Inicio > Civilización Egipcia > Escritura del Antiguo Egipto

Escritura del Antiguo Egipto

Escritura jeroglífica basada en ideogramas que evolucionó posteriormente hacia un complicado sistema de símbolos mitad ideográficos, mitad fonéticos, formado por consonantes aisladas, sin vocales.

La escritura, como sistema de signos que traduce la comunicación verbal de un pueblo se elaboró en Sumer, junto con Egipto, hacia el año 3.000 a.C.

La lengua del antiguo Egipto evolucionó de manera bastante homogénea en cuatro períodos: el Clásico, el Nuevo, el Demótico y el Copto.

Normalmente, los signos se marcaban con un pincel sobre un papiro dibujando esquemáticamente el objeto que se representaba.

Existían varios tipos de escritura, pero las más usadas eran la escritura hierática, para temas religiosos, y la escritura demótica, usada para los asuntos administrativos y de la vida común.

La mayoría de los niños egipcios no iban a la escuela.

Para ser orfebre o pintor, un chico aprendía el oficio en un taller o con un grupo de constructores de tumbas.

Los escribas recibían una educación más formal, que empezaba a la edad de nueve años y que duraba unos cinco años.

Tenían que estudiar mucho y recibían palizas si no lo hacían.

Pero el esfuerzo valía la pena, pues los escribas eran de las pocas personas que sabían leer y escribir, lo que les daba prestigio.

Los egipcios emplearon tres tipos de escritura, la escritura de figuras a la que se llama “escritura jeroglífica, que en griego significa “grabados sagrados”.

Más tarde, los escribas desarrollaron otros dos tipos de escritura, la hierática y la demótica, que se escribían con muchas más rapidez.

Durante casi 1.500 años, nadie supo interpretar los jeroglíficos, la escritura de figuras del antiguo Egipto.

El erudito francés Jean-Francois Champollion(1.790-1.832) dedicó casi toda su vida a descifrar el código.

En 1.822 hizo un gran salto adelante al estudiar la piedra de Rosetta, y pronto los expertos pudieron leer las inscripciones de muchas obras egipcias.

Fue un excelente lingüista, a los 16 años dominaba doce lenguas.

Los primeros jeroglíficos que descifró fueron nombres de faraones.

En 1.824 ya había traducido casi todos los símbolos y había empezado a conocer la gramática egipcia.

La piedra de Rosetta

Es una estela de basalto negro hallada cerca de Rosetta, en el delta.

Fue grabada en el 196 a. C., la piedra fue desenterrada en 1.799. Un mismo texto está escrito en escritura jeroglífica, en escritura demótica y en griego.

Champollion sabía leer el griego y utilizó ese texto para traducir los otros dos escritos.

El nombre del faraón se escribía dentro de un disco ovalado llamado cartucho.

El físico inglés Thomas Young fue quien descifró por primera vez los nombres Ptolomeo y Cleopatra en la piedra de Rosetta.

Pero Champollion hizo un enorme progreso cuando descubrió que algunos símbolos representaban ideas, mientras que otros, simples sonidos.

Un jeroglífico puede representar una palabra o un sonido.

Por ejemplo, un escriba podía dibujar un ganso para representar el sonido “sa” o la palabra “hijo”.

El papel se elaboraba con la planta de papiro. Se cortaba la médula a tiras, que se alineaban formando dos capas.

Luego las golpeaban para conseguir una hoja fuerte.

Un escriba a menudo tenía que viajar por asuntos oficiales o para fijar impuestos correspondientes a casas de campo alejadas.

Llevaba consigo un pote de agua y pinceles de caña, plumas y tinta, que metía en un estuche de madera.

El mismo se preparaba con colores hechos con polvos de minerales.

Los cálamos se usaron por primera vez en Egipto durante el período griego.

La mayoría de hijos seguían los oficios de sus padres y aprendían de ellos; las niñas no recibían una educación formal; pocas sabían leer y escribir.

ORIENTACIÓN DE LOS SIGNOS

La escritura jeroglífica es bastante flexible y era escrita ya en columnas como en filas.

Casi siempre la dirección de los signos podía ser cambiada, es decir, los textos podían ser escritos de izquierda a derecha y de derecha a izquierda.

Para encontrar la dirección y principio de un texto hay varias reglas muy simples:

Los Egipcios nunca escribían de abajo a arriba, podía ocurrir que un signo fuera escrito debajo de otro signo incluso pertenecer a él.

Esto era hecho por razones estéticas, para obtener una imagen bella de los textos sin los feos espacios en blanco.

Para descubrir la dirección de la escritura deberíamos mirar a los signos que inician y acaban un texto (ejemplo: formas humanas y animales).

Estos signos siempre son el inicio del texto.

Cuando el texto es una leyenda o dibujo (ejemplo: pinturas murales), el dios dibujado o persona miran al principio de su texto.

Los signos jeroglíficos son orientados en la misma dirección que la figura a la que acompañan.

LA ARMONÍA DE LOS SIGNOS

La estética del texto era un importante criterio para la colocación de los signos con respecto a los otros.

Los Antiguos Egipcios intentaron eliminar los espacios vacíos en el texto las veces posibles .

Al fin ellos dividían las líneas de texto en cuadrados en los cuales los signos eran armonizados.

Como ejemplo la palabra BONITO nunca podría ser escrita en una línea (a), quedando mejor en un cuadrado alineado (b).

  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: