de la Seda pues estaba convencido de que en ellas podría encontrar, mediante hechizos y ritos mágicos, el secreto de la inmortalidad. En consecuencia, se concedió libertad de culto total y se exoneró a los sacerdotes del pago de impuestos. Esto dio como resultado que la Ruta de la Seda se convirtiese en un foro de diálogo inter-religioso como nunca antes había existido en la Historia de la Humanidad. Los mongoles eran tradicionalmente animistas chamánicos, como lo era el propio Gengis Khan y sus hijos, aunque ya existían tribus cristianas que fueron unificadas por Gengis. A partir de la tercera generación, la mayoría de los nietos de Gengis Khan se convirtieron al budismo (como Kublai Khan y Abaqa Kan) que graudalmente se convirtió en la religión predominante entre los mongoles sustituyendo al chamanismo. Algunos kanes se convirtieron al Islam como Ghazan, sin embargo fue Altan Khan el primero en declarar al budismo, específicamente el budismo tibetano, como religión oficial del Imperio Mongol. A pesar de la coexistencia de gran cantidad de religiones dentro del Imperio Mongol y sus cuatro “subregiones” (judíos, cristianos, musulmanes, paganos, budistas, hindúes, etc.), no estuvo excento de conflictos religiosos. En el Ilkanato, que gobernaba Persia y gran parte del Medio Oriente, por ejemplo, la mayoría de los kanes fueron budistas gobernando sobre una población islámica, salvo los últimos tres kanes que fueron musulmanes.

Comercio

Los mongoles valoraban sus relaciones comerciales con los países vecinos, y mantuvieron su política de apertura al comercio durante sus conquistas y expansión. Todos los mercaderes y embajadores que tuvieran la documentación adecuada y autorización, eran protegidos mientras viajaban por sus dominios, razón por la cual se intensificó el comercio terrestre, del Mediterráneo a China, a través de rutas bien mantenidas y transitadas ya que no había miedo a los bandidos. Sin embargo, los mongoles no tuvieron mucha influencia en el comercio marítimo.

Después de Gengis Kan

Tras la muerte de Gengis en el año 1227, sus sucesores, bajo el segundo jan, Ugedei, continuaron la expansión. Esta expansión incluyó a Persia, acabó con los Xia y los restos de los Jwarizm-Shah, y condujo a un conflicto con la dinastía Song de China meridional, comenzando una guerra que no acabó hasta el año 1279 en el cual se produjo la ocupación total del país y la reunificación del gobierno de China bajo los mongoles. A finales de la década de 1230, los mongoles, bajo el mando de Batu Jan invadieron Rusia, provocando la muerte de alrededor de la mitad de la población local,[5] para luego reducir la mayoría de sus principados al vasallaje.

En el año 1241, tras haber derrotado a los ejércitos polaco y alemán en la batalla de Liegnitz, a los húngaros en la batalla del Sajo y a punto de lanzarse a la conquista de toda Europa, campaña que se prometía exitosa, tuvieron que volver a Mongolia para elegir al siguiente jan,[6] tras la muerte de Ugedei, si bien devastaron grandes áreas de Europa Oriental, incluidas Polonia, Lituania, Hungría, Croacia y Bulgaria.

Mapa de los dominios mongoles, entre 1300 y 1405

Mapa de los dominios mongoles, entre 1300 y 1405

Durante el año 1256, el nieto de Gengis Kan, Hulagu, partiendo desde la base mongola en Persia, conquistó el califato Abasida en Bagdad y destruyó el culto a los hashshashin, entrando por Siria y Palestina hacia Egipto. Pero el jan Möngke (su hermano) murió, por lo que Hulagu tuvo que volver para la elección de nuevo jan, y las fuerzas que había dejado como guarnición en Palestina al mando del general Kitbuqa fueron derrotadas por los mamelucos bajo el mando del sultán egipcio Kutuz y su general Baibars en el año 1260 en Ain Jalut.

Durante el reinado de Kublai Jan (hermano de Möngke y de Hulagu), el imperio empezó un proceso de división en varios Janatos más pequeños. Kublai se dedicó a la guerra contra la dinastía Song, consiguiendo el dominio sobre China, y a la región la llamo Manzi, mientras que los kanatos occidentales iban separándose progresivamente.

La rivalidad entre las tribus (producida por el complicado proceso de sucesión, el cual paralizó dos veces operaciones militares importantes y remotas como las de Hungría y Egipto, desbaratando campañas que se anunciaban victoriosas) y la tendencia de algunos kanes a beber en demasía hasta el punto de producirles la muerte (como fue el caso de Kuyuk), causó crisis sucesorias que aceleraron la desintegración del Imperio.

Decadencia

La decadencia del imperio mongol se dio por diversos factores, entre los cuales destacan los siguientes:

* Rivalidad tribal y crisis sucesorias: La estructura tribal del imperio mongol era relativamente frágil, y se mantenía cohesionada por la figura temible de Gengis Kan. Cuando murió, el Imperio, por su gran extensión, inevitablemente terminó por dividirse. Aquella división salvó a muchos pueblos de la amenaza que les representaba los mongoles, en especial a los habitantes de Europa. Por ejemplo, las disputas por la sucesión, hicieron que los mongoles se retiraran de Europa Central.
* Asimilación de las culturas conquistadas: Los mongoles, un pueblo que alcanzó el éxito militar por su condición de nómadas, asimilaron la cultura de los países conquistados, y rápidamente fueron absorbidos por los mismos. Además, su éxito creó divisiones, y pronto los mongoles comenzaron a pelear entre sí por los botines conquistados.
* Modelo militar anticuado: A pesar de que las tácticas que utilizaron los mongoles los volvieron casi invencibles, pronto mostraron sus limitaciones cuando el ejército mongol se hallaba en terrenos adversos. El ejército mongol se fundamentaba en los ataques en masa de su caballería ligera, ataques que no podían realizar cuando el terreno no permitía las maniobras a caballo. Así, por ejemplo, conquistaron las rutas y ciudades principales de Afganistán, pero nunca pudieron pacificar las regiones montañosas. Tampoco tuvieron éxito al intentar practicar la guerra naval, por ser un pueblo que durante mucho tiempo no tuvo acceso al mar. Este aspecto tuvo hasta cierto punto incidencia en la derrota de los mongoles al intentar conquistar el Japón.
* Desarrollo de la agricultura y carencia de efectivos militares: A pesar del extenso territorio que los mongoles tenían bajo su poder, contaban con un número de efectivos militares limitado. Eran muy pocos los jinetes y caballos lo suficientemente fuertes y hábiles como para formar parte del ejército, ese número iba disminuyendo conforme los mongoles se alejaban de su lugar de origen. Por último, el avance de la agricultura y su incursión en las estepas redujo la base económica que sustentaba la producción de los soldados y caballos.
* Uso de la pólvora: Finalmente, el uso de la pólvora en armas de fuego cambió el modo de hacer la guerra, y volvió anticuado el uso de las tropas de caballería, el fuerte de los mongoles, no sólo en Asia sino también en otras partes del mundo.

Legado

Entre los imperios resultantes del imperio mongol están el formado por la dinastía Yuan (de fundación mongola) en China y la Horda de Oro que controló Asia Central y Rusia meridional.

Fuente: Wikipedia

Categorías:Civilización Mongol Etiquetas:

Reino de Macedonia

El Reino de Macedonia (en griego, Μακεδονία) fue un estado de la antigüedad, en el norte de la actual Grecia, bordeada por

Macedonia a la muerte de Alejandro Magno.

Macedonia a la muerte de Alejandro Magno.

el Reino de Epiro en el oeste y la región de Tracia en el este. El Reino de Macedonia se consolidó durante el siglo V aC, y experimentó un importante ascenso de su poder durante el siglo IV a. C. con el gobierno de Filipo II, que llevó a convertir a Macedonia en la primera potencia de Grecia. Su hijo Alejandro Magno conquistó la mayor parte del mundo conocido, inaugurando el Período Helenístico de la historia griega.

Bandera de Macedonia

Bandera de Macedonia

Macedonia se divide tradicionalmente en dos grandes regiones, la alta y la baja Macedonia, era un país de trigo y pastos, de aldeanos y jinetes con una costa marítima reducida. Los historiadores creen que sus habitantes eran griegos de dialecto dórico al igual que los de la región de Epiro, Rodas o el Peloponeso, y que hablaban un dialecto griego muy cercano al de estas regiones (véase Antiguo idioma macedonio).

Historia

Según los investigadores e historiadores es muy complejo llegar a saber con toda exactitud el origen de estos pueblos asentados en esta zona geográfica. Los antiguos les llamaban bárbaros, usando como en tantas ocasiones un criterio cultural. Su procedencia es incierta y de gran complejidad. Se sabe que se agrupaban en tribus y cada una tenía su propio rey. Eran gentes sencillas e ignorantes que apenas habían fundado ciudades ni tenían la tradición de constituir Asamblea del pueblo. El grueso de la población eran pastores que cuidaban el ganado de los nobles. Éstos últimos eran además grandes cazadores y buenos guerreros.

El historiador griego Tucídides (c. 460-400 a. C.), describe a estos pobladores como gente que constituía un conjunto de pueblos dispersos en cada uno de los cuales se había implantado una monarquía y que desarrollaban un intenso movimiento de masas. Luchaban y competían entre sí, de manera que el informe de su consolidación está lleno de alianzas y conflictos entre los diversos grupos y reyes aspirantes a la hegemonía. En algún momento de la Historia se elaboró una leyenda según la cual, los macedonios proceden de un hijo del dios Zeus llamado Macedón. De esta manera, el gran Alejandro sería descendiente de los Eácidas y de Heracles, orígenes plenamente helénicos.

La arqueología también tiene su palabra sobre este pueblo macedonio. Han salido a la luz tumbas reales que datan de finales del siglo VI a. C., llenas de ricos ajuares y valiosas obras de arte de tradición griega. Según Tucídides, el solar de los macedonios sería la zona más montañosa al oeste de la Alta Macedonia, Elimea, Oréstide y Lincestis, donde se establecieron en el siglo VIII a. C.

Orígenes

Los macedonios comenzaron a expandirse, a partir del 730 a. C., hacia las llanuras costeras, quizás debido a la presión demográfica que afectó a todo el norte de los Balcanes, ejercida por los cimerios sobre los tracios al este, y por los ilirios al oeste. En su avance, ocuparon primero Pieria y ganaron una salida al mar por el Golfo Termaico. Seguidamente avanzaron hacia Ematia y desplazaron a los botieos. La conquista de la llanura de Ematia convirtió a parte de la etnia macedonia de ganadera en agricultora. Allí fundaron su capital, Egas y, a partir del siglo V a. C., Pella. Después conquistaron las regiones de Almopia[1] y Eordea. Más tarde cruzaron el Axio y sometieron la región entre este río y el Estrimón (Migdonia) y la ciudad de Antemunte, y las regiones de Crestonia y Bisaltia. La expansión de los macedonios había concluido a finales del siglo VI a. C. y el reino emergió a principios del siglo V a. C. ya plenamente constituido, aunque con una estructura arcaica y laxa.

Macedonia dispuso, entonces, de un territorio que casi duplicaba al de Tesalia, unos 30.000 km² frente a 15.000; la densidad de población no era muy alta y tampoco era muy elevado el número de habitantes. Parte de los pueblos conquistados por los macedonios fueron expulsados o exterminados, pero otra parte permaneció y se asimiló a los macedonios. La comunidad de los pueblos macedonios reunía a todos los territorios que reconocía la autoridad del rey. Macedonia era un reino dotado de una estructura muy poco centralizada y se componía de dos partes esenciales:

* por un lado, la arché del rey de Macedonia de la dinastía argéada, es decir, la Baja Macedonia y la Migdonia, que estaban sometidas al control directo del soberano.
* por otro, los pueblos de la Alta Macedonia que conservaban cada uno su propio rey o dinasta; como los lincestas..[2] Aliados y sometidos al rey, no formaban parte de su arché y el rey no ejercía una autoridad directa sobre ellos. Cuando la autoridad real era débil, los príncipes de la Alta Macedonia tendían a convertirse prácticamente en monarcas independientes, a desarrollar una política propia y contraria a los Argéadas, y establecer vínculos de solidaridad con sus vecinos ilirios al oeste del Pindo.

Los objetivos básicos del rey de Macedonia eran asegurar, en primer lugar, la estabilidad dinástica, en segundo lugar, controlar a los dinastas dependientes de la Alta Macedonia, y por último, consolidar las fronteras del reino ante ilirios, tracios y calcídicos y, en menor medida, epirotas y peonios.

Culminación

Durante el siglo V a. C., los reyes de Macedonia completaron la conquista de Pieria con la ciudad de Pidna, que nunca había sido dominada totalmente y se hicieron con el control de las minas de plata del monte Disoro, al norte de Bisaltia, en el Estrimón, que rendían un talento diario.

Fue entonces cuando se creó la leyenda que vinculaba a los reyes de macedonia con Heracles y Argos. Se difundió asimismo la cultura griega con la presencia de Heródoto y Helánico de Lesbos en Macedonia, la participación en los Juegos Olímpicos, la vinculación con los santuarios de Olimpia y Delfos, etc.

A pesar de todos los conflictos dinásticos, los reyes consiguieron controlar las tendencias separatistas de la Alta Macedonia (Lincestis), y mantener la independencia frente a las amenazas bárbaras (persas, ilirias), las apetencias atenienses y calcídicas y las presiones espartanas.

El ascenso de Macedonia

Con la llegada al poder de Filipo II, sus ideas expansionistas de Macedonia y su capacidad militar pronto le llevaron a lograr grandes éxitos. Inmediatamente asentó el poder de la monarquía macedonia tanto dentro como fuera de sus fronteras. En el interior, acabó con los pretendientes que le veían como un usurpador y dominó a los príncipes de las regiones altas (Lincestia, Eilimia y Orestis). En el exterior, venció a una coalición de peonios e ilirios en 358 a. C., con lo que Filipo expandió su área de control tierra adentro hasta el lago Ócrida.

Luego aprovechó la Guerra Social (o Guerra de los Aliados) de 357-355 a. C. para expandirse. En 357 a. C. tomó la colonia ateniense de Anfípolis, que controlaba las minas de oro del monte Pangeo, reteniéndola a pesar de las promesas de devolvérsela a los atenienses. Ese mismo año, Filipo se casó con la princesa Olimpia de Epiro, hija del rey de Molosia.En 356 a. C. conquistó Pidna, y a continuación Potidea, ciudad que entregó a la Liga Calcídica en contra de los intereses de Atenas. Tras derrotar a una nueva coalición de tracios, ilirios y peonios, apoyada por Atenas, Filipo se sintió lo suficientemente fuerte como para postergar a su sobrino, dejarse de ficciones y proclamarse rey de Macedonia, con el nombre de Filipo II.

En el mismo 355 a. C. conquistó la ciudad de Crenidas, (a la que bautizó con su nombre llamándola Filipos o Filípolis) cerca de la costa del mar Egeo, a orillas del río Hebro y al otro lado de la zona minera del monte Pangeo. Desde esta ciudad podía tener el control absoluto de la producción de oro y a partir de ese momento, Filipo pudo acuñar en este metal y dejar de lado la plata que patrocinaban otras ciudades.

También atacó Abdera y Maronea, en la costa de Tracia, ciudad que antes había pertenecido a Atenas. Con la conquista de Metone, en la que Filipo perdió el ojo derecho, finalizó la primera fase de expansión por la costa (354 a. C.). Aliado con los Aleuadas de Larisa, intervino en Tesalia, desgarrada por la Tercera Guerra Sagrada, siendo derrotado por Onomarco en dos ocasiones (353 a. C.). Sin embargo, en la llamada batalla del Campo de Azafrán, en 352 a. C., Filipo aniquiló por completo a las huestes de Onomarco, el cual fue crucificado. Tres mil prisioneros fueron arrojados al mar, y como consecuencia de la derrota, el tirano Licofrón fue expulsado definitivamente de Feres.

Sin embargo, no pudo penetrar en la Grecia central, al estar bloqueadas las Termópilas por los focidios de Failo, apoyados por atenienses y espartanos. Entonces, reorganizó Tesalia bajo su hegemonía y se retiró hacia Epiro primero, y hacia el noreste después, extendiendo su área de influencia y sometiendo las ciudades costeras griegas del Mar Negro hasta el río Hebro (352 – 351 a. C.).

Su siguiente ataque lo lanzó en 350 a. C. sobre la península Calcídica, con la que hasta entonces había mantenido relaciones amistosas. Sincronizó la campaña con una revuelta que instigó en Eubea para impedir la intervención ateniense. Ese mismo año conquistó Estagira, y en el 348 a. C. destruyó su principal ciudad, Olinto, con lo que la Calcídica quedó sometida al dominio macedonio. Con Macedonia y las regiones adyacentes, consolidadas, Filipo celebró unos juegos olímpicos en Dion. En 347 a. C. avanzó para conquistar los distritos más orientales del Hebro, y obligó a someterse al príncipe Cersobleptes de Odrisios.

Estos hechos provocaron que en Atenas se empezara a hablar de paz, aunque todavía predominara la tendencia favorable a la guerra, por lo que Filipo esperó a la primera ocasión favorable. Esta se dio en 347 a. C., con ocasión del final de la Tercera Guerra Sagrada: los beocios llamaron en su auxilio al poderoso Filipo, quien acudió inmediatamente. En consecuencia, los focidios apelaron nuevamente a Atenas y Esparta. Sin embargo, aprovechando las disensiones internas de los focidios, Filipo llegó a un acuerdo con su jefe Faleco, el hijo de Onomarco, que se había apostado en las Termópilas con un ejército mercenario. Faleco dejó pasar a Filipo y se retiró al Peloponeso. Respecto a Filipo, penetró en la Grecia central (346 a. C.), derrotando a los focidios en la batalla de la llanura de Crocus. Esta batalla le convirtió en el gobernador (tagus) de Tesalia, en dónde reclamó también el control de Magnesia, que tenía el importante puerto del Golfo de Pagasae. Focea fue explusada de la Anfictionía de Delfos, y sus votos pasaron a Filipo, que fue admitido en la misma (aunque no de muy buen grado), con lo que adquirió una sólida posición de poder y prestigio en el mundo griego. Filipo aprovechó su posición en la Anfictionía para dominar los asuntos de Grecia y tener el control del Oráculo de Delfos, de suma importancia para cualquier decisión militar o política que hubiera que tomar.

A Atenas no le quedó otra solución que la paz, que solicitó al monarca macedonio a través de Filócrates. En ella se garantizaba a cada parte sus territorios conquistados, y se establecía una alianza defensiva, lo que dio ocasión al orador Isócrates para exhortar a Filipo a dirigir sus ejércitos contra los persas. Con las principales ciudades estado griegas sometidas, Filipo se dirigió contra Esparta y les envió un mensaje:

Se os avisa para que os sometáis sin mayor dilación, pues enviaré a mi ejército a vuestras tierras y destruiré vuestras granjas, mataré a vuestra gente, y arrasaré vuestra ciudad.

Su respuesta fue afirmativa, siempre y cuando Filipo les dejase tranquilos.

A pesar de las advertencias de Demóstenes, los atenienses dejaron hacer a Filipo, que consolidó su influencia en Grecia y reconoció la independencia de Mesenia y Arcadia. Al mismo tiempo, asentó sus dominios en Iliria, reorganizó de nuevo Tesalia (343-342 a. C.), intervino en Epiro, expulsando a Aribas y entronizando a Alejandro de Epiro, y firmó un tratado con el Gran Rey de los persas, Artajerjes III (343 a. C.), lo que le permitió extender sus posesiones en el territorio tracio, dirigiendo una gran expedición militar que conquistó la ciudad fortificada de Eumolpia renombrándola, Philippoupolis (hoy Plovdiv). En 342 a. C., negoció un acuerdo secreto con Hermias, tirano de Atarneo, asistido por Aristóteles, con el objeto de tener una cabeza de puente en caso de invadir Asia.

Demóstenes ansiaba la guerra contra los macedonios, considerados unos bárbaros, y con sus discursos solivianta y prolonga la enemistad de Atenas con Macedonia: son las famosas Filípicas. La expansión macedonia en la región de los Estrechos alarmó a los atenienses, que, conducidos por Demóstenes declararon la guerra a Filipo (340 a. C.). Éste comenzó los asedios de Perinto (340 a. C.) y Bizancio (339 a. C.), fracasados por su carencia de fuerzas navales, y vio temporalmente comprometida su influencia en toda Grecia. Sin embargo, aprovechó la Cuarta Guerra Sagrada para decidir el conflicto en tierra. Nombrado hegemon de la Anfictionía, Filipo penetró en Grecia central y venció en la Batalla de Queronea (338 a. C.) a los tebanos y atenienses aliados. En esta batalla, su hijo Alejandro, de 18 años de edad, llevó a cabo su primera acción militar al mando de 1.800 jinetes. Tras la victoria Filipo erigió un león de mármol en memoria del Batallón Sagrado de Tebas por su valentía en la batalla.

Demóstenes

Demóstenes

Después de esta gran victoria, Filipo demostró una gran sabiduría política al no humillar a los vencidos. El macedonio instauró su hegemonía sobre Grecia, constituyendo la Liga de Corinto (337 a. C.), que incluía a todos los estados griegos, a excepción de Esparta. La Liga garantizaba la paz general, la autonomía interna de cada miembro, salvo para reprimir revoluciones, y una alianza perpetua bajo el mando de Filipo, a quien la Liga concedió el mando de la guerra contra Persia.

Mientras se realizaban los preparativos de la expedición, con el envío de un ejército a Asia Menor bajo el mando de Parmenión y Atalo, Filipo fue asesinado.

El Imperio

Su respuesta fue afirmativa, siempre y cuando Filipo les dejase tranquilos.
Demóstenes

A pesar de las advertencias de Demóstenes, los atenienses dejaron hacer a Filipo, que consolidó su influencia en Grecia y reconoció la independencia de Mesenia y Arcadia. Al mismo tiempo, asentó sus dominios en Iliria, reorganizó de nuevo Tesalia (343-342 a. C.), intervino en Epiro, expulsando a Aribas y entronizando a Alejandro de Epiro, y firmó un tratado con el Gran Rey de los persas, Artajerjes III (343 a. C.), lo que le permitió extender sus posesiones en el territorio tracio, dirigiendo una gran expedición militar que conquistó la ciudad fortificada de Eumolpia renombrándola, Philippoupolis (hoy Plovdiv). En 342 a. C., negoció un acuerdo secreto con Hermias, tirano de Atarneo, asistido por Aristóteles, con el objeto de tener una cabeza de puente en caso de invadir Asia.

Demóstenes ansiaba la guerra contra los macedonios, considerados unos bárbaros, y con sus discursos solivianta y prolonga la enemistad de Atenas con Macedonia: son las famosas Filípicas. La expansión macedonia en la región de los Estrechos alarmó a los atenienses, que, conducidos por Demóstenes declararon la guerra a Filipo (340 a. C.). Éste comenzó los asedios de Perinto (340 a. C.) y Bizancio (339 a. C.), fracasados por su carencia de fuerzas navales, y vio temporalmente comprometida su influencia en toda Grecia. Sin embargo, aprovechó la Cuarta Guerra Sagrada para decidir el conflicto en tierra. Nombrado hegemon de la Anfictionía, Filipo penetró en Grecia central y venció en la Batalla de Queronea (338 a. C.) a los tebanos y atenienses aliados. En esta batalla, su hijo Alejandro, de 18 años de edad, llevó a cabo su primera acción militar al mando de 1.800 jinetes. Tras la victoria Filipo erigió un león de mármol en memoria del Batallón Sagrado de Tebas por su valentía en la batalla.

Después de esta gran victoria, Filipo demostró una gran sabiduría política al no humillar a los vencidos. El macedonio instauró su hegemonía sobre Grecia, constituyendo la Liga de Corinto (337 a. C.), que incluía a todos los estados griegos, a excepción de Esparta. La Liga garantizaba la paz general, la autonomía interna de cada miembro, salvo para reprimir revoluciones, y una alianza perpetua bajo el mando de Filipo, a quien la Liga concedió el mando de la guerra contra Persia.

Su hijo Alejandro Magno continuó la labor, las ciudades griegas lideradas por Atenas y Tebas se volvieron a alzar contra Macedonia. Alejandro dio resueltamente pruebas de su fuerza militar: atravesó Tesalia, sometiéndola,[3] (ya había sido conquistada por Filipo), venció a los griegos tomando y destruyendo Tebas,[4] y Atenas se vio obligada así a acatar su poder.[5] Se hizo nombrar Hegemon, título que ya había ostentado su padre y que lo situaba como gobernador de toda Grecia.[6]

Consolidada así la hegemonía macedónica, Alejandro se dispuso a cumplir su último proyecto de si padre Filipo II, conquistar el Imperio Persa. Alejandro conquistó el Imperio Persa, incluyendo Anatolia, Siria, Fenicia, Judea, Gaza, Egipto, Bactriana y Mesopotamia, y amplió las fronteras de su propio imperio hasta la región del Punjab. Antes de su muerte, Alejandro había hecho planes para girar hacia el oeste y conquistar Europa. También quería continuar la marcha hacia el este para encontrar el fin del mundo, ya que su tutor durante su niñez, Aristóteles, le había contado historias sobre el lugar donde la Tierra acababa y empezaba el Gran Mar Exterior. Alejandro integró extranjeros[7] en su ejército y administración, lo que ha sido definido por algunos académicos como una “política de fusión”. Favoreció el matrimonio entre miembros de su ejército y extranjeras, y lo practicó él mismo. Tras doce años de campañas militares contínuas, Alejandro murió, posiblemente de malaria, fiebre tifoidea o encefalitis vírica.

Con ello, su dinastía, encarnada en individuos incapaces o de corta edad, llegó a su fin, y su imperio fue repartido entre sus generales, los llamados diádocos (sucesores), pero sus conquistas resultaron en siglos de dominio y colonización griegas sobre áreas lejanas, conocido como período helenístico, una combinación de las culturas griega y mesoriental.

Los generales del ejército macedonio los llamados diádocos (διαδοχος) o sucesores o herederos, eran treinta y cuatro en total; cinco de ellos se repartieron los territorios conquistados por Alejandro que se fueron convirtiendo en pequeños reinos y no dejaron nunca de luchar entre ellos. Se sabe que Alejandro había dicho en una ocasión: Mis generales me harán funerales sangrientos. Después de estos antiguos generales gobernaron los llamados epígonos (επιγονος), los nacidos después o sucesores. La lucha entre ellos para obtener el poder y la hegemonía duró casi cincuenta años, hasta el 281 a. C. en que murió el último de los diádocos, Seleuco.

Los protagonistas de los primeros tiempos fueron los comandantes Pérdicas y Meleagro, con sus intrigas y maniobras. También el gran general Antígono Monoftalmos, Antípatros (o Antípater) el último general que quedaba de la época de Filipo II, y más tarde los hijos de ambos Demetrio y Casandro.

Decadencia

Durante los siguientes veinte años no hubo más que peleas entre ellos. En un principio se contentaron con llamarse gobernadores, esto fue en espera de la mayoría de edad del hijo de Alejandro, pero ya en el 306 a. C. tomaron el título de rey. Se repartieron el imperio de la siguiente manera:

* Asia para Antígono Monoftalmos. Era el que tenía más poder y más extensión de tierras.
* Egipto para Ptolomeo, cuya dinastía fue la más estable de todas.
* Tracia y Asia Menor para Lisímaco
* Babilonia y Siria para Seleuco
* Grecia, y Macedonia para Casandro.

Antígono pretendió desde un principio ser el único y soñó con la gran unidad del imperio de Alejandro. Pero los generales Ptolomeo, Lisímaco y Seleuco no se lo consintieron y le declararon la guerra. Antígono fue vencido y muerto en la Batalla de Ipso, (en Frigia, centro de Asia Menor) en el 301 a. C.

Los epígonos ( o nacidos después, o sucesores de los generales) continuaron con las luchas internas y externas por conseguir el poder.

En el año 281 a. C. el gran imperio estaba dividido en tres grandes estados:

* Macedonia (dinastía Antigónida)
* Asia (dinastía Seleúcida)
* Egipto (dinastía Ptolemaica)

Las Guerras Macedónicas

A finales del siglo III a. C., Macedonia era aún la gran potencia dominante en el Mediterráneo Oriental. Su ejército, descendiente directo de aquél de Alejandro Magno, aún era temido, al igual que su estilo de combate, que enfatizaba las armas combinadas pero cargaba mucha mayor responsabilidad sobre el poder de la falange que nunca hiciera (o hubiera hecho) Alejandro. Mientras Roma trabajaba la movilidad y flexibilidad, la falange macedonia se hacía más rígida que nunca.

Primera Guerra Macedónica

La Primera Guerra Macedónica fue el primero de los tres conflictos militares que enfrentaron al Reino de Macedonia con la República romana. La guerra se libró entre 214 a. C. y 205 a. C., y se inició como consecuencia del acercamiento entre Filipo V de Macedonia y Aníbal; tanto que éste último estuvo cerca de tomar parte en la Segunda Guerra Púnica en apoyo de Cartago.

Inicialmente Filipo tomó la iniciativa, construyó una flota e intentó tomar el control de Iliria con el fin de obtener una base de operaciones a través de la que introducirse en Italia. Con el fin de evitar la unión de las tropas macedonio-púnicas en territorio italiano, la República firmó una alianza con la Liga Etolia, el Reino de Pérgamo; de este modo, el monarca macedonio se veía obligado a mantener sus tropas en su territorio a fin de defenderse de los ataque de sus vecinos.

Tras la victoria de Roma sobre Cartago, y tras la pérdida del apoyo de la Liga Etolia contra Macedonia, el Senado accedió a firmar un tratado de paz en la ciudad de Fénice – conocido como la «Paz de Fénice» – (205 a. C.). El tratado acababa con el conflicto entre romanos y macedonios, reconocía Iliria a Filipo – a expeción de ciertas ciudades costeras – con la condición de que éste renunciara a apoyar a los cartagineses en su lucha contra los romanos. El cese de las hostilidades no fue durarero, y Macedonia y Roma volverían a enfrentarse en dos ocasiones más; estos conflictos recibieron el nombre de Guerras Macedónicas.

Segunda Guerra Macedónica

La Segunda Guerra Macedónica (200–196 a. C.) fue un enfrentamiento entre Macedonia, liderada por Filipo V, y Roma, aliada a Pérgamo y Rodas.

Filipo se había interesado desde hace un tiempo en las ciudades estado griegas pero, como estas se encontraban aliadas a Roma, no se atrevía a atacarlas. En su lugar, comenzó a tomar el control de partes de Iliria. Roma respondió amenazando con declarar la guerra y Filipo retiró sus fuerzas.

Luego, Macedonia comenzó a expandirse sobre territorios pertenecientes a las ciudades estado griegas. Estos estados solicitaron ayuda a Roma, y los romanos respondieron con un ultimátum a Filipo: aceptar el gobierno de Roma sobre Macedonia, convirtiendo en esencia a Macedonia en una provincia romana. Filipo se negó. Así comenzó la Segunda Guerra Macedónica.

La batalla decisiva ocurrió en Cinoscéfalos, Tesalia, en 197 a. C. Allí, las legiones de Tito Quincio Flaminino derrotaron a la falange de Filipo. El control macedonio de Grecia fue destrozado y en los Juegos Ístmicos en Corinto en 196 a. C., Flaminino proclamó la libertad de Grecia, pese a que ahora esta se había convertido en un protectorado romano en todo menos en el nombre.

Además del control sobre Grecia, otro motivo que provocó la guerra fue que Roma veía a Filipo como un traidor: Filipo había apoyado a Aníbal de Cartago, causando la Primera Guerra Macedónica.

Tercera Guerra Macedónica

La Tercera Guerra Macedónica (171 a. C. – 168 a. C.) fue una contienda entre Roma y el Rey Perseo de Macedonia.

Tras la muerte del Rey Filipo V de Macedonia en 179 a. C., su talentoso y ambicioso hijo, Perseo, tomó el trono. Perseo se casó con Laódice, hija del rey Seleuco IV Filopátor del Imperio Seléucida, e incrementó el tamaño de su ejército. Forjó alianzas con Epiro y varias tribus de Iliria y Tracia, y con los enemigos de las tribus tracias aliadas a Roma (como los sapeos, gobernados por Abrúpolis). Además, renovó sus antiguos contactos con algunas ciudades estado griegas (poleis). El rey anunció que llevaría a cabo reformas en Grecia y restauraría su poderío y prosperidad.

Los romanos empezaron a preocuparse de que Perseo pudiese destruir su dominio político en Grecia y restaurar la antigua soberanía macedonia sobre los estados griegos.

El Rey Eumenes II de Pérgamo, que odiaba a Macedonia, acusó a Perseo de tratar de violar las leyes de los demás estados y las condiciones de paz entre Macedonia y Roma. Los romanos, temerosos de un cambio en la balanza de poder en Grecia, declararon una nueva guerra contra Macedonia. Perseo obtuvo la victoria en el primer combate, la Batalla de Larisa, donde se enfretó al ejército de Publio Licinio Craso. El rey ofreció a los romanos un tratado de paz que fue rechazado. Los romanos tuvieron mucho tiempo problemas de disciplina dentro de su ejército, y los comandantes no podían hallar ninguna manera de invadir con éxito el territorio de Macedonia.

Mientras tanto, Perseo derrotó a otro ejército romano en Iliria. El rey macedonio trató de convencer a Eumenes de Pérgamo y al rey Antíoco III el Grande de los seléucidas de pasarse a su bando, pero fracasó.

En 169 a. C., el cónsul Quinto Marcio Filipo atravesó el Olimpo y entró en Macedonia. Sin embargo, al principio su ejército estaba demasiado cansado para luchar luego de la travesía. Finalmente, Perseo fue derrotado por las legiones del cónsul romano Lucio Emilio Paulo en la Batalla de Pidna en 168 a. C. Perseo fue depuesto y llevado a Roma junto con sus dignatarios.

Macedonia fue dividida en cuatro repúblicas clientelistas de Roma; estas repúblicas debían pagar tributo a los romanos, aunque una cantidad menor que el tributo anterior, gracias a Perseo. Las relaciones políticas y económicas entren los estados griegos y macedonios se redujeron. Además, los romanos capturaron a cientos de prisioneros entre las principales familias macedonias, incluyendo al historiador Polibio.

Esta guerra significó el fin de la Macedonia helenística y de la monarquía antigónida, pese a que Roma regresó luego para la destrucción simbólica de Corinto en 146 a. C. (véase la Cuarta Guerra Macedónica), similar a la destrucción de la inocua Cartago durante la Tercera Guerra Púnica.

Organización social

La organización política del Reino de Macedonia formaba una pirámide de tres estratos: arriba estaban el rey y la nación, abajo, las organizaciones cívicas (ciudades y éthnē), y entre ambos, los distritos. El estudio de las diferentes instituciones se ha renovado considerablemente gracias a la epigrafía, que nos ha dado la posibilidad de releer las indicaciones que nos dieron los autores clásicos, como Livio y Polibio. Éstos nos muestran que las instituciones macedonias se parecían a las de las ciudades-estado griegas, como por ejemplo la Liga Etolia o la Liga Aquea, cuya unidad era reforzada por la presencia del rey.

El rey

El rey llevaba la administración central del reino. Gobernaba desde la capital del reino (que fue primero Egas, y luego, desde el reinado de Arquelao I en adelante, Pella) y en su palacio real se conservaba el archivo del estado. El secretario real (βασιλικὸς γραμματεύς) le ayudaba a desempeñar su trabajo, por lo que era de vital importancia, así como el Consejo.

El rey era el comandante del ejército, el líder de la religión macedonia y el encargado de las relaciones diplomáticas con otros reinos. Por ello, sólo él podía establecer tratados y, hasta el reinado de Filipo V, ordenar la acuñación de monedas.

El número de sirvientes civiles era limitado: el rey dirigía su reino de una forma casi indirecta, apoyándose en los magistrados locales con los que mantenía frecuente contacto.

La sucesión

La sucesión real en Macedonia era hereditaria y patrilineal, y generalmente respetaba el principio de primogenitura, pasando la corona al primer hijo varón del rey. También había un elemento electivo: cuando el rey moría, su heredero, que sería generalmente pero no siempre su hijo mayor, tenía que ser aceptado primero por el Consejo y posteriormente presentado ante la Asamblea general para ser aclamado rey y obtener el juramento de fidelidad.

Como puede verse, la sucesión estaba lejos de ser automática, considerando que muchos reyes macedonios murieron de forma violenta, sin haber decido quién les sucedería, o sin haber asegurado que sus sucesores serían respetados. Es el caso de Pérdicas III, asesinado cruelmente por los ilirios, Filipo II, asesinado por Pausanias de Orestis, Alejandro Magno, que murió de una repentina enfermedad, etc. Las crisis por la sucesión eran frecuentes, especialmente a partir del siglo IV a. C., en el que las familias magnates del norte de Macedonia aún tenían la ambición de derrocar a la dinastía argéada y ascender al trono.

La economía

El rey era simplemente el guardián y administrador del tesoro de Macedonia y del suyo propio (βασιλικά), pues realmente éste pertenecía a los macedonios, y los tributos que pagaban los pueblos derrotados también iban para el pueblo macedonio. Incluso si el rey no llevaba la administración de las sumas del reino, se sentía responsable de defenderlas: Arriano nos cuenta que durante el motín de los soldados de Alejandro en Opis (324 a. C.), éste detalló las posesiones que su padre tenía cuando murió para probar que no había hecho un uso abusivo de las mismas.

Se sabe por Livio y Polibio que el basiliká tenía ingresos de las siguientes actividades económicas:

* Las minas de oro y plata (por ejemplo, las del Pangeo), que pertenecían exclusivamente al rey, y que le permitían acuñar monedas, un privilegio también único del rey hasta el reinado de Filipo V, quien concedió a las ciudades y distritos el derecho a acuñar monedas de menor valor, por ejemplo, de bronce.
* Los bosques, cuya madera fue muy apreciada por las poleis griegas que la usaban para construir sus barcos. De hecho, se sabe que Atenas hizo tratados comerciales con Macedonia en el siglo V a. C. para importar la madera necesaria para la construcción y el mantenimiento de su flota de guerra.
* Las tierras conquistadas, que se anexionaban al reino y que el rey explotaba directamente, en particular a través de esclavos que obtenían de los prisioneros de guerra, o indirectamente a través de un sistema de arrendamiento.
* Aduanas en el comercio (impuestos de importación y exportación)

Moneda de Filipo II

Moneda de Filipo II

La forma más común de explotar estas fuentes de riqueza era por arrendamiento: Aristóteles, en su “Económica”, nos cuenta que Amintas III (o quizá Filipo II) dobló las aduanas con la ayuda de Calístrato, que se había refugiado en Macedonia, trayéndoles de 20 a 40 talentos cada año. Para conseguir esto, todos los años se daba como oferta privada para la explotación de las aduanas la oferta más alta. También se sabe por Livio que las minas y los bosques se arrendaban por una suma acordada durante el reinado de Filipo V, y parece ser que lo mismo ocurrió bajo la dinastía argéada: puede que el sistema de arrendamiento del Egipto ptolemaico tenga aquí su origen.

Excepto las propiedades del rey, la tierra de Macedonia era esclava: los macedonios eran hombres esclavos y pagaban impuestos por terrenos privados. Incluso los tributos extraordinarios que pagaron los atenienses en tiempos de guerra no existían. Hasta en épocas de crisis económica, como la de Alejandro en el 334 a. C. o la Perseo en el 168 a. C., la monarquía mandaba pagar impuestos a sus súbditos sino que recaudaba fondos a través de préstamos, que sus Compañeros reales tenían que dar, o aumentaban el coste de los arrendamientos.

El rey podía conceder el atelíē (ἀτελίη), cuyo poseedor se veía exento de pagar impuestos. Alejandro se lo concedió a aquellas familias que tuvieron pérdidas materiales durante la batalla del Gránico en mayo del 334 a. C., por lo que no tuvieron que pagar tributos ni tasas comerciales.

Se obtenían bienes extraordinarios a través del pillaje, y el botín de guerra se repartía entre el rey y sus hombres. En tiempos de Filipo II y Alejandro el pillaje proporcionaba grandes sumas de dinero. Una parte considerable de los objetos de oro y plata obtenidos en las campañas de Europa y Asia se fundieron para hacer monedas en Pella y Anfípolis, el reino más activo de aquella época: se estima que durante el reinado de Alejandro Anfípolis acuñó cerca de 13 millones de tetradracmas de plata.

La asamblea

Todos los ciudadanos/soldados se reunían en una asamblea popular al menos dos veces al año, en primavera y en otoño, al principio y al final de la temporada militar.

Esta asamblea (koinê ekklesia o koinon makedonôn), en la que acudía el ejército en tiempos de guerra, y el pueblo en tiempos de paz, la convocaba el rey y tenía un importante papel en el nombramiento de nuevos monarcas y en juicios importantes; podía ser consultada (sin ningún tipo de obligación) para asuntos exteriores (declaraciones de guerra, tratados) y para ascender a altos oficiales del estado. En la mayoría de estas ocasiones, la Asamblea no hacía más que ratificar las propuestas de un órgano menor, el Consejo. Fue abolida por los romanos cuando reorganizaron Macedonia en el 167 a. C., para prevenir, según Livio, que un demagogo hiciera uso de ella para rebelarse contra su autoridad.

El consejo (synedrion)

El Consejo era un grupo restringido de personalidades importantes del reino, elegidas y reunidas por el rey para secundarle en el gobierno. No era un asamblea representativa, sino que era ampliado en ciertas ocasiones con representantes de las ciudades y unidades cívicas del reino.

Los miembros del Consejo (synedroi) pertenecían a tres categorías:

* Los sômatophylaques (en griego antiguo, literalmente «los guardias de corps») eran los nobles macedonios elegidos por el rey, que eran siete en el reinado de Alejandro Magno, y le servían como guardia de corps honorífica, pero sobre todo como consejeros. Era un título, aunque honorífico, particularmente prestigioso.
* Los Amigos (philoi) o los Compañeros reales (basilikoi hétairoi) eran nombrados en vida por el rey entre la alta nobleza macedonia.
* Los principales generales del ejército (hégémones tôn taxéôn) también nombrados por el rey.

El rey tenía menos libertad de lo que podríamos pensar para elegir la composición del Consejo, puesto que muchos miembros de la alta aristocracia del reino eran miembros de derechos ex officio.

El Consejo ejercía esencialmente una función probouléutica con respecto a la Asamblea: elaboraba y proponía las decisiones que ésta debía luego debatir y votar, en numerosos dominios, tales como la designación de los reyes y regentes, pero también de los grandes administradores, y las declaraciones de guerra. El Consejo estaba encargado de la instrucción judicial de los procesos capitales. Era también la primera y la última instancia para todos los casos que no entrañaban la pena capital.

El Consejo se reunía a menudo y constituía el principal órgano de gobierno. Cualquier decisión importante del rey era primero objeto de una deliberación.

En el interior del Consejo reinaban los principios democráticos de isegoria (igualdad de palabra) y de parresia (libertad de uso de la palabra), a los cuales el rey se sometía como los otros miembros.

Después de la destrucción de la monarquía antigónida por los romanos en 167 a. C., es posible que el synedrion subsistiera, al contrario que la asamblea, y quedara como la única instancia federal de Macedonia dividida en cuatro mérides.

Distritos regionales (merides)

La creación de un escalón administrativo territorial intermediario entre el poder central y las ciudades debe probablemente ser atribuida a Filipo II: esta reforma corresponde a la necesidad de adaptar las instituciones políticas a la considerable extensión del reino bajo su reinado. No era posible entonces reunir fácilmente al conjunto de los macedonios en una sola asamblea primaria, y la creación de cuatro distritos regionales, cada uno provisto de una asamblea era la respuesta aportada a este problema. No se trataba de divisiones territoriales que recortaran los grupos tribales, sino de un recorte administrativo artificial. Sin embargo, hace falta subrayar que la existencia de estos distritos no está en realidad atestiguada realmente (por la numismática) más que a partir del comienzo del siglo II a. C.

Los distritos eran los siguientes en la época antigónida, donde su número de orden es suministrado por la numismática :

* Primera méris: Anfípolis o la Parastrimonia y Paroria. El distrito debe su nombre a la única ciudad en hacer una contribución al levantamiento nacional macedonio a finales del siglo V a. C. Sus habitantes no helenizados eran reclutados en unidades distintas, llamadas bisaltias, mientras que los reclutados de Anfípolis, Filipos y Oesymé integraban la falange. La política de los reyes macedonios era no mezclar a los soldados heleno hablantes con los macedonios en el seno de las unidades.
* Segunda méris: Anfajítida. Su frontera era el río Axio el oeste y el Estrimón al este; la capital era Tesalónica.
* Tercera méris : ‘Botiea .’ Correspondía a Piera y Ematia, en el corazón del histórico reino macedonio histórico, así como la región litoral comprendida entre el Axios y el Peneo; la capital era Pella.
* Cuarta méris: Alta Macedonia.’ Reunía a Lincestis, Tinfea y Atintania. La Oréstida salió muy pronto del reino propiamente dicho. En la época romana, la capital estaba en Pelagonia.

La primera función de estos distritos era la de servir de base territorial de reclutamiento para el ejército.

La existencia de una moneda propia en estos distritos suponía una autonomía financiera e instituciones políticas propias (mal conocidas). Según las inscripciones, puede pensarse que cada méris disponía de una asamblea primaria que reunía a todos los macedonios de la región, y elegía anualmente un strategos, magistrado epónimo, cuya doble función era representar a la asamblea y al poder central, especialmente en materia militar.

Estas asambleas continuaron existiendo en época romana, y se convirtieron en las principales asambleas primarias de Macedonia, después de la supresión de la Asamblea común.

Costumbres

* Los jóvenes tenían una obligación iniciática que era la de matar un jabalí. Aquel que no lo hubiera hecho no merecía sentarse con los demás en los banquetes.
* Cuando, por las circunstancias que fueran, un hombre no había matado aún a un enemigo, tenía la obligación de llevar una cuerda atada al cuerpo.

Regiones

En el siglo V a. C., el reino se dividía en tres grandes regiones:[8]

* La Alta Macedonia o Macedónide, que se extendía al este del monte Pindo, desde el lago Ocrida, hasta las fuentes del río Haliacmón. Comprendía una serie de «comarcas» que se identificaban con determinados ethne:
o La Elimea, en el sureste, en el bucle del río Haliacmón y los confines de la Perrebea (habitada por periecos telalios).
o La Oréstide, en el oeste, hacia el nacimiento del Haliacmón y el sur del lago Ocrida, fronteriza con las tribus ilirias.
o La Eordea, que se extendía al norte del Haliacmón hasta el lago Vegorítida.
o La Lincéstide o Lincestis, que estaba situada al noroeste del lago Ocrida y que limitaba la norte con Peonia.
* La Baja Macedonia se extendía desde las laderas meridionales del Olimpo hasta el río Axio. Era el área más rica y urbanizada y constituía el verdadero corazón del reino. La Baja Macedonia incluía a:
o Pieria, que se comprendía el área desde el sur del Haliacmón, en la costa, hasta Tesalia.
o La llanura de Ematia.
o Botiea (o Botia), situada al sur de Ematia, llegaba hasta el Golfo Termaico.
* Migdonia era una región que ocupaba el territorio entre el Axio y el Estrimón.

Fuente: Wikipedia

El Imperio Babilónico

Toda la civilización  mesopotámica se basó en la cultura sumerio-acadia. Aunque los diversos pueblos que la invadieron o se establecieron en su territorio como los amorreos, asirios hititas y caldeos le enseñaron algunos rasgos propios, la civilización mesopotámica conservó a través de los años una cultura homogénea.

Babilonia en un antiguo reino de mesopotamia conocido originalmente como Sumer y Acad entre los ríos Tigris y Eufrates al sur del actual Bagdad (Irak).

En este informe daremos a conocer toda su cultura y organización social-política.

Espacio geográfico

Localización

Babilonia se encuentra entre el desierto de Siria, al oeste, y la meseta de Irán, al este. Entre los ríos Tigris y Eufrates, ambos caudales corren paralelamente, atravesando un llano de aluvión que forman con sus inundaciones. Nacen en las montañas de Armenia, recorren el país de norte a sur y desembocan en el golfo pérsico. Antiguamente sus desembocaduras estaban separadas, por que entonces la costa se hallaba 200 Km. más al interior de los que están ahora, pero con el tiempo fueron rellenando el terreno y ahora se transformaron en el río Chatt-el-Arab.

Características

Este territorio se divide en dos partes: El Norte y El Sur. Al norte los ríos son muy torrentosos, en cambio en la parte baja, son lentos y perfectos para la agricultura.

El eufrates y el tigris tienen inundaciones periódicas, provocadas por las lluvias invernales de Armenia. El tigris comienza su crecimiento en marzo y el eufrates 15 días después, estas crecidas son irregulares y violentas.

El clima es cálido y desconoce los fríos del invierno, estas tierras carecían de defensas naturales y fueron fácil presa de invasores, la riqueza del territorio fue motivo para que muchos pueblos lucharan por instalarse y mantenerse en el lugar.

Orígenes

Los orígenes de esta cultura son inciertos, si bien se sabe de dos fechas claves, las cuales son:

El fin de la I Dinastía de Isin hacia 1790a.C.

El comienzo de la dinastía  Acad hacia 2340 a.C.

Debido a lo confuso e inexactas de las fechas se utilizan tres sistemas cronológicos para el medio oriente: Alto, Medio y Bajo, dependiendo si las fechas  son asignadas por el primer año de reinado de Hamurabi de Babilonia es 1848, 1792 ó 1728 a.C. Las fechas de este informe siguen la cronológica Media y se data del primer año del reinado de Hamurabi en el año1792 a.C.

Durante el reinado de  Hamurabi y su hijo Samsu-Iluna, quien le sucedió, la civilización babilónica llegó a su cenit del desarrollo político y social. Algunas de las ciudades comenzaron a buscar la independencia y durante el reinado de Samsu-Iluna, los casitas invadieron por primera vez el país, aunque Samsi-Iluna, tubo éxito en expulsarlos, finalmente tuvieron pudieron infiltrarse dentro del país. Sumsa-Ilum había tratado con el líder rebelde, iluma-Ilum, el cual fundó una colonia al sur de Babilonia en el golfo pérsico. Con estos sucesos el país sufrió grandes deterioros, cuando en 1595 un ejercito Hitita penetró por el sur hasta babilonia y llevaron prisioneros y riquezas hasta la alejada Anatonia, en el reino comenzó el desorden. Durante en breve periodo cayó bajo el dominio de la dinastía del país del mar. Finalmente hacia mediados del siglo XVI a.C. el gobernante Casita Agnum tomó babilonia y extendió su territorio desde el río Eufrates a los montes Zagros, Bajo dominio Casita, babilonia de nuevo se convirtió en un poder de considerable importancia, junto con el imperio egipcio, los hititas y el reino de Mitanni.

Babilonia estaba tan debilitada que cayó en manos de los elamitas, que la invadieron. Mientras que en el sur había otra revuelta se fundó una nueva dinastía conocida como II dinastía de Isin. Hacia fines del siglo XII a.C. Nabucodonosor I, uno de los reyes de Isin, derrotó a los Elamitas y atacó Asiria. Un poco después grandes grupos de nómades Arameos emigraron a Babilonia, durante este tiempo Babilonia estuvo en un estado de crisis política.

Babilonia se menciona oficialmente a fines del III milenio a.C. Hacia 1984 a.C. Sumu-Abum fundó su propia dinastía, esta alcanzó su apogeo con Hammurabi. En el 1595 a. C. la cuidad fue capturada por los Hititas y poco después por los casitas, los casitas transformaron la cuidad-estado de babilonia en la capital de babilonia, región al sur de mesopotamia. La cuidad era el centro administrativo de un gran reino, después se convirtió en un centro religioso, el centro religioso del reino, con su dios principal, Marduk, situado a la cabeza del Panteón mesopotámico.

Cultura

Religión

Muchas de la creencias de los pueblos primitivos se basan en las creencias mesopotámicas. El convencimiento de que los astros, como el sol ola luna, eran seres superiores a los hombres, estos eran los dioses mayores junto con loas cinco planetas más importantes, Marduk o Beli, Dios de Júpiter y de babilonia e Ishtar, diosa del planeta venus, que representaba la guerra y el amor y era especialmente venerada en Nínive. Los dioses eran considerados como seres terribles que solo protegían a los pueblos que los adoptaban y que veían con agrado como sus fieles mataban a los hombres. En las elecciones de reyes, estos siempre se referían a sus hazañas bélicas y a como peleaban en nombre de sus dioses.

Los dioses fueron reemplazados por figuras animales, pero en la época babilónica, estos tenían forma humana y solo los brujos y los dioses malos tenían la cabeza en forma de animal.

Los babilónicos creían que la voluntad de los dioses podía interpretarse por el vuelo de los pájaros, por los sueños, por la posición de los astros.

Arquitectura

Los monumentos eran colosales y la forma de todo ellos eran uniforme y maciza, prevaliendo siempre las líneas rectas.

El ladrillo caracterizó la arquitectura de babilonia entre otros, el ancho de los muros y construcción de grandes planos rectilíneos. El ladrillo no aseguró a los templos y palacios de babilonia la duración de que tuvieron los construidos en piedra por Egipto. La acción combinada del sol y la lluvia los desmoronó poco a poco, pero las partes superiores, las primeras en derrumbarse, cubrieron con una espesa capa protectora el resto del edificio. Cada ladrillo  tenia el sello del rey que ordenaba la construcción. Estos se unían entre sí con mortero y arcilla o cal y a veces con betún.

Los ladrillos estaban a menudo con brillantes azulejos de color azul, amarillo y blanco, adornados con animales u otras formas en vidriado relieve.

En cuanto a los templos, tenían forma de altas torres escalonadas de siete pisos, el edificio llamado zigurat es una torre alta de planta cuadrada, que se compone de varios pisos, siendo cada uno mas pequeño que el inferior, en la plataforma del piso más alto estaba el santuario y el alatr de divinidad.

Este tipo de templos es de origen sumerio y sirvió de modelo a todos los demás pueblos mesopotámicos.

Sistema Legal y de escritura.

La ley y la justicia eran conceptos fundamentales en el modo de vida babilónico, la justicia era administrada por los tribunales, cada uno de los cuales tenia entre uno y cuatro jueces. Los ancianos de una cuidad frecuentemente formaban un tribunal, los jueces no podían revocar sus decisiones por ninguna razón, aunque podían dirigirse apelaciones en contra sus veredictos ante el rey. Las pruebas consistían afirmaciones de testigos o de documentos escritos. Los juramentos podían ser prometedores, declaratorios o exculpatorios. Los tribunales podían dar penas que van desde la muerte hasta azotes, la reducción del estado social a la esclavitud o el destierro. Las compensaciones por daños iban desde treinta veces el valor del objeto perjudicado.

Para asegurar que sus instituciones legales, administrativas y económicas funcionaban eficazmente, los babilonios utilizaban el sistema de escritura cuneiforme desarrollado por los sumerios. Para formar sus escribas, secretarios archiveros y demás funcionarios administrativos, adoptaron el sistema sumerio de educación formal, bajo el cual escuelas seglares servían como centros culturales. El plan de estudio consistía principalmente en copiar y memorizar ambos libros de textos y diccionarios sumero-babilónico que contenían largas listas de palabras y frases, incluido los nombres de árboles, animales, pájaros, insectos, países, pueblos y minerales así como una gran y diversa colección de tablas matemáticas y problemas. En el estudio de la literatura, los alumnos copiaban e imitaban distintos tipos de mitos, epopeyas, himnos, lamentaciones, proverbios y ensayos en lengua sumera y babilónica.

La Escritura

El maravilloso arte parece ya bien avanzado, adecuado para expresar pensamientos complejos en el comercio, la pesia y la religión. Las inscripciones más antiguas se encuentran en piedra (muy escasa en la zona de Babilonia) y datan al parecer  de dos tiempos tan remotos como 3600 años a.c. Hacia el 3200 aparece la tabla de arcilla, y desde entonces en adelante los sumerios se deleitaron con el gran descubrimiento. Buena fortuna para la humanidad es que la gente de Babilonia no escribe en frágil papel y con tinta que se borra con el tiempo, sino en húmeda arcilla con la cuneiforme punta de un estilo. Con este dócil material el escriba mantenía registros, redactaba contratos y documentos oficiales, escribía propiedades, sentencias y ventas, y creaba una cultura en la que el eastilo (punzón que usaban los antiguos para escribir en tablas de arcilla) se hizo tan poderosa como la espada. Completado el escrito, el escriba cocía la tabla de arcilla junto al fuego o al sol y la convertía en un manuscrito mucho más duradero y menos firme que la piedra.

Medicina, astrología y matemáticas.

El desarrollo de los conocimientos científicos fue obra de los sacerdotes y estuvo naturalmente, muy vinculado a la religión.

La astronomía fue la ciencia predilecta de los babilónicos, como consecuencia de la relación que suponían existente entre el curso de los astros y el destino de los hombres. Ellos fueron los primeros en trazar cartas astronómicas, en establecer la distinción entre planetas y estrellas, en determinar los doce signos del zodiaco. Dividieron el año en doce meses lunares (seis de treinta días y seis de veintinueve días), y para evitar las divergencias entre ese calendario y las estaciones agregaron de tiempo en tiempo un mes suplementario. Como se ve en la formulación de un calendario los egipcios superan a los babilónicos pues crearon uno basado en los movimientos del sol.

Nuestras civilizaciones tienen algunas medidas de tiempo, transmitidas por los babilonios, como la división en semanas o periodos de siete días.

También en matemáticas realizaron muchos adelantos. El sistema de pesas y medidas de los babilonios era sexagesimal, es decir, tomaba como base el número sesenta. Este sistema fue adoptado en toda el Asia y se extendió, luego al mundo mediterráneo. Se conservan aún vestigios de esa manera de contar y medir en la división de la hora y de los minutos, así como también en la división de la circunferencia de 360° (múltiplo de 60.)

Sociedad

Civilización babilónica

La civilización babilónica, que duró desde el siglo XVIII hasta el siglo VI a.c. era como la sumeria que la precedió, de carácter urbano aunque se basa en la agricultura más que en la industria. El país estaba compuesto unas doce ciudades, rodeadas de pueblos y aldeas.

Los babilonios modificaron y transformaron su herencia sumeria para adecuarla a su propia cultura y carácter. El modo de vida resultante demostró ser tan eficaz que sufrió relativamente pocos cambios durante aproximadamente 1200 años. Influyó en sus países vecinos, especialmente en el reino de Asiria, que adoptó la cultura babilónica prácticamente por completo. Afortunadamente se han encontrado una colección importante de obras de literatura babilónica gracias a las excavaciones. Una de las más importantes es la magnifica colección de leyes (s. XXVIII a.c.) frecuentemente denominada “Código de Hammurabi”, que, junto con otros documentos y cartas pertenecientes a  distintos periodos, proporcionan un amplio cuadro de la estructura social y la organización económica.

Sociedad

La sociedad babilónica estaba compuesta por tres clases sociales representadas por el awilu, persona libre de clase superior; el wardu, el esclavo; y el mushkenu, persona libre de clase inferior, que se encontraba legalmente entre el awilu y wardu. La mayoría de los esclavos eran prisioneros de guerra, aunque algunos eran reclutados entre la población babilónica, por ejemplo: Las personas libres podían ser hechas esclavos como castigo de algunos delitos; los padres podían vendera sus hijos como esclavos en momento de necesidad; o un hombre incluso, podía someter a toda su familia a los deudores como pago de deuda, pero no durante de tres años. Los esclavos eran propiedad de su amo, como un bien mueble, podían ser marcados o azotados, y eran severamente castigados si intentaban escapar. Los esclavos tenían algunos derechos legales y podían realizar negocios, prestar dinero y comprar su libertad. Si un esclavo se casaba con una persona libre y tenían hijos, estos eran libres.

Vida familiar

La familia era la unidad básica de la sociedad babilónica. Los matrimonios eran dispuestos por los padres y los responsables se reconocían legalmente tan pronto como el novio presentaba un regalo nupcial al padre de la novia; la ceremonia matrimonial normalmente concluía con un contrato inscrito en una tablilla. Aunque el matrimonio se consideraba principalmente en un acuerdo practico, hay pruebas que sugieren que no eran completamente desconocidas las relaciones prematrimoniales clandestinas. La mujer babilónica tenia algunos derechos civiles importantes. Podría tener propiedades, realizar negocios y actuar como testigo en un juicio. Sin embargo, el marido podía divorciarse de ella por cuestiones triviales o, si no le había dado hijos, podía contraer matrimonio con otra mujer.

