Inicio > Civilización Alemán > Civilización Alemana

Civilización Alemana

Imperio Alemán

Historia

Surgimiento

El segundo reich fue fundado el 18 de enero de 1871 tras la victoria de Prusia en la Guerra franco-prusiana y supuso la unificación de los diferentes estados alemanes en torno a Prusia, excluyendo a Austria. Prusia se convirtió en Alemania, bajo el liderazgo del canciller Otto von Bismarck, quien fuera el verdadero artífice de la unificación.

Desarrollo

Con el advenimiento del Imperio, se inicia un período de gran desarrollo de Alemania en todos los campos: científico, económico, geográfico, político y militar. A partir de ese momento, Alemania se transforma junto al Imperio Británico en una de las dos grandes potencias mundiales.

Desde entonces y durante las siguientes dos décadas se establecen los llamados “sistemas bismarckianos”, que dominan la política europea en ese período. Entre 1884 y 1885 Bismarck convoca la conferencia de Berlín, en la que las potencias establecen las pautas para el reparto colonial de África.

Con la coronación de Guillermo II como Kàiser, comienza un enfrentamiento entre éste y Bismarck, que provoca la caída del canciller. El emperador será incapaz de continuar con las políticas implantadas por Bismarck y Alemania se ve cada vez más incapaz de mantener el equilibrio europeo, que para entonces era más que nunca la base del equilibrio mundial.

Caída del Imperio

En 1914 estalla la Primera Guerra Mundial que, al provocar la derrota de Alemania en 1918, marca el fin de la dinastía Hohenzollern. Las naciones vencedoras imponen el Tratado de Versalles y con ello se inicia la República de Weimar. El territorio alemán se ve nuevamente dividido.

Epílogo

Durante la República de Weimar, algunos partidos propugnaron sin éxito el retorno a la monarquía. Después, durante la dictadura de Adolf Hitler, los movimientos monárquicos fueron prohibidos. En 1944, un atentado encabezado por Claus von Stauffenberg pudo haber cambiado la historia, con una eventual restauración monárquica; pero fracasó por completo.

Finalizado tan negro periodo, algunos pocos grupos como Tradition und Leben siguen sosteniendo la causa monárquica, sin mayor convocatoria.

El actual jefe de la dinastía Hohenzollern es Jorge-Federico de Prusia.

Estados miembros del Imperio

Estado Capital
Reinos (Königreiche)
Prusia (Preußen) Berlin
Baviera (Bayern) Munich
Sajonia (Sachsen) Dresde
Wurtemberg Stuttgart
Grandes Ducados (Großherzogtümer)
Baden Karlsruhe
Hesse (Hessen / Hessen-Darmstadt) Darmstadt
Mecklenburg-Schwerin Schwerin
Mecklenburg-Strelitz Neustrelitz
Oldenburgo Oldenburgo
Sajonia-Weimar (Sachsen-Weimar-Eisenach) Weimar
Ducados (Herzogtümer)
Anhalt Dessau
Brunswick (Braunschweig) Brunswick
Sajonia-Altenburgo (Sachsen-Altenburg) Altenburgo
Sajonia-Coburgo-Gotha (Sachsen-Coburg und Gotha) Coburgo
Saxe-Meiningen (Sachsen-Meiningen) Meiningen
Principados (Fürstentümer)
Lippe Detmold
Reuss (Línea menor) Gera
Reuss (Línea mayor) Greiz
Schaumburg-Lippe Bückeburg
Schwarzburg-Rudolstadt Rudolstadt
Schwarzburg-Sondershausen Sondershausen
Waldeck-Pyrmont Arolsen
Ciudades Hanseáticas Libres (Freie Hansestädte)
Bremen
Hamburgo
Ciudad Libre de Lübeck
Territorio Imperial (Reichsland)
Alsacia-Lorena Elsaß-Lothringen Estrasburgo

Territorios dominados por Alemania en diferentes Épocas, en Azul oscuro el Territorio de la Alemania Continental bajo el Segundo Reich, en Azul claro las colonias alemanas, y en Amarillo el Territorio bajo administración de los Welser en pago a unos créditos y revocado por incumplimiento de contrato, y dentro de la soberanía española en 1528, fuera de lo que fue el II Imperio Alemán

Mapa de las provincias del Reich Aleman
Mandatos en el Parlamento Alemán 1890–1912
1890 1893 1898 1903 1907 1912
Conservadores 73 72 56 54 60 43
Conservadores liberales 20 28 23 21 24 14
Liberales nacionalistas 42 53 46 51 54 45
Liberales de izquierdas 66 37 41 30 42 42
Centro 106 96 102 100 105 91
Socialdemócratas 35 44 56 81 43 110
Minorías 38 35 34 32 29 33
Antisemitas 5 16 13 11 22 10
Partido del pueblo alemán 10 11 8 6 7
Especiales 2 5 18 11 11 9


Entre 1871 y 1918 tuvo lugar en Alemania uno de los períodos históricos más importantes: la construcción del imperio alemán a partir de la unificación de Alemania alrededor del estado de Prusia y con la entronización de Guillermo I de Prusia como emperador en 1871. Este período termina con la proclamación de la república alemana y la abdicación del emperador Guillermo II en noviembre de 1918.