Ciudades

El número de habitantes de una ciudad variaba probablemente entre 10000 y50000. Las calles de la ciudad eran estrechas, flaqueadas por los muros altos y sin ventanas de las casas. Las calles no estaban pavimentadas ni tenían alcantarillas. La casa media era una  estructura pequeña, de una planta y de ladrillos de barro, compuesta de distintas habitaciones agrupadas alrededor de un patio. Por otra parte, la casa de un prospero babilonio era, probablemente una residencia de dos pisos de ladrillo con aproximadamente una docena de habitaciones, con muros interiores y exteriores. La planta interior tenía una habitación de servicio y, a veces, incluso una habitación privada para el culto. Los muebles incluían mesas bajas, sillas con respaldo y camas con armazón de madera. La vajilla domestica estaba fabricada de arcilla, piedra, cobre y bronce y los cestos y las arcas de caña y madera.

Las casa frecuentemente se construían sobre un mausoleo donde se enterraban los miembros de la familia. Los babilonios creían que las almas de los muertos viajaban al siguiente mundo, y que, al menos en cierto grado, la vida seguía allí como en la tierra. Por ello, enterraban junto al muerto tarros, herramientas, armas y joyas.

Tecnología

Los babilonios heredaron los logros técnicos de los sumerios en riego y agricultura. El mantenimiento del sistema de canales, diques, presas y depósitos construidos por sus predecesores necesitaba de un considerable conocimiento y habilidad de ingeniería. La preparación de mapas, informes y proyectos implicaban la utilización de instrumentos de nivelación y jalones de medición. Con fines matemáticos, utilizaban el sistema sexagesimal sumerio de numeración, que caracterizaba por un útil dispositivo denominado notación lugar-valor que se parece al actual sistema decimal. Continuaron utilizándose las medidas de longitud, área, capacidad, peso, normalizadas anteriormente por los sumerios. La agricultura era una ocupación complicada y metódica que necesitaba previsión, diligencia y destreza. Un documento escrito en sumerio recientemente traducido, aunque utilizado como libro de texto en las escuelas babilónicas, resulta ser un verdadero almanaque del agricultor, y registra una serie de instrucciones y direcciones para guiar las actividades de la granja, desde el riego de los campos hasta el aventamiento de los cultivos cosechados.

Los artesanos babilonios eran diestros en metalurgia, en los procesos de abatanado, blanqueo y tinte, y en la preparación de pinturas, pigmentos, cosméticos y perfumes. En el campo de la medicina, se conocí bien la cirugía y se practicaba frecuentemente, a juzgar por el código de Hammurabi, que la dedica varios párrafos. También se desarrolla sin lugar a dudas, la farmacopea, aunque la única prueba importante de ello procede de una tablilla sumeria escrita algunos siglos antes del reinado de Hammurabi.

Política

A la cabeza de la estructura política estaba el rey, monarca absoluto que ejercía el poder legislativo, judicial y ejecutivo. Por debajo de esto había un grupo de  gobernadores y administradores selectos. Los alcaldes y los consejos de ancianos de la ciudad se preocupaban de la administración local.

El soberano más ilustre de babilonia y el verdadero fundador del imperio fue Hamurabi (2067 a 2025 a.c.) Éste príncipe fortificó su capital rodeándola con una muralla y extendió sus conquistas desde el Elam en el este, hasta Sirio en el oeste. Pero, mas que por sus conquistas y sus construcciones, Hammurabi es celebre por las leyes que dio a sus súbditos con el fin de que entre ellos hubiera paz y justicia.

Durante el reinado de Hammurabi, babilonia extendió su influencia civilizadora hacia el norte y el oeste, siguiendo la línea de “La medialuna de las tierras fértiles”, y se convirtió en el centro principal del comercio con todas las comarcas del Asia occidental.

Después de la muerte de Hammurabi, el esplendor de babilonia, el imperio más importante y civilizado de Asia, continuó todavía por dos siglos.

Código de Amuraba: las leyes de Amuraba que este dijo de haber resido del dios Shamash, están contenidas con el famoso código que lleva el nombre del rey babilónico.

La orientación jurídica de Amuraba se fundamentaba en este admirable trípode: promulgar justicia, poner en orden la tierra y procurar el bien del pueblo.

Este código fue hallado en Fusa, el año1907. He aquí algunos de sus normas en materia penal:

-          Si alguien roba algo del templo o del palacio morirá.

-          Si una vendedora de vino tiene la media corta, se echará la taberna al río.

-          Si un hombre hace un agujero en una casa para entrar a robar, se le matará y se le enterrará delante del agujero

-          Si un hombre acusa a otro de un crimen capital y no puede probarlo, será castigado de muerte.

El legado babilónico

Más de 1200 años pasaron desde el glorioso reinado de Hammurabi hasta la subyugación de Babilonia por los persas. Durante este largo lapso de tiempo, la estructura social, la organización económica, el arte y la arquitectura, la ciencia y la literatura, el sistema judicial y las creencias religiosas babilónicas sufrieron una considerable modificación, aunque en general únicamente en los detalles, no en la esencia. Basados prácticamente por completo en la cultura Sumer, los logros culturales de Babilonia dejaron una antigua impresión en el mundo antiguo, y particularmente entre los hebreos y los griegos. La influencia babilónica es evidente en las obras de poetas griegos tales como Homero y Hesíodo, en la geometría del matemático griego Euclides, en astronomía, en astrología, en heráldica y en la Biblia.

- Distinguir elementos de esta civilización que se distinguen en otra regiones.

Se dice que el imperio mesopotámico está basada en la cultura Sumerio-Acadia, y los distintos pueblos que la invadieron y se establecieron en su territorio sacaron un poco de su cultura para implementarla en la suya.

Fuente: Wikipedia

La civilización Islámica

Islam

Origen y fundamentos

La península Arábiga, habitada en los primeros siglos de la era cristiana por beduinos nómades o semisedentarios, fue el contexto geográfico y humano del que brotaron la cultura y la civilización islámicas

Se dice que en La Meca, centro de peregrinación, ciudad de caravanas y núcleo mercantil del mundo medieval nació Mahoma. Allí la verdad le fue revelada y comenzó su prédica del Islam hasta que en el 622 -inicio de la Hégira-, fue a refugiarse bajo peligro de muerte a la ciudad de Medina, en la cual encontró protección y creó los fundamentos espirituales e institucionales de la comunidad musulmana. Los diez años de su vida en Medina y los treinta que siguieron a la muerte de Mahoma, en que gobernaron los cuatro califas ortodoxos que le acompañaron en vida (632-661), son reputados por el sentimiento musulmán como “la edad de oro” del Islam.

Sostenida por la íntima convicción de su mensaje y por la fuerza arrolladora de los ejércitos árabes, la expansión islámica derrotó a los imperios sasánida y bizantino así como al Occidente del desmembrado imperio romano e hizo del mundo musulmán un imperio que encabezó el comercio mundial y edificó una red de grandes ciudades.

Ciudad islámica e instituciones religiosas

La ciudad islámica es la comunidad de personas que profesan el Islam. Constituye la umma o nación, en la cual cada musulmán se reconoce, independientemente de que viva solo o en grupo y sea ciudadano o campesino, nómade o sedentario. Una interpretación más acotada la define como Dar al-Islam, “morada del Islam” y la limita a los países o grupos urbanos en que rige la ley canónica islámica y se practican sus formas tradicionales de vida.

El Islam, que significa “sumisión a Dios”, comprende tres instituciones religiosas fundamentales: el Corán, la Tradición del Profeta (sunna) y las enseñanzas escritas y orales de los juristas. A través del doble testimonio de la fe -”No hay más Dios que el Uno y Único” (Allah); “Mahoma es el mensajero de Dios”-, cuya declaración confiere la condición de musulmán a todo hombre de buena voluntad, el Corán proclama su mensaje esencial, al-tawhid o “Unidad Divina”, la cual declara los derechos del Creador por encima de todas las relatividades de nuestra existencia terrena y se realiza en la existencia individual de todo aquel que aproxime lo más posible a Dios sus pensamientos y acciones. Con ese fin se incita a la lectura del Corán, a la invocación de los nombres de Dios y a las prácticas obligatorias de la oración, el ayuno, la limosna y la peregrinación a La Meca, al menos una vez en la vida.

El Profeta, el “elegido” providencialmente para trasmitir a los hombres la ley musulmana (la sari’a), encarnó el modelo de hombre del mundo islámico. La colección de sus dichos y consejos y hasta de sus actos y gestos fue recogida, durante el tercer siglo de la Hégira, en los hadits o “tradiciones”, con el fin de facilitar su reproducción y conocimiento por parte de la comunidad de fieles. Ni el Corán ni la Sunna, sin embargo, están elaborados como cuerpos de leyes. Fue labor posterior de los eruditos del Islam la formulación de un sistema jurídico que rige y divide los actos de los creyentes en obligatorios, recomendados, permitidos, condenables y prohibidos, y supone una divergencia entre la jurisprudencia “sunní”, que desaprueba la reflexión personal y la evolución o adaptabilidad de la ley, y la “si’i”, que las pondera. Una sabiduría que como la musulmana tiende a introducir la dimensión religiosa en todos los aspectos de la vida, toma esta divergencia por diferencias de interpretación que derivan, en última instancia, de la bondad divina. “Los desacuerdos de los sabios -declara uno de sus proverbios- son una merced”.

Sociedad, comunidad e individuo

Lo esencial de la ciudad islámica es la “combinación perdurable del esfuerzo desplegado por cada hombre para someterse a la voluntad del legislador divino y del marco comunal que le sirve de ayuda y soporte en ese esfuerzo” (J. L. Michon, 1976). El vínculo entre el individuo y el todo social en el Islam es tan fuerte que la tarea de la redención individual “engloba ipso facto la sacralización de lo social” dentro de sus marcos. La salvación de cada cual depende de los que le rodean tanto como de que las circunstancias le sean más o menos propicias.

La tradición supone que el propio Mahoma formuló el principio de la iyma o consenso de los creyentes, el cual se concreta en la ley musulmana bajo la forma de un estatuto colectivo llamado “deber de suficiencia”. Por él se eximía a un musulmán de cualquier deber legal obligatorio si un número suficiente de fieles acuerda suprimírselo. El individuo, sin embargo, no se disuelve en la comunidad. La ley del Islam supone que con su conducta un hombre sólo se compromete a sí mismo y que, en su día, sólo él comparecerá ante el Juez Supremo para responder por sus acciones. No obstante, la índole de hombres iguales ante Dios e idénticamente dependientes y sometidos a las obligaciones que su ley engendra, ha dado lugar a la definición de la comunidad musulmana como una “teocracia igualitaria” (L. Gardet, 1961).

El fuerte sentido de cohesión social que acompañó el alto grado de integración de las sociedades musulmanas tradicionales se debe en mucho a los valores socio-religiosos que orientaron la vida de sus individuos y de sus comunidades.

Gobierno y política: la comunidad islámica

La comunidad establecida en Medina en el siglo I de la Hégira (s.VII n.e.), fue el prototipo de organización institucional -derivada de fines religiosos- que rigió en todas las sociedades tradicionales musulmanas. Llamada inicialmente Yatrib, su nuevo nombre, al-Madina (“la ciudad por excelencia”), designa su condición de centro de la umma y sede de la autoridad y la justicia.

El califa o imán, sucesor del Profeta, unía en su persona la autoridad espiritual y secular y era el jefe supremo de la ciudad. Encargado de crear las condiciones para la aplicación de la ley coránica, de encabezar la Guerra Santa (yihad), organizar el ejército y garantizar la administración y la seguridad de los países bajo su dominio, el califa designaba también, en cada ciudad, a los ministros o visires, a los gobernadores, los comandantes en jefe, los recaudadores de impuestos y hasta al cuerpo de policía (surta) que velaba por el orden y protegía la ciudad de sus enemigos.

La justicia en la sociedad islámica tradicional se derivaba del mandato divino. Hay referencia a un pacto original por medio del cual Dios designó vicarios suyos a los que ejercen la autoridad. A éstos les cabe el deber de proteger a los fieles como a los últimos el deber de obedecer la autoridad. Son afines el ideal de justicia platónico y el del Islam: el orden decretado por Dios sólo prevalecerá allí donde dirijan hombres virtuosos, que unan a su profundo conocimiento de la divinidad una elevada cualidad moral y en cuyas manos está “hacer que los hombres, en esta vida y en este medio disfruten al máximo la felicidad y las delicias de la vida futura por medio de instituciones comunitarias fundadas en la justicia y la confraternidad” (Al-Farabi, s.IV de la Hégira).

Pese a que el ordenamiento jurídico de las ciudades islámicas tradicionales careció de la autonomía local y municipal de que gozaron las ciudades europeas medievales, sus instituciones, orientadas por valores que rechazaban la discriminación por motivos de raza, religión o condición social, propiciaron el elevado grado de integración que fue común en todas las ciudades del mundo musulmán, desde Al-Andalus hasta la India.

Muestra la flexibilidad y la propensión democrática de la jurisprudencia islámica el hecho de que sus juristas aceptaron como fuente de legislación, durante siglos, los hábitos locales de las diversas ciudades.

La economía en la sociedad medieval

La economía en las ciudades tradicionales musulmanas se regía por un sistema corporativo que integraba a los hombres dedicados a la producción, la distribución y los servicios, ya se desempeñasen como propietarios u obreros, trabajadores a domicilio, por cuenta propia o empleados del gobierno, ya fueran “gentes de alta o baja condición, musulmanes, cristianos y judíos, nativos o extranjeros naturalizados, todos pertenecían al sistema corporativo” (Yusuf Ibish, 1976). En las corporaciones se agrupaba la población urbana según sus oficios, así que las había de artesanos, de mercaderes, de subastadores, prestamistas, músicos, cantantes, narradores transportistas y marineros.

Los miembros de cada corporación se consideraban a la vez como miembros de la comunidad de creyentes a cuyo servicio se acreditaba especialmente la eficiencia en la profesión u oficio, que se adquiría por medio de un arduo trabajo supervisado por un maestro (sayj) conectado a su vez a la cadena de maestros de la corporación, que se enlazaba sucesivamente a las de otras, a los Santos Patronos y aún hasta al Profeta.

Las corporaciones se estructuraban según un sistema conceptual y ritual trasmitido oralmente de generación en generación y estrechamente vinculado a las órdenes sufíes (logias islámicas). A la aceptación de un joven como aprendiz de un taller seguía la recitación de la primera azora (capítulo) del Corán ante los maestros de la corporación y un período de años de trabajo cuya nula o baja remuneración se compensaba con la idea de que era ese el medio de aprender y de integrarse socialmente a la comunidad.

Una ramita de albahaca entregada por orden del maestro al joven aprendiz indicaba llegada la hora de su iniciación. La ceremonia, celebrada en casa de un maestro o en algún jardín de la ciudad, contaba con una nutrida y noble concurrencia que ejecutaba ritos religiosos y ceremoniales a cuyo término se convertía al joven en miembro de la hermandad, bajo las notas de una exclamación ritual de alegría en la que convergían diversas tradiciones: “Lluevan las bendiciones sobre Jesús, Moisés y los que se embellecen los ojos con antimonio (*), pues quién nos podrá perjudicar!” (Yusuf Ibish, p.152). La iniciación terminaba con un comida sencilla denominada tamliha (ensalada) que recordaba el doble valor de la sal, nexo entre los que la comparten y símbolo de artesanos (conocidos como “la sal de los bazares” por su condición de núcleo principal entre los que se ganan la vida con sudor y paciencia).

El iniciado se integraba a su corporación y, por medio de ella, a la umma. Con los años, la elaboración de una obra maestra como muestra refinada de su arte podía elevar al artesano al cargo de maestro. Mencionemos de paso que en el islamismo sufí la artesanía era sinónimo de arte y a la vez, un medio de realización espiritual que modelaba “una imagen del trabajo que un hombre que aspira a la contemplación de las realidades divinas debe realizar consigo mismo y sobre su alma, que entonces representa el papel de un tosco material, desordenado y amorfo, pero potencialmente noble”. (T. Burckhardt, 1976).

Educación e instrucción religiosa

La educación musulmana, iniciada en los tiempos del Profeta en La Meca, fue irradiada en lo fundamental desde la institución de la mezquita y tuvo como contenido la sari’a o ley islámica, cuyo aprendizaje era un “deber de suficiencia” para la comunidad islámica. La más alta distinción en el Islam era alcanzar el “saber” -al-’ilm- o conocimiento de la ley revelada. La memoria era una cualidad tan ponderada en esta enseñanza que su ideal, el título de hafiz, se concedía a quien aprendiese el Corán de memoria.

La instrucción religiosa fue uno de los elementos que garantizaron la supervivencia de la civilización islámica. Un ciudadano de cultura media podía ejercer una función consultiva en el interior de la comunidad, dirigir las oraciones y practicar el mandato coránico. Con el tiempo, la instrucción religiosa se fue diferenciando de la educación propiamente dicha.

El primer siglo de la Hégira, dedicado a la conquista militar y al establecimiento de la autoridad política del Islam, no produjo un desarrollo significativo de la educación islámica. Pero a partir del siglo II -en que se extendió la mezquita como institución de enseñanza en los territorios ocupados- y sobre todo del III -en que una generación de juristas, teólogos y lingüistas se afanaban por preservar la lengua y las tradiciones de una civilización que se había extendido por muy diversos espacios culturales-, la educación pasó a primer plano.

Durante los siglos III y IV, en los que la mezquita fungía como una virtual universidad pública, centro de culto y reunión social, aparecieron la institución del colegio o escuela elemental (kultab) y las “casas de sabiduría” o “de ciencia”, dedicadas exclusivamente a actividades académicas. En el siglo V aparece la escuela superior o madrasa, patrocinada por el estado, que fue desde entonces el rector de la enseñanza en el mundo musulmán. Hacia el siglo IX era indispensable egresar de una madrasa para ocupar un puesto gubernamental.

No sólo la adquisición del saber -que es el modo de discernimiento entre lo prohibido y lo loable-, sino su transmisión, deviene en el Islam una obligación religiosa que lo convierte en antecedente histórico del esfuerzo por la democratización de la enseñanza. “La sociedad islámica repudia al álim (sabio) que evita trasmitir su sabiduría a los demás”.

El Islam ha defendido la libertad de pensamiento, y reconocido los límites de la razón. Ella no puede cuestionar ni la unidad divina ni la veracidad del mensaje de Mahoma. Desde su punto de vista la razón puede ser innata -cuando es un don divino- y adquirida -cuando es resultado del esfuerzo individual y la experiencia-. De lo más valioso en el Islam es su reconocimiento de la naturaleza práctica del pensamiento y la educación, evidenciada en una tradición atribuida al Profeta: “Adquirid toda la sabiduría que podáis! Pero Dios no os compensará (todo lo que hayáis aprendido) hasta que traduzcáis vuestro saber en obras!”.

Moral y familia en la cultura islámica

La moral que regulaba la conducta de la comunidad islámica tradicional se derivaba de la eticidad contenida en el Corán y en la tradición del Profeta. Según éstas, ordenar el bien y prohibir el mal son un mandato divino. Todo musulmán tiene, en consecuencia, la obligación de denunciar los actos contrarios al mismo. La tradición establecía las normas de cortesía, los gestos y palabras del saludo, las felicitaciones para los buenos momentos y los consuelos para las pruebas de la vida. Establecía también los preceptos de todo comportamiento, entre ellos, el uso de atuendos tradicionales y del turbante como símbolo de la dignidad del creyente y de su alianza con el cielo.

El cumplimiento de la moral musulmana fue una función jurídicamente establecida en la comunidad islámica, y conferida en la jerarquía ciudadana al almotacen o zabazoque, responsable de la aplicación de los valores éticos a la práctica de la vida cotidiana. Inspeccionaba los pesos y medidas del mercado, la equidad en las transacciones comerciales, la calificación de las profesiones y era árbitro de las disputas habidas entre patronos y empleados.

La comunidad islámica tradicional estableció por derecho divino la naturaleza patriarcal de la familia musulmana. Significa la autoridad del padre o del abuelo sobre el colectivo familiar y la del marido sobre la esposa, que se deriva de la ley coránica según la cual “los hombres tienen autoridad sobre las mujeres en virtud de la preferencia que Dios ha dado a unos más que a otros y de los bienes que gastan”.

El status atribuido por la tradición islámica a las mujeres de su comunidad ha afectado su posición frente al matrimonio, al divorcio, al derecho de herencia y al de prestación de testimonio, aunque se ha afirmado que ese status se deriva menos de la ley coránica propiamente dicha que de sus interpretaciones.

Costumbre que distinguía a los árabes por antonomasia. Cf. Lévi-Provencal, España Musulmana.

Fuente: Wikipedia

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.