El verdadero artífice del imperio alemán fue el canciller prusiano Otto von Bismarck, un político autoritario con quien Alemania dejó de ser un estado liberal y democrático, volviéndose una auténtica potencia tras una serie de guerras contra Dinamarca, Austria y Francia para recuperar estados que consideraba perdidos. Bismarck unificó Alemania alrededor de la hegemonía prusiana y congregando alrededor de esta a Baviera, Wurtenberg y el gran ducado de Baden.

En 1871, en pleno asedio de la ciudad de Paris, los alemanes confederados y sus aliados del sur proclaman el imperio alemán y coronan a Guillermo I de Prusia como emperador en el salón de los espejos del Palacio de Versalles, acto que constituiría una humillación total para los franceses que fueron vencidos poco después.

Una vez proclamado el imperio, la primera tarea de Bismarck como nuevo canciller fue esbozar el plan general de la Constitución del Imperio. El canciller también organizó el cuerpo diplomático y el Parlamento (Reichstag). En el nuevo imperio el poder estaba dividido entre el emperador, que detentaba el poder ejecutivo, con el canciller (kaiser) y el consejo federal de los diputados (Bundesrat) que serán los encargados de legislar. Aunque oficialmente el canciller era un secretario de gabinete del emperador, en la práctica detentó un enorme poder, haciéndose cargo de asustos como la guerra, las finanzas, la política exterior. La cámara admitía las nuevas leyes, pero era el canciller el único facultado para proponerlas.

Prusia dominaba el panorama del imperio, a pesar de que los acuerdos marcaban la misma altura política entre todos los estados que lo conformaban, dado que era el estado alemán más grande y económicamente más sólido del imperio. La corona del imperio quedó en manos de la familia Hohenzollern, reyes prusianos. El canciller del imperio, además, era el primer ministro prusiano ejerciendo ambos cargos de manera simultánea.

Guiado por Bismarck, el imperio se convirtió en una potencia mundial. De ser un grupo de treinta y nueve estados separados por largas guerras locales, el llamado “canciller de hierro” había logrado la lealtad de la mayoría de ellos. Una enorme expansión económica siguió a esta unificación.

Las dos fuentes de riqueza más importantes del imperio fueron el carbón y el acero, multiplicado la producción en más de un mil por ciento en treinta años en el caso del acero y de un quinientos por ciento con el carbón. Alemania comenzó a exportar maquinaria y productos químicos. La industria alemana era, para 1914, la segunda más pujante del mundo después de la norteamericana.

Como constraste, el campo alemán estaba casi abandonado y sus trabajadores en la ciudad vivían en condiciones deplorables: explotados en jornadas de 12 a 14 horas, sin vacaciones ni descansos, lo que devino en una serie de protestas y levantamientos sofocados violentamente casi todos. En 1912, el partido social demócrata de tendencia marxista adquiere fuerza mayoría. Para Guillermo II, el rol del ejército ante la creciente presencia marxista es un asunto prioritario: “Nacimos uno para el otro. Nada nos podrá separar” llegó a decir en un discurso.

El estallamiento de la Primera Guerra Mundial en 1914 cambió todo el panorama. Al iniciarse la movilización de las fuerzas armadas rusas en apoyo de los serbios contra el imperio austrohúngaro, Alemania, aliada de este último, se vio obligada a declararle también la guerra a Rusia. En 1918 termina la hegemonía de Hohenzollern con la derrota del imperio alemán y el inicio de la República de Weimar, tras la firma de el famoso Tratado de Versalles, cuestiones que supusieron el fin del imperio. Alemania de nuevo se verá dividida.

Por años, bajo la República de Weimar, se intentó reinstaurar el imperio sin éxito alguno, bajo el nazismo se prohibieron las manifestaciones pro-monárquicas tras el atentado del noble alemán Claus Von Stauffenberg contra Hitler. Tras la Segunda Guerra mundial algunos grupos políticos siguieron intentando, sin lograrlo, la vuelta del imperio alemán.

Fuente: Wikipedia

  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